Inicio

premios

publicaciones

buscador

suplementos

sobre nosotros

contacto

Contacto

Barcelona

Provenza 385, 1º 2ª
08025 Barcelona
Tel. 93 500 19 05​
[email protected]

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Search in posts
Search in pages

Vertex Bioenergy

Antonio Vallespir
Consejero Delegado de Vertex Bioenergy y Presidente de Bio-E

“El uso del biorrefino impulsa la economía rural e incrementa la seguridad energética”

Web
Medio de Prensa: La Razón

Fecha de publicación

05/06/2023

Versión online o papel publicada por el medio en su página web o tirada nacional

Antonio Vallespir
Consejero Delegado de Vertex Bioenergy y Presidente de Bio-E

Pese a las ventajas que ofrece el biorrefino en materia de sostenibilidad, su uso en España aún está por debajo del de los países de nuestro entorno. Hablamos de la realidad actual del sector con Antonio Vallespir, Consejero Delegado de Vertex Bioenergy y Presidente de la Asociación Española del Bioetanol (BIO-E).

¿En qué consiste el biorrefino de materias primas biológicas?

El biorrefino es una alternativa para el procesamiento industrial de materias primas de origen biológico y biomasas. Su implantación en áreas agrícolas y ganaderas permitiría compatibilizar el desarrollo rural con la transición energética justa.
    

¿Qué puede obtenerse con el biorrefino de materas primas agrícolas?

Con el biorrefino de materias primas agrícolas y residuos se pueden producir alimentos, bioetanol, CO2, H2, biometano y otros biomateriales y bioplásticos. La extensión de su uso beneficiaría al sector agrícola y ganadero.
    

¿De qué manera?

Por un lado, la industria del biorrefino aumenta la demanda de materias primas agrícolas en el entorno de su emplazamiento, lo que permite al sector agrario competir en los mercados internacionales con productos elaborados de mayor valor añadido. Por otra parte, la producción de piensos a través del biorrefino facilita la alimentación de nuestra cabaña ganadera con proteínas autóctonas muy asequibles y que pueden competir con la soja importada. Por lo tanto, el biorrefino actuando en estos tres ámbitos (industrial, agrario y ganadero) es ya un recurso para paliar la despoblación rural y el cambio de uso de la tierra.
    

¿Hablamos de una actividad económicamente competitiva y rentable?

El biorrefino traslada rentas de la importación de combustibles fósiles al campo y a la industria agraria, equilibrando así nuestra balanza de pagos. Su uso reduce la dependencia energética del petróleo y, en el caso de la proteína de soja, también la alimentaria. Uno de los efectos beneficiosos de este sector es que permite valorizar los residuos y hacer rentables los cultivos, aumentando la demanda y su cadena de valor mediante la fabricación de los diversos coproductos.
La demanda de proteínas ya es muy alta en nuestro mercado pero, lamentablemente, la demanda de bioetanol todavía es muy baja en nuestro país. No obstante, incluso con este coproducto, la industria está obteniendo una alta rentabilidad gracias a los espectaculares incrementos de demanda del resto de países europeos. Pensemos que 18 países europeos ya están fomentando la gasolina E10, que duplica el contenido de bioetanol frente a la que tenemos en España (E5), algunos incluso a través de una fiscalidad favorable están potenciando las mezclas con hasta un 85% de bioetanol (E85).
    

Ahora que se habla tanto de descarbonización, ¿cómo encaja el biorrefino en ella?

Desde hace más de 10 años, el bioetanol incrementa de forma sostenida la eficiencia de toda la cadena de producción y consumo, llegando en el 2022 a abatimientos de CO2 superiores al 77%. El futuro del biorrefino es más renovable todavía: ya se están implementando en las biorrefinerías técnicas de captura del CO2 de fermentación, de aprovechamiento de residuos (segunda generación) y de producción de biometano, de modo que se vislumbra un futuro en el que podrían proporcionar hidrógeno obtenido por reformado de bioetanol con captura. Es decir, el balance de CO2 sería negativo y nuestros campos y el biorrefino ayudarían a las generaciones futuras a limpiar la atmósfera.
    

¿En qué situación está España en materia de biorrefino?

España fue un país pionero en la implantación de plantas industriales de biorrefino. Sin embargo, las políticas de los últimos años han hecho perder gran parte de su ventaja. En nuestro país tenemos carencias como la falta de un marco fiscal adecuado, el soporte al consumo y a la producción, el conocimiento en el sector primario y la ausencia de un plan de apoyo a la innovación.
    

¿Por qué no se ha facilitado su expansión?

Lamentablemente, la identificación de descarbonización con electrificación no está dejando ver que muchos otros productos, además de la energía, dependen del petróleo. Y eso hace que no se considere al biorrefino como parte de la cadena de soluciones sostenibles y renovables imprescindibles.
Por otra parte, el sector del refino ha sido durante muchos años temeroso de que estas plantas pudieran sustituir sus refinerías tradicionales por lo que, a diferencia de lo que están haciendo desde hace años el sector eléctrico o el gasista, no han dado un soporte claro de Lobby y con inversiones a los líquidos renovables como el bioetanol.
A todo esto, hay que añadir que las obligaciones de mezcla, que son el único recurso que podría incentivar las inversiones, han favorecido a los aceites importados, deslocalizando nuestra industria y abonando el campo a las críticas por el uso indirecto de la tierra forestal en terceros países.
    

¿Qué medidas considera que deberían adoptarse para avanzar en esta materia?

Se necesita un análisis riguroso de lo que aportan los diferentes ecocombustibles y una priorización de objetivos hacia aquellos que descarbonizan, pero también ayudan al desarrollo económico, a la independencia energética y alimentaria.
Sería buena la sustitución de la gasolina E5 por la E10, con un mayor porcentaje de bioetanol. Incentivos fiscales a las mezclas superiores como el E85 que, como hemos visto en Francia, es una medida muy eficaz. Esa política ha hecho que el sector privado francés haya reaccionado creando la infraestructura y en menos de 4 años, un tercio de las estaciones de servicio dispongan de punto de suministro de E85. Está comprobado que con infraestructura aumenta la demanda (un 85% el último año) y con la demanda crece el interés de los inversores por implantar plantas de biorrefino en el país.
En definitiva, falta una adecuada reflexión y una hoja de ruta específica como se ha realizado con el hidrógeno y los gases renovables, algo que la Asociación Española del Bioetanol (de la que forma parte VERTEX) ya ha solicitado en el Senado Español.
    
vertexbioenergy
bio-e

Galería de imagenes

ultimas publicaciones

OVB

OVB

Goldbeck Solar

Goldbeck Solar

Formación Universitaria

Formación Universitaria

Norauto

Norauto

GIE

GIE

Otras ediciones

Vertex Bioenergy

Vertex Bioenergy

{
El sector del biorrefino español reclama un marco fiscal adecuado, soporte al consumo y a la producción y un plan de apoyo a la innovación
{