Inicio

premios

publicaciones

buscador

suplementos

sobre nosotros

contacto

Contacto

Barcelona

Provenza 385, 1º 2ª
08025 Barcelona
Tel. 93 500 19 05​
[email protected]

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Search in posts
Search in pages

Grupo SOLTI

Mafalda Oliveira y Marcos Malumbres
presidenta de SOLTI y oncóloga médica en Vall d’Hebron y VHIO, y jefe del Grupo de Ciclo Celular en Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO)

nos permite intercambiar experiencias, inquietudes y conocimiento

Dos puntos de vista para una misma enfermedad: el cáncer de mama.

Web
Medio de Prensa: La Razón

Fecha de publicación

25/11/2023

Versión online o papel publicada por el medio en su página web o tirada nacional

Mafalda Oliveira y Marcos Malumbres
presidenta de SOLTI y oncóloga médica en Vall d’Hebron y VHIO, y jefe del Grupo de Ciclo Celular en Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO)

El cáncer es una enfermedad difícil de estudiar, compleja de entender y, sobre todo, difícil de curar. Es por ello que se necesitan personas con perfiles muy diferentes (físicos, matemáticos, médicos, biólogos, farmacéuticos…) para poder avanzar en investigación y poder tener presentes áreas de conocimiento muy distintas pero complementarias. Es el caso de la Dra. Mafalda Oliveira, que es médico oncóloga de profesión y el Dr. Marcos Malumbres, que es biólogo molecular, que se han encontrado trabajando juntos contra el cáncer de mama en el Grupo SOLTI.
    

¿Qué diferencia la investigación básica de la clínica?

M.O.- La investigación básica es aquella que se desarrolla sobre todo en laboratorio, con líneas celulares, modelos animales, mientras que la investigación clínica se desarrolla con personas. La verdad es que son dos tipos de investigación muy complementarias: no hay investigación básica sin una aplicación clínica; y no hay investigación clínica sin que en la base haya una investigación que nos permita llegar a hipótesis sobre las que trabajar y trasladar a la clínica.
M.M.- Exacto. Las definiciones clásicas de investigación básica y clínica tienen que desaparecer porque realmente lo que hay es una investigación en favor de los pacientes, que usa muchos ángulos, sean básicos o clínicos.
    

¿Qué os aportáis mutuamente como profesionales de la investigación?

M.M.- Entre los muchos perfiles necesarios para la investigación en cáncer, es cierto que los perfiles biomédicos (aquellos que vienen de la biología y de la medicina) son absolutamente complementarios. Por eso, actualmente han aparecido grados en biomedicina, por ejemplo, en los que ya desde el inicio se juntan estas dos perspectivas de un mismo problema: “¿Cómo definimos la enfermedad?” no solo por sus aspectos clínicos, también por sus aspectos básicos o biológicos. Al final es todo un mismo proceso y necesitamos entender ambos ángulos si queremos entender la enfermedad y luchar contra ella.
M.O.- Yo, de la ciencia básica y de los investigadores básicos, aprendo cada día: la biología del cáncer y los mecanismos por los cuales los tratamientos funcionan y no funcionan, y eso es fundamental para luego poder elegir qué fármacos o combinaciones de fármacos pueden eventualmente ser más efectivas para mis pacientes. Y un investigador básico creo que también necesita tener el enganche con la clínica, porque en el fondo, lo que ve en su pipeta, en su placa de Petri o en su modelo animal, tiene que servir para que la persona concreta, con su enfermedad concreta, se pueda curar con más frecuencia, pueda aumentar su supervivencia y su calidad de vida.
    

¿Cuáles son los espacios de confluencia para poner conocimiento en común?

M.M.- Hay muchos aspectos de confluencia: el interés por solucionar los problemas de los pacientes, por entender la enfermedad y porque no surja más o lo menos posible. En este caso, tenemos un interés quizás más detallado en pacientes con cáncer de mama, en algunos tipos de cáncer de mama específico o en algunas terapias que ahora son muy importantes en las que ambos tenemos una experiencia muy diferente, pero queremos responder a la misma pregunta, así que ahora mismo hay muchas interacciones posibles
M.O.- Por una parte, nosotros tenemos la ventaja de trabajar en el mismo centro, donde tenemos reuniones y grupos de trabajo en los cuales podemos intercambiar ideas y escuchar qué está haciendo cada uno por su parte. Pero creo que en el ámbito interinstitucional es importante también que existan espacios, dentro de grupos cooperativos, para ello.
    

El modelo de un gran hospital que tiene su propio centro de investigación adherido, no sucede en todos los casos. ¿Qué opciones tienen los investigadores de hospitales más pequeños?

M.M.- Uno de los problemas de la investigación en cáncer es que, precisamente dada su complejidad, requiere grupos multidisciplinares y grandes tecnologías que, muchas veces, también requieren personal con experiencia, e incluso un mínimo de pacientes, por lo que es muy difícil llegar al mismo nivel de investigación en centros pequeños, ya sea porque falte la parte de investigación más mecanicista, más biológica, tecnologías importantes o porque el número de pacientes no sea suficiente.
M.O.- Una vez más los grupos cooperativos y las asociaciones de investigadores de varios centros son fundamentales para que personas que no trabajan en centros que tengan investigación adscrita, puedan entrar en contacto con una realidad que es imprescindible para que la investigación avance.
    

¿Cómo puede un grupo cooperativo contribuir a esto?

M.M.- Desafortunadamente, en España el número de centros grandes es reducido. Por tanto, probablemente no hay mejor estrategia que organizar a grupos cooperativos donde los centros pequeños puedan trabajar juntos o, incluso, con otros centros pequeños y, así, darles acceso a nuevas tecnologías con amplia distribución territorial. Los grupos cooperativos posibilitan un avance que es enorme e imposible igualar de otra manera.
M.O.- Creo que SOLTI está cambiando el paradigma porque no tenemos solo socios clínicos, oncólogos que tratan pacientes, sino, cada vez más, investigadores básicos y traslacionales que aportan su visión para que los avances en la clínica se puedan hacer de forma más acelerada. El grupo puede colaborar, por ejemplo, promoviendo encuentros científicos, reuniones regionales o talleres de diseño de ensayos que incorporen investigadores con perfil básico, eso es fundamental para conocernos entre nosotros e intercambiar experiencias, inquietudes y conocimiento.

Galería de imagenes

ultimas publicaciones

Storimake

Storimake

GRUPO GESCASI – REMOCK

GRUPO GESCASI – REMOCK

I.C.O.N.

I.C.O.N.

SANTEN PHARMACEUTICAL

SANTEN PHARMACEUTICAL

fischer ibérica

fischer ibérica

Otras ediciones

Grupo SOLTI

Grupo SOLTI

SOLTI

SOLTI

Grupo SOLTI

Grupo SOLTI

{
{

Autorretrato

Dra. Mafalda Oliveira
Me dedico a la investigación clínica en cáncer de mama desde hace más de 10 años, en el Hospital Vall d’Hebron, en VHIO y también en SOLTI, en los últimos 8 años como miembro de la junta directiva y desde mayo como presidenta del grupo de investigación.

Dr. Marcos Malumbres
Mi laboratorio investiga los mecanismos de las células tumorales cuando se multiplican, es decir, cómo producen más y más células, y esto sería un ejemplo de investigación básica. Afortunadamente, ya hay algunos fármacos contra estos mecanismos y han sido aprobados en cáncer de mama. Sin embargo, hay ocasiones en las que no funcionan, y ahora estamos interesados en entender por qué.

Publicaciones relacionadas