Inicio

premios

publicaciones

buscador

suplementos

sobre nosotros

contacto

Contacto

Barcelona

Provenza 385, 1º 2ª
08025 Barcelona
Tel. 93 500 19 05​
[email protected]

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Search in posts
Search in pages

clínicas verkomed

Dr. Kosmecki, médico estético que dice no a los parches en los rostros de sus pacientes

Web
Medio de Prensa: A Tu Salud

Fecha de publicación

15/05/2022

Versión online o papel publicada por el medio en su página web o tirada nacional

Una boca bonita, jugosa y carnosa dentro de un rostro flácido con surcos nasogenianos muy marcados, o pómulos muy marcados en un rostro con flacidez de la mandíbula, la nariz derecha y perfecta y unas arrugas en el entrecejo muy marcadas… Estas cosas no pasan en las clínicas del Dr. Kosmecki.

Desde sus sevillanas Clínicas Verkomed niega la medicina estética comercial y a la carta. Encargar un tratamiento sin previa valoración del doctor es imposible en estas clínicas. ¿Por qué? Porque, según el doctor, lo peor que se le puede hacer a un paciente es ponerle un parche en el rostro.
Kosmecki, reconocido como uno de los mejores médicos estéticos de España en técnicas full face (tratamientos globales del rostro), premiado nacionalmente por sus técnicas propias de rejuvenecimientos globales del rostro (Premio La Razón a la calidad y naturalidad de sus tratamientos) e internacionales (Premio Europeo a la investigación en medicina estética), tiene un concepto holístico de la medicina estética.
    

Personalizar el tratamiento

En su opinión, las últimas tendencias de medicina estética comercial (poder encargar tratamientos en la recepción de una clínica hablando con una comercial, recepcionista o auxiliar de clínica) y la modernización de mismas (bonos para tratamientos aislados que podemos comprar por internet) hacen que los tratamientos resulten poco personalizados (falta un diagnóstico objetivo de las necesidades del paciente).
Además, según él, muchas de las clínicas están jugando con escaso conocimiento de los tratamientos y las falsas expectativas del paciente. Kosmecki asegura que hay que ser realista a la hora de acudir a una clínica de medicina estética o cirugía plástica. «Al paciente hay que concienciarlo de qué edad realmente representa su rostro y qué necesidades tiene. A veces, los pacientes que acuden a mi clínica vienen con una idea clara y muy acertada del tratamiento a realizar, pero en muchas ocasiones se fijan en cosas que poco tienen que ver con la mejoría del aspecto general del rostro. El problema que encuentro es que muchos de ellos antes acudían a las clínicas como si fueran bares y elegían tratamientos a su gusto. Están acostumbrados a que los médicos apoyen su elección, y realmente no debería ser así. Las proporciones del rostro o la cavidad labial (espacio graso bajo las mucosas del labio) tienen que ser primordiales a la hora de elegir el tamaño del labio, igualmente el envejecimiento del rostro tiene que ser uno de los criterios del tratamiento. ¿De qué nos vale tener un paciente con el labio precioso, jugoso, carnoso, gordito y “de moda” teniendo el rostro flácido y envejecido? De esta forma acabamos haciendo parches en los rostros de los pacientes y conseguimos resultados muy antinaturales», añade.
¿Y qué pasa cuando a la consulta acuden pacientes con unos complejos muy aislados, como por ejemplo el caballete marcado? En la mayoría de los casos,según Dr. Kosmecki, se puede realizar un tratamiento de la nariz que sea aislado, no global, pero todo depende del objetivo del paciente. En algunas ocasiones, cuando el paciente quiere una nariz más pequeña es necesario hacer un tratamiento correctivo de otras estructuras óseas del rostro. ¿Por qué hay que hacerlo? Pues muy fácil: los tratamientos de medicina estética de la nariz, llamados rinomodelaciones, juegan con las proporciones del rostro. Una nariz más derecha, sin caballete marcado ya parece más pequeña, pero si en el mismo acto médico realizamos correcciones de las partes óseas del pómulo lateral, la zona mentoniana o disimulamos el surco nasogeniano,que parece ser la continuidad de las alas nasales,conseguiremos una nariz más pequeña aún. «Un buen inyector de ácido hialurónico conoce todos los trucos», añade el médico.
¿Y qué pasa últimamente que está tan de moda la bichectomía (cirugía de eliminación del saquito graso del pómulo bajo) o la marcación del mentón y mandíbula para la masculinización facial (tratamiento inyectable que marca estas zonas)? En este caso, el doctor también asegura que deberíamos tener cuidado. Cada semana acuden a su consulta pacientes que se han realizado una bichectomía que no tenía ningún sentido. Tampoco se les avisó de que en muchos casos la pérdida de este tejido graso iba a producir, en el futuro, una flacidez aumentada en su rostro. ¿Por qué pasan estas cosas? Aquí otra vez el doctor Kosmecki nos habla del comercialismo de su especialidad. Muchos de estos pacientes antes de ver a su cirujano plástico ya han firmado consentimientos de la operación, han pagado más de la mitad del importe total de la misma y han acordado la fecha con el personal auxiliar de la clínica. El resultado, como dice el director de Clínicas Verkomed, otra vez es un parche en los rostros de los pacientes.

Galería de imagenes

ultimas publicaciones

Storimake

Storimake

GRUPO GESCASI – REMOCK

GRUPO GESCASI – REMOCK

I.C.O.N.

I.C.O.N.

SANTEN PHARMACEUTICAL

SANTEN PHARMACEUTICAL

fischer ibérica

fischer ibérica

Otras ediciones

Clínicas Verkomed

Clínicas Verkomed

{
{

Publicaciones relacionadas