LimpiaTuDeuda

26 Feb, 2020 | Abogados, Derecho, Tribuna del Derecho 2020

“El perdón de las deudas representa un nuevo comienzo, un empezar de cero”

 

David Andrés Valencia

Socio de la plataforma LimpiaTuDeuda

 

LimpiaTuDeuda, la nueva plataforma especializada en derecho concursal, está formada por abogados, economistas y auditores con una larga trayectoria en el ámbito jurídico y empresarial. Entre sus objetivos, está el acompañamiento de sus clientes sobreendeudados que se acogen a la ley de segunda oportunidad. David Andrés Valencia, mediador y administrador concursal, es uno de sus impulsores.

¿En qué consiste la ley de segunda oportunidad?

La llamada ley de segunda oportunidad nació en el año 2015 como remedio a la precaria solución que la legislación ofrecía a las personas que se encontraron en una situación de sobreendeudamiento a causa de la crisis económica iniciada en 2008. En aquellos años, las empresas podían solicitar el concurso de acreedores como salida a una situación de insolvencia, pero ¿y los ciudadanos de a pie? No existían en este ámbito mecanismos fiables para solucionar estas dramáticas situaciones. Por ello, y por disposición de la Unión Europea, se desarrolló la denominada ley de segunda oportunidad, pensada para dar una nueva oportunidad a aquellas personas sobreendeudadas a través del pago de una parte de esa deuda, o incluso el perdón o cancelación de todas sus deudas.

 

¿Quién puede beneficiarse de este mecanismo?

Puede beneficiarse de este mecanismo cualquier persona con sobreendeudamiento que no pueda afrontar sus deudas, especialmente autónomos con actividad económica y empresarios. Son múltiples los casos que pueden acogerse a la segunda oportunidad: autónomos, personas avalistas de un negocio o de otras deudas, personas con una deuda derivada de la ejecución de la hipoteca de su piso, consumidores con un alto endeudamiento por solicitud de préstamos y, en general, cualquier otro ciudadano sobreendeudado.

 

¿Qué requisitos son necesarios para acogerse a la ley?

Tal y como he comentado, para poder acogerse a la ley debe existir una situación de sobreendeudamiento. Esto significa que tenemos una carga de deudas que no podemos asumir con nuestros propios ingresos. En segundo lugar, hay que cumplir unos simples requisitos para ser considerado deudor de buena fe: se exige, básicamente, no haber cometido delitos económicos en los últimos diez años y no haber causado el sobreendeudamiento de forma intencionada. Como se puede ver, la gran mayoría de los españoles pueden acogerse a la ley.

 

¿Cuál es el procedimiento?

El procedimiento, que exige la intervención de un abogado, consta de dos fases. En la primera, se intenta llegar a un acuerdo con los acreedores (los titulares de la deuda). Esta fase es el acuerdo extrajudicial y se realiza con la ayuda de un mediador concursal. El cliente deudor, a través de su abogado, sólo deberá aportar información y documentación, y será el mediador el que se encargará de todo lo necesario para intentar renegociar el pago de las deudas. En la práctica, se trata de un mero trámite, dado que es muy inusual alcanzar un acuerdo, pues, en general, en esta fase sólo se puede ofrecer el pago de una mínima parte de las deudas, con el lógico rechazo de los acreedores. Sin embargo, es necesario haber intentado el acuerdo, aun sin éxito, para que se conceda el perdón de las deudas.

 

¿En qué consiste la segunda fase?

En la segunda fase, el mediador concursal o el abogado solicitarán que se inicie el concurso de acreedores del cliente. Es importante explicar que durante la tramitación del expediente del concurso, el cliente no tendrá que ir al juzgado para realizar ninguna gestión, ya que no es un juicio (no tendrá que declarar ni tendrá que estar delante de un juez). A través del concurso, se venderán todos los bienes de la persona (excepto los bienes inembargables, como parte del sueldo), y una vez se hayan vendido todos los bienes, y si se cumplen los requisitos de buena fe en el concursado, se podrá solicitar el perdón de las deudas que no se hubieran pagado con lo obtenido de la venta de su patrimonio.

 

¿Se puede pedir el perdón de todas las deudas?

Efectivamente, se podrá conseguir el perdón de la totalidad de las deudas, tanto las que tenga con bancos u otro tipo de entidades financieras como con proveedores o con otros acreedores, incluidas gran parte de las deudas con la administración pública.

 

¿Qué es el BEPI?

El llamado BEPI, o beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho, consiste en lo que hemos comentado anteriormente. Si después de venderse todos los bienes, si los hubiera, sigue existiendo parte de deuda no pagada (pasivo insatisfecho), es precisamente esta deuda la que podremos cancelar o perdonar (beneficio de exoneración). Es aquí donde cobra sentido la terminología “segunda oportunidad”, ya que, para el cliente, el perdón de las deudas representa un nuevo comienzo, liberado de toda responsabilidad con sus antiguos acreedores.

 

¿Qué podemos hacer con la vivienda habitual?

Con la vivienda habitual existe un trato diferente respecto del resto de los bienes. Los jueces han entendido que si el valor de venta real de nuestro piso no es superior a la hipoteca (como ocurre en muchos casos) y se tienen que seguir pagando las cuotas al banco, se podrá excluir la vivienda, y no tendrá que ser vendida. En resumen, en estos casos podremos salvar nuestra vivienda habitual.

 

¿Con qué fin se creó la plataforma LimpiaTuDeuda?

LimpiaTuDeuda es una plataforma creada por profesionales relacionados con el derecho concursal. Precisamente a través de nuestra experiencia profesional hemos podido comprobar que muchas solicitudes de acogimiento a la ley de segunda oportunidad son tramitadas por profesionales que no trabajan día a día en este ámbito del derecho, y esto afecta a la correcta gestión y tramitación de los expedientes. Por ello, con una clara voluntad de servicio y con la intención de que el ciudadano pueda aprovecharse de esta gran oportunidad, nos hemos unido varios profesionales del sector para ofrecer un servicio completo de calidad. Nuestro fin es ayudar a través de la ley a aquellos que se encuentren en una situación de sobreendeudamiento y no puedan asumir el pago de sus deudas.

Compartir