I-care

27 Feb, 2020 | Tecnología 2020, Industria 4.0

“Del mantenimiento en la industria 4.0 a la industria 5.0”

 

Jesús Ponce

Responsable de I-care en España

 

Desde que nació en Bélgica en 2004, I-care se ha especializado en soluciones de mantenimiento predictivo y de fiabilidad para la industria 4.0, como subraya en su eslogan corporativo: “4.0 since ‘04”. En 2012 patentó y lanzó al mercado el primer sensor de vibración inalámbrico Wi-care y I-see, que permite monitorear continuamente y de forma remota la condición de las máquinas rotativas, incrementando la cantidad de información obtenida y mejorando su fiabilidad. Con amplia presencia internacional, en 2018 se instaló físicamente en España, donde ya operaba, para iniciar su expansión en la península Ibérica.

Como especialistas en mantenimiento predictivo, ¿qué tipo de soluciones proveen a sus clientes?

En ingeniería de mantenimiento predictivo ofrecemos experiencia, conocimiento y tecnología en técnicas de monitoreo de condición de máquinas eléctricas y mecánicas. Implementamos técnicas de análisis de vibración, ultrasonidos, termografía, análisis de lubricantes, alineación y balanceo en sitio de máquinas rotativas, análisis remoto y diagnósticos avanzados. Todo esto nos permite identificar averías potenciales, prevenir fallos y reducir costos por mantenimiento y paradas no programadas. En ingeniería de fiabilidad apoyamos a nuestros clientes en la gestión de datos, optimización de tiempo de producción, evaluación e implementación de estrategias, análisis de criticidad, análisis de causa raíz (RCA), lubricación centrada en fiabilidad (RCL) y cursos de formación técnicos y gerenciales.

 

¿Cuáles son las más innovadoras y qué ventajas tienen sobre las de sus competidores?

En I-care nos definimos como una empresa que sigue los principios “agile”, nos adaptamos a las necesidades del mercado, pero siempre respetando nuestros valores corporativos: flexibilidad, independencia, resultados y experiencia (FIRE). Nuestra ambición es establecer un nuevo estándar de excelencia en mantenimiento predictivo y fiabilidad. Creemos en la innovación tecnológica, y hemos desarrollado nuestra propia gama de productos dedicados al mantenimiento 4.0: Wi-care y I-see. Los sensores inalámbricos Wi-care permiten medir vibración, ruido, temperatura y velocidad en rodamientos, y transmiten los datos inalámbricamente a corta y larga distancia, en zonas libres y con obstáculos. Los sensores tienen certificado ATEx/IECEx y son plug & play, lo que facilita reubicarlos en otras máquinas según la necesidad del cliente. Los datos recogidos por los sensores inalámbricos son almacenados y administrados en nuestra nube a través del portal I-see. Esta herramienta permite visualizar y analizar los datos utilizando técnicas de diagnóstico como espectros, tendencias y otros, evaluando continuamente la condición de las máquinas desde cualquier dispositivo electrónico conectado a internet en cualquier lugar del mundo.

¿Qué ventajas ofrecen esas soluciones frente a las que venían utilizando las empresas?

Con los sensores Wi-care es posible controlar equipos en lugares remotos y peligrosos o que necesiten un seguimiento más exhaustivo. Permite monitorear la condición de la máquina en cualquier lugar del mundo y realizar un análisis remoto instantáneo las 24 horas del día. La plataforma I-see administra los datos recolectados accediendo inmediatamente a gráficos de tendencia, gráficos de análisis de datos, indicadores de gestión del mantenimiento (KPI) e informes. El desarrollo de estas tecnologías reduce los costos de montaje, cableado y desplazamiento.

 

¿Con qué tipo de clientes trabajan y en qué sectores y países están presentes?

Actualmente la compañía está presente en más de 20 empresas del Global Top 100, con 6.000 sensores Wi-care instalados en 40 países alrededor del mundo, los cuales registran diariamente más de 50.000 datos de monitorización, que son interpretados en la plataforma I-see. Nuestro cliente objetivo es todo aquel que necesite monitorear el funcionamiento de sus máquinas rotativas, sin importar su ubicación geográfica.

 

Como punta de lanza de la industria 4.0, ayudan a mejorar los procesos productivos. ¿Influyen sus soluciones también en una mejor gestión de las empresas gracias a los datos que proporcionan?

Sin lugar a dudas. Invertir en monitorización continua de rodamientos en máquinas rotativas incrementa la fiabilidad del proceso, debido a que se controla con anticipación el momento en el que se puede presentar el fallo. De esta manera se evitan sucesos catastróficos que implican cuantiosas pérdidas económicas, y se reducen acciones innecesarias de mantenimiento no programado y el consumo de repuestos. El monitoreo de condición continua permite realizar análisis de prognosis de los datos actuales e históricos, con el fin de predecir fallos a futuro en el sistema y programar acciones correctivas sin interrupción de la producción. Por ejemplo, realizando rutas periódicas de monitoreo de condición por vibraciones a uno de nuestros clientes en la industria química, encontramos un incremento de vibración anormal en un rodamiento de una caja de engranajes. Para evaluar el comportamiento de la máquina se instalaron sensores Wi-care que monitoreaban periódicamente. El cliente había planeado una parada general para septiembre de 2020, pero, gracias a la información aportada por los sensores Wi-care, se evaluó la criticidad de la máquina afectada y se decidió que el riesgo de continuar produciendo hasta septiembre era muy alto. Eso justificó una intervención en la máquina en el mes de enero. Durante la intervención encontraron un deterioro avanzado en uno de los rodamientos de la máquina, con lo que evitaron un daño catastrófico.

 

¿En qué novedades están trabajando de cara al futuro?

En primera instancia, I-care focalizó sus esfuerzos en desarrollar dispositivos inalámbricos y plataformas online para la consulta de la información que permitiera el acceso en línea a la información adquirida. En una segunda fase, los esfuerzos están enfocados en el desarrollo de tecnologías de inteligencia artificial que automaticen el proceso de interpretación de los datos, culminando las bases de la visión de la industria 4.0 y proyectándose a la era de la industria 5.0, en la que la inteligencia aumentada mejorará la cooperación entre hombre y máquina. Lo que tenemos claro en I-care es que “The sky is the limit!”.

Compartir