“La gama Veterinary HPM respeta la naturaleza carnívora de perros y gatos”

 

Ricardo Coedo

Technical Manager Animales de Compañía

 

Virbac se posiciona como la octava empresa de salud animal más grande del mundo y es pionera en devolver a perros y gatos el equilibrio de su alimentación ancestral de carnívoros cazadores a través de su nueva gama de alimentos Veterinary HPM. Desmenuzamos los ingredientes con Ricardo Coedo, Technical Manager Animales de Compañía.

Siempre me ha sorprendido la composición de los piensos para perros y gatos, que cada día llevan más vegetales y menos carne…

Los primeros alimentos industriales aparecieron en los años cincuenta y sufrieron una evolución intensa en los años sesenta. Eran alimentos húmedos, presentados en latas y compuestos casi exclusivamente por vísceras y restos de carne; la alimentación seca apareció en los años sesenta. Los ingredientes vegetales adquirieron una mayor importancia con el desarrollo del cocinado por extrusión (que requiere almidón para conseguir la textura de las croquetas), llegando a que los cereales sean el ingrediente principal y la proteína animal entre 1/3 y 1/4 parte. Y esto es por un simple tema económico, ya que la proteína vegetal es mucho más barata que la animal.

 

Pero los perros y los gatos son carnívoros…

Por supuesto, todo su aparato digestivo está diseñado para consumir y digerir proteínas y grasas de origen animal. Los hidratos de carbono no son elementos esenciales en la dieta de los carnívoros, aunque tengan que gastar niveles elevados de energía. Los gatos monteses, por ejemplo, se alimentan casi exclusivamente de presas, y los estudios sobre la dieta de gatos asilvestrados (gatos domésticos que han recuperado la vida salvaje) han demostrado que los pequeños mamíferos representan el 78% de sus presas, seguidos por pájaros, reptiles y anfibios e invertebrados. El comportamiento alimentario de perros considerados salvajes (como el Dingo Australiano) es más ecléctico que el de los gatos monteses. Igual que los lobos, se alimentan no sólo de presas conseguidas mediante la caza, sino que también incluye carroña y frutas. En estado salvaje, las dietas de los perros son más oportunistas que las de los gatos.

Entonces, ¿los alimentos industriales pueden no ser adecuados?

Los que contengan un bajo porcentaje de proteína animal y alto de hidratos de carbono no son adecuados. En mayo de 2017, la Federación Europea de la Industria Alimentaria Animal, (FEDIAF) reeditó una guía que declaraba los niveles recomendados de ingesta nutricional para gatos y perros sanos. Los fabricantes se basan en las recomendaciones de mínimos para sus formulaciones. Pero estos alimentos pueden provocar sobrepeso, problemas en el tracto urinario, el aparato locomotor o en pelo y la piel, o incluso diabetes mellitus.

 

Entonces, ¿mejor una dieta casera?

Tampoco. Algunos propietarios de animales de compañía parecen sentirse atraídos por una dieta casera que se compone mayoritariamente de huesos y carne cruda (la dieta BARF que apareció en Australia en los años noventa apelando a una dieta natural). Pero un estudio ha revelado que el 74% de las dietas BARF utilizadas tienen una composición desequilibrada. Otras dietas se basan en las sobras de lo que comemos los humanos, pero eso tampoco es correcto: los huesos y las raspas de pescado no son un alimento correcto para perros y gatos. De hecho, en la naturaleza, ellos también lo dejan como despojos.

 

¿Qué alimentos les debemos dar?

En Virbac hemos desarrollado una gama de alimentos especialmente pensada para el bienestar animal. Somos una empresa farmacéutica y el bienestar es nuestro objetivo, por lo que no nos interesa rebajar costes, sino que nuestro producto sea lo más saludable posible. La gama Veterinary HPM de alimentos para perros y gatos proporciona un abordaje distinto al de las otras gamas de alimentos del mercado veterinario. La principal innovación de esta nueva gama de productos es que su objetivo consiste en respetar la naturaleza carnívora de perros y gatos y están formulados de modo que las proteínas representan la principal fuente de energía, con una proporción de hidratos de carbono tan limitada como sea posible. Y estamos hablando de proteína de origen animal de calidad, no despojos.

¿En qué nos tenemos que fijar a la hora de comprar un alimento?

Esta sería una lista tipo de ingredientes de un alimento de venta en una gran superficie: “maíz, proteínas de patata, trigo, proteínas de maíz, arroz, harina de pescado, celulosa en polvo, huevos, grasas animales, minerales, vitaminas y oligoelementos, proteínas hidrolizadas de pollo y de pavo, metionina, cascarilla de plantago, psyllium, taurina, pulpa de remolacha, extractos de yuca, aceite de girasol. Antioxidantes: BHA, BHT, galato de propilo. No contiene colorantes ni aromas artificiales”. Después de todo lo que hemos hablado, ya se ve que la proteína queda bastante baja en el ranquin. ¿Pero si además te digo que están ordenados de más a menos porcentaje? La primera proteína animal llega en octavo puesto y es harina de pescado… Debemos buscar alimentos que contengan alrededor de un 35-40% de proteína animal.

 

¿Tanta proteína no es mala para el riñón?

Hasta la fecha, ningún estudio con gatos o perros sanos ha demostrado que un nivel elevado de proteínas sea la causa del desarrollo posterior de enfermedad renal. Por razones de coste y éticas, las investigaciones experimentales se basan fundamentalmente en pequeños mamíferos omnívoros o herbívoros (ratas, ratones y conejos) que han generado recomendaciones nutricionales que tienden a restringir el consumo de proteínas en otras especies, incluyendo los carnívoros domésticos, mientras que la fisiología de éstos es completamente distinta. Los carnívoros están bien adaptados al consumo de grandes cantidades de proteínas.

Compartir