Colegio CEU San Pablo de Valencia

27 Ene, 2020 | Educación, Colegios, Mejores Centros Educativos 2020 la razon

Educación integral y mentalidad internacional

 

Amparo Arbiol Carmen

Directora de Colegio CEU San Pablo de Valencia

 

La acción tutorial, la formación en habilidades y competencias, la innovación pedagógica y la formación bilingüe e internacional, son los ejes principales del proyecto pedagógico del colegio CEU San Pablo, unos valores que les permiten ofrecer una formación innovadora con más de 40 años de experiencia.

El CEU es el grupo educativo privado de mayor volumen y tradición a nivel nacional, que cuenta con 25 centros docentes distribuidos en 11 ciudades, más de 30.000 alumnos y alrededor de 200 titulaciones oficiales.

En la actualidad, en CEU San Pablo de Valencia se forman más de mil alumnos, desde Educación Infantil a partir de los 3 años hasta 2º de Bachillerato.

 

CEU San Pablo Valencia vive la internacionalidad y el plurilingüismo como algo imprescindible actualmente en la educación de nuestros jóvenes. ¿De qué manera lo implantan en su programa educativo?

La internacionalización y el plurilingüismo son solo dos de los aspectos que los educadores no podemos obviar si queremos dar respuesta a las necesidades que la exigente sociedad actual nos demanda. Nuestro reto reside en dotar a nuestros alumnos de habilidades, conocimientos y estrategias que les permitan abordar con éxito los desafíos del futuro. 

Entendemos que se ha de adaptar el proceso de enseñanza-aprendizaje a esta nueva realidad y formar alumnos audaces, indagadores, creativos, emprendedores, que desarrollen un pensamiento crítico, que sean personas de bien, que tomen las decisiones correctas a lo largo de sus vidas y que confíen en sus propias capacidades.

Conscientes de esta necesidad, nos convertimos en el primer colegio de Valencia autorizado para impartir el Programa de escuela primaria, PEP, que garantiza en Educación infantil y primaria el desarrollo de competencias en nuestros niños, con el aval del IB y una importantísima proyección internacional. A esto se unen los excelentes resultados obtenidos con el programa propio Líderes con corazón, el cual trabaja el desarrollo competencial, el pensamiento crítico y creativo, el crecimiento y control emocional a edades tempranas, la oratoria desde tres años o las competencias STEAM, por primera vez desde educación infantil. Inédito hasta este momento. Estos programas se continúan en las etapas superiores con la oferta del Programa Diploma, del IB y con la aplicación de metodologías activas: trabajo colaborativo, aprendizaje basado en proyectos, profundizando siempre en las estrategias básicas del aprendizaje.

 ¿Qué ventajas aporta el Bachillerato Internacional?

“El Bachillerato Internacional tiene como meta formar jóvenes solidarios, informados y ávidos de conocimiento, capaces de contribuir a crear un mundo mejor y más pacífico, en el marco del entendimiento mutuo y el respeto intercultural.” (https://www.ibo.org/es/about-the-ib/mission/) y esto forma parte de nuestra misión: promover la formación integral de la persona en todos los niveles educativos, desde el punto de vista del Humanismo Cristiano.

Desde hace varios años, nuestro colegio ha estado preparándose para entrar a formar parte de Los Colegios del Mundo IB. En primer lugar, obtuvimos la autorización para impartir el Programa Diploma, DP, y, recientemente, el del programa de Escuela Primaria, PYP, convirtiéndonos así, en el primer colegio de Valencia en obtenerla. Esto ha supuesto una transformación en la metodología de enseñanza, centrada en torno a la mentalidad internacional, la indagación y la reflexión, cuyo valor principal reside en que convierte al alumno en protagonista de su propio aprendizaje.

 

Dentro de su proyecto educativo, los colegios de la Fundación Universitaria CEU San Pablo destacan por su alto valor innovador. La última aportación ha sido el programa “líderes con corazón”. ¿En qué consiste? ¿La finalidad es detectar y desarrollar con antelación las habilidades y aptitudes del alumno?

Es evidente que hemos de reaccionar ante las solicitudes que recibimos de nuestra sociedad, cambiante e inmediata, con flexibilidad y adecuación. Por esto es necesario crecer con unos fundamentos sólidos para construir un nuevo tipo de liderazgo. 

El alumno debe llegar a ser una persona transformadora, indagadora, generosa, valiente, que defienda la verdad, autónoma, responsable, feliz, que brille con luz propia, un “líder con corazón” que adquiere las competencias, los conocimientos y los valores necesarios desde edades tempranas para comprender y transformar la sociedad del futuro.

En nuestro programa desarrollamos la capacidad de superar adversidades, entender que en la vida existen y aprender a identificarlas, haciéndoles capaces de ser tolerantes a la frustración; la capacidad creativa, para proponer soluciones, e incluso saber improvisar la salida ante cualquier situación; el control emocional, que permite aprender a identificar las emociones, expresarlas, compartirlas y controlarlas; el pensamiento crítico, haciéndole capaz de cuestionarse sistemática y organizadamente para tomar una decisión responsable y éticamente correcta; la capacidad de compromiso, que lleva directamente a la acción. Sin compromiso es imposible llegar a una verdadera acción que transforme la sociedad. Los valores éticos, como la generosidad, la humildad, la prudencia o la justicia, son el motor para la toma de decisiones que marcarán el rumbo de su vida. Todo se aprende a edades tempranas, como caminar, hablar… Cada decisión tomada por un niño supone un avance, y ahí radica el valor de este programa.

¿La mejor forma de enseñar es a partir de la educación por proyectos? ¿En el CEU Valencia se aplica este modelo en todas sus etapas educativas? ¿Cómo tratan otras materias como pueden ser las artes escénicas, la música, los deportes…?

Nuestra experiencia constata que plantear retos a nuestros alumnos les genera motivación por el aprendizaje, desarrolla su responsabilidad y sus habilidades, tanto sociales como de autocontrol e investigación, despliega sus capacidades de manera individualizada. Atendemos así a la diversidad del aula, al tiempo que crecen en todas las competencias, entre las que se encuentra la creatividad, impulsada en todas las etapas educativas, a través del arte y la música. El colegio completa la formación de estas materias con clases extraescolares y fomenta su desarrollo a través de diferentes actividades, entre las que destacamos la fiesta del colegio en la que se celebra el día de la creatividad a través de certámenes literarios, de ensayo filosófico, musicales, fotográficos y pictóricos en los que participan todos los alumnos según su nivel.

Contamos, además, con una extensa tradición deportiva a través de la participación en varias competiciones federadas y ofertando una variedad de disciplinas a través de nuestras actividades extraescolares, del Club de running, CEU RUN, o torneos de pádel que permiten disfrutar del deporte en familia.

 

Como resumen de todo lo expuesto, ¿cómo sintetizaría en pocas palabras la visión y valores del colegio que usted dirige y de los docentes responsables de la educación de esos más de mil alumnos?

  1. Educación integral y de excelencia desde la perspectiva del humanismo cristiano: es importante orientar al alumno para que construya su propio aprendizaje y adquiera la suficiente madurez intelectual que le permita acudir a las fuentes del conocimiento, despertar y cultivar en ellos el espíritu crítico, la creatividad, la sensibilidad estética, formarles en la libertad y para la libertad, educarlos en el amor, la búsqueda y la defensa de la Verdad.
  2. Mentalidad internacional, educados como ciudadanos del mundo, con gran apertura de miras.
  3. Nuestra metodología busca no solo el aprendizaje de conocimientos, sino también el de habilidades y actitudes, centrado en el alumno, en el desarrollo de competencias y de su inteligencia emocional desde Educación Infantil hasta Bachillerato.
  4. Plantilla docente estable y comprometida. Un equipo docente cohesionado, formado a partir de la responsabilidad académica que genera su trabajo especializado y, además, comprometido con su papel como modelo formativo a través de los procesos personalizados de la educación de sus alumnos, en constante relación con las familias. Docentes, en definitiva, conscientes de una educación en la que el alumno se siente inmerso en un desarrollo armónico, comprometido, que da importancia a sus preocupaciones y objetivos propuestos.

Compartir