Vía de la Plata

El cava extremeño con D.O.

 

 

Las bodegas Vía de la Plata, ubicadas en Almendralejo (Extremadura), han crecido un espectacular 72% en el último año, aun así, siguen siendo “una bodega artesanal y 100% familiar”, como explica el principal accionista y CEO de la empresa, D. Francisco Escaso.

 

Este espectacular crecimiento lo han logrado “elaborando la bebida más sensual de la Península Ibérica, de revoltosas burbujas, inscrita en la Denominación de Origen CAVA y siguiendo el método tradicional de elaboración de segunda fermentación en botella”, relata Escaso.

Debemos remontarnos el siglo XVII e irnos hasta Champagne, esa fría región antesala de limes. Allí, el clima y las enconadas guerras de religión hicieron el milagro de dar vida al vino muerto. Un monje benedictino francés, ciego y ambicioso, pretendía hacer el mejor vino de Francia, el preferido de Luis XIV, y lo consiguió. De este modo, marcó un hito en la historia de la enología mundial. Era Dom Pérignon. Inventó el método champanoise, el de segunda fermentación en botella, con lo que elaboró un espumoso de una sutilidad y sensualidad que eran pecaminosas para un mortal.

Siglos más tarde, allá por 1983, fue degollada en Bodegas Vía de la Plata la primera botella de vino espumoso producida en Extremadura, concretamente en Almendralejo. En 1985, se autorizó a la localidad extremeña a producir espumosos bajo la Denominación de Origen Cava. El Vía de la Plata fue el primer cava de Extremadura. “En Vía de la Plata elaboramos y criamos artesanalmente, siguiendo el método tradicional en cavas subterráneas y climatizadas, unos dos millones de botellas de cava al año”, cuenta Francisco Escaso. En su hacer, sólo tienen en mente “producir de forma artesanal todas esas botellas bajo un único común denominador, el de la calidad”. Para elaborar los diferentes tipos de cava Vía de la Plata, solo utilizan vinos bases que son “realmente excepcionales”. No elaboran cavas para terceros ni de marca blanca. “Única y exclusivamente elaboramos cavas con nuestro nombre”.

Destacan los cavas Coupages de Macabeo y Parellada, ya sean Brut Nature, Brut o Semiseco (que va en función del azúcar añadido en el líquido de expedición que se introduce en el degüello), así como sus cavas Chardonnay Brut Nature y Brut, y su Rosado Brut, que son “exquisitos”. Este compromiso por la calidad es refrendado por importantes premios, tanto nacionales como internacionales, que reconocen esa labor. “En Vía de la Plata amamos lo que hacemos, el cariño y el esfuerzo siempre tienen recompensa”, confiesa Escaso.

Los cavas Vía de la Plata están implantados en la mayoría de cadenas importantes de alimentación y Canal Horeca. Venden el 85 % de su producción en España, el resto lo exportan a países como Estado Unidos, Bélgica, Suiza, China, etc.

Compartir