Grupo de Patologia de Peces (CSIC)

16 Sep, 2019 | I+D+i, I+D+i Septiembre 2019 ABC

Componentes del Grupo de Patología de Peces del CSIC, de izquiera a derecha: Ariadna Sitjà Bobadilla, Itziar Estensoro, Raquel del Pozo, Oswaldo Palenzuela, Amparo Picard, Carla Piazzon.

“Coordinar ParaFishControl nos ha situado en la élite de la investigación en parasitología acuática”

 

Ariadna Sitjà-Bobadilla

Investigadora principal del Grupo de Patología de Peces del CSIC

 

Desde 2010, Ariadna Sitjà-Bobadilla lidera el grupo de investigación de Patología de Peces del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que inició su actividad en 1985 en el Instituto de Acuicultura Torre de la Sal (IATS), en Castellón. Su objetivo es el estudio de los parásitos que afectan a las diferentes especies de peces cultivadas, campo en el que dirige el proyecto europeo ParaFishControl, en el que participan 13 países.

¿Qué área dentro de la patología de peces estudia este grupo?

La profesora Pilar Álvarez Pellitero estableció el grupo en 1985 y, en sus inicios, su actividad se centró en describir las enfermedades parasitarias de las especies de peces cultivados en el medio marino. Los primeros estudios se centraron en entender la dinámica de las infecciones y los factores de riesgo. Fue una etapa muy descriptiva ya que no existían datos. Durante este periodo, fundamentalmente trabajamos con lubina, dorada y rodaballo. Con el tiempo el grupo se ha diversificado y actualmente estudiamos más especies.

 

¿Cómo ha evolucionado su objeto de estudio?

Ahora que ya sabemos casi todo lo que hay —aunque siempre nos sorprende la realidad con nuevos problemas—, nos centramos en algunas patologías concretas y profundizamos en ellas, tanto desde el punto de vista del parásito como del hospedador, y su interacción. Nuestro objetivo final es desarrollar métodos preventivos y curativos para controlar las enfermedades parasitarias, o al menos mitigar su impacto en los cultivos. Para ello tenemos que abordar la enfermedad de una forma integral. Recientemente hemos ampliado nuestras investigaciones al efecto de la nutrición sobre la susceptibilidad a las enfermedades y la interacción con la microbiota. Hay que tener en cuenta que cuando se trabaja con especies acuáticas, y especialmente con peces no salmónidos, como es nuestro caso, hay muchas menos herramientas disponibles, desde los reactivos comerciales hasta las líneas de peces. En nuestro grupo, utilizamos las técnicas más avanzadas de bioquímica, inmunología, biología celular y molecular, y disponemos de una nave de experimentación animal aislada, para la realización de infecciones experimentales con parásitos y bacterias.

¿Se han especializado en algún tipo concreto de parásitos?

Somos expertos en grupos de parásitos que causan graves pérdidas económicas en los cultivos de peces. En especial, somos grupo de referencia a nivel mundial en mixozoos, un grupo de metazoos microscópicos emparentados con las medusas. Además somos especialistas en distintos protozoos como los coccidios, ciliados y microsporidios, y también en monogéneos, unos gusanos parásitos de la piel y las branquias.

 

¿Qué logros relevantes destaca en la trayectoria del grupo?

Entre nuestros hitos cabe destacar la descripción de 18 especies nuevas de parásitos y la puesta a punto de métodos de diagnóstico. Además, hemos desarrollado reactivos y herramientas inmunológicas básicas para poder trabajar con estas especies de peces marinos y poder evaluar la respuesta inmunitaria. Todo ello queda plasmado en la publicación de más de 200 artículos científicos, capítulos de libros y artículos de divulgación científica.

¿Cómo buscan la forma de combatir los parásitos?

En la actualidad soy la coordinadora de ParaFishControl, un proyecto europeo financiado por el Programa Horizonte 2020 que nos ha situado en la élite de la investigación mundial en parasitología acuática. Se inició en abril de 2015 y ya nos quedan pocos meses para finalizar. Es un proyecto muy ambicioso, con 28 socios de 13 países, con una financiación de casi ocho millones de euros. ParaFishControl tiene un enfoque multidisciplinar, buscando soluciones tanto preventivas como curativas y paliativas. Hemos abordado aspectos muy básicos en algunos de los parásitos, como descifrar su transmisión, conseguir su cultivo in vitro, secuenciar su genoma, etcétera, para poder diseñar métodos de prevención y tratamiento. Hoy en día no existe ninguna vacuna comercializada contra ninguna enfermedad parasitaria de peces. Pretendemos conseguir vacunas para algunos de los parásitos estudiados, de hecho algunas pruebas realizadas son muy prometedoras. Sin embargo, el camino para su comercialización es largo y tardarán algunos años en llegar al mercado.

 

¿Qué balance hace de su trabajo al frente de ParaFishControl?

En el CSIC estamos muy orgullosos de liderar este proyecto, que ha sido calificado por sus revisores como un caso de éxito. ParaFishControl propone soluciones innovadoras para las enfermedades parasitarias. Su proyección y difusión a escala internacional, especialmente dirigida al sector acuícola, ha permitido la transferencia de los resultados obtenidos, con algunos de ellos ya en el mercado. Esperamos que al final del proyecto haya al menos tres patentes y que se inicien los trámites para la comercialización de nuevos productos. También vamos a generar un repositorio de métodos de referencia para el diagnóstico de enfermedades parasitarias, varios manuales para la gestión integral de las parasitosis en las granjas de cultivo y un libro sobre los procedimientos estándar para el aislamiento, cultivo y transmisión de infecciones de manera experimental. ParaFishControl ha servido para formar a personal investigador y técnico, gracias a los cursos organizados y la financiación de tesis doctorales.

 

¿Qué importancia tiene participar en proyectos europeos?

Nuestro grupo de investigación lleva participando en proyectos europeos desde el quinto programa marco. Trabajar en este tipo de proyectos nos ha ampliado mucho los horizontes y la capacidad de interacción con otros grupos de investigación. Por ejemplo, participamos también en AquaExcel2020, un proyecto de colaboración entre centros con instalaciones de excelencia en investigación en acuicultura, como son las del IATS. Trabajamos en otro proyecto recién concedido en el plan nacional, SpariControl, que está centrado en un gusano que se alimenta de la sangre de las doradas, que es el que genera más pérdidas en los cultivos del Mediterráneo. Hemos decidido apostar toda nuestra capacidad de investigación en este parásito porque es una gran demanda del sector establecer medidas para su control.

Compartir