Koppert

6 May, 2019 | I+D+i, I+D+i Mayo 2019 ABC

Boaz Oosthoek, director de Koppert en España, observa junto a Roberto Alonso Zamarrón, distribuidor en Valladolid, la aplicación de TRIANUM en un cultivo de puerro

Los microorganismos naturales de Koppert llegan a los cultivos al aire libre para impulsar el control biológico de enfermedades

 

 

Trianum es un hongo beneficioso que protege las raíces y recupera la biodiversidad de los suelos sin dejar residuos

 

 

Los microorganismos naturales han llegado a la agricultura al aire libre para quedarse. Gracias a ellos, agricultores de toda España ya disponen de soluciones biológicas y 100% naturales para proteger sus cultivos de plagas y enfermedades. Estos seres vivos microscópicos que ya están presentes en la naturaleza no dejan residuos ni en el suelo ni en el fruto, así que no necesitan plazo de seguridad y son completamente inocuos para el consumidor. La ‘revolución verde’ de la agricultura española ha comenzado.

 

Un ejército invisible de nematodos y hongos beneficiosos ha iniciado una silenciosa revolución verde que está cambiando en poco tiempo la forma de gestionar la sanidad vegetal de los cultivos en toda España.  Los microorganismos naturales llegan a la agricultura como alternativa al uso de los productos químicos y plaguicidas, cada vez más escasos a consecuencia de las crecientes limitaciones de uso impuestas por las administraciones competentes. La progresiva pérdida de herramientas químicas para el control de plagas y enfermedades deja en muchos casos al agricultor completamente indefenso y sin saber qué hacer para proteger sus cultivos.

Los microorganismos naturales son la respuesta más eficaz para cumplir con las limitaciones administrativas y con las cada vez más exigentes demandas de los consumidores, que reclaman alimentos saludables y exentos de residuos químicos. Es en este contexto donde toma fuerza el uso del control biológico de plagas y enfermedades, inspirado en las mismas reglas de juego de la naturaleza. Se trata de encontrar el enemigo natural más adecuado para controlar cada enfermedad y cada plaga.

El secreto del éxito de TRIANUM es un hongo beneficioso apto para todo tipo de suelos

TRIANUM, el escudo protector

TRIANUM es un buen ejemplo de esta nueva generación de productos completamente naturales. Cada vez son más los productores y viveros que han comprobado que TRIANUM funciona en la práctica como un escudo protector frente a patógenos y previene enfermedades fúngicas de raíz como Fusarium, Sclerotinia, Rhizoctonia, Phytium y nematodos patógenos.

Desarrollado por Koppert Biological Systems, TRIANUM es un fungicida biológico que contiene una exclusiva cepa de un hongo beneficioso (Trichoderma harzianum), que puede utilizarse tanto en agricultura convencional como en producción ecológica. Este hongo desarrolla por sí solo una doble acción muy beneficiosa para todo tipo de cultivos, ya que protege las raíces del ataque de hongos patógenos y al mismo tiempo recupera la biodiversidad natural de los suelos. A diferencia de otras cepas comerciales, TRIANUM tiene el mayor rango de temperatura en suelo por permanecer activa entre los 8 y los 30 grados. Es en ese intervalo cuando germinan sus esporas y este hongo beneficioso despliega toda su acción protectora frente a patógenos.

Una de las características que mejor definen a la exclusiva cepa que contiene TRIANUM es que su agresividad natural hace que en un tiempo récord colonice el sistema radicular de la planta protegiendo las raíces y destruyendo a los patógenos al mismo tiempo que la cepa se expande, aumentando y prolongando en el tiempo los beneficios de este hongo que es un eficaz fungicida y un valioso protector biológico de las plantas. TRIANUM ofrece, además de su elevada eficacia contra las enfermedades del suelo, una alta compatibilidad con la mayoría de fitosanitarios que se utilizan habitualmente en la agricultura y permite, incluso, las mezclas en tanque. Puede aplicarse directamente durante la siembra (granulado) o como polvo soluble durante el riego.

Koppert comenzó hace tres años la comercialización de TRIANUM en los invernaderos de frutas y hortalizas de Almería, Granada y Murcia. Tras los excelentes resultados obtenidos, este hongo beneficioso se expande ahora por cultivos al aire libre de toda España. Lechuga, cebolla, olivar, puerro, zanahoria, viñedo y berries, entre otros cultivos, ya se han introducido en la ‘revolución verde’ que impulsa TRIANUM.

 

Aplicación en viveros

Los beneficios de TRIANUM no solo están marcando la diferencia en finca. La experiencia de Koppert también ha confirmado los importantes beneficios de aplicar TRIANUM en vivero para inocular las defensas naturales antes de que el cultivo se trasplante en la finca donde crecerá hasta dar fruto. Con la aplicación en vivero se garantiza la máxima protección contra los hongos patógenos del suelo de forma completamente natural.

En toda España, viveros de fresa y de plantas ornamentales ya están incorporando TRIANUM a sus protocolos de sanidad vegetal. Proteger de forma natural a la planta desde sus primeras fases de desarrollo beneficia sustancialmente a la calidad de las raíces. “Hemos comprobado que una planta joven que sale del vivero con raíces sanas es una planta que soporta mejor el transporte a larga distancia y que será más resistente a las enfermedades hasta el final de su ciclo de vida”, según Javier Villegas, delegado comercial de Koppert en la zona centro de España.

Debido a que la planta se desarrolla antes, los viveros pueden adelantar en varios días la fecha de entrega y aumentar la rotación de producto. Además, durante el ciclo de estancia de la planta en vivero se hacen menos tratamientos que cuando se utilizaban productos químicos, y en consecuencia se ahorra en agua y en mano de obra. 

‘Bichos’ buenos

Desde hace años, Koppert Biological Systems lidera en en el mundo la producción y comercialización de insectos beneficiosos que controlan las plagas en los cultivos hortícolas protegidos. Gracias a estos ‘bichos’ buenos, como los conocen los agricultores, las frutas y hortalizas producidas en invernadero durante todo el año ya no son tratadas con agresivos plaguicidas. Estos insectos beneficiosos fueron los protagonistas de la expansión del control biológico de plagas y el verdadero precedente de la ‘revolución verde’ que llega ahora a los cultivos al aire libre a través de los microorganismos beneficiosos.

Compartir