COMPUTAEX

6 May, 2019 | I+D+i, I+D+i Mayo 2019 ABC

Equipo de ingenieros e investigadores de CénitS (Centro Extremeño de iNvestigación, Innovación Tecnológica y Supercomputación)

“Queremos poner el “cultivo de los datos” al alcance de todos a través de Big Data y HPC”

 

José Luis González

director general de la Fundación COMPUTAEX

 

Hace diez años nació en Extremadura la Fundación COMPUTAEX, cuyo objetivo es promover el desarrollo de las tecnologías de la información y el uso del cálculo intensivo y de las comunicaciones avanzadas, con especial atención a la cooperación entre los centros de investigación públicos y privados y el sector productivo.

¿Cuál fue el origen de la Fundación COMPUTAEX?

COMPUTAEX  (Computación y Tecnologías Avanzadas de Extremadura) es una fundación pública, impulsada por la Junta de Extremadura, inicialmente para explotar el supercomputador LUSITANIA que adquirió en 2009, pero, sobre todo, con la intención de crear y gestionar el Centro Extremeño de Investigación, Innovación Tecnológica y Supercomputación (CénitS). Tenemos el encargo de dinamizar el sector de las tecnologías de la información y la comunicación, con el foco puesto en la investigación pero también en el sector productivo.

 

¿Cómo resume su actividad en estos diez años?

El resultado se ha traducido en la ejecución de 130 proyectos, algunos propios, otros en colaboración con otros centros, a los que se suman los que han utilizado nuestros servicios para llevar a cabo su tarea. Hemos captado más de 17 millones de euros en convocatorias públicas competitivas, de los cuales unos cinco millones los ha gestionado directamente la Fundación. También se han realizado más de 90 publicaciones, muchas de ellas de impacto investigador. Hoy nuestro supercomputador LUSITANIA II es cincuenta veces más potente que el de 2009. Además, en esta década la actividad de CénitS ha sido reconocida con varios galardones internacionales, nacionales y regionales.

 

¿Se ha convertido Extremadura en un referente de la supercomputación?

No sólo para los investigadores de Extremadura, sino también para los de ámbito nacional e internacional, que recurren a nosotros con frecuencia para realizar sus cálculos y sacar adelante sus investigaciones. Uno de los retos importantes que hemos conseguido ha sido la colaboración con la Red Española de Supercomputación y la constitución de una de las 29 Infraestructuras Científico-Técnicas Singulares (ICTS) de España. Todos los investigadores, emprendedores, tecnólogos o empresarios que necesitan recursos o servicios de cómputo tienen nuestras puertas abiertas. Muchos empresarios e investigadores si no contaran con este tipo de infraestructuras públicas, difícilmente podrían hacer supercomputación o proyectos competitivos, porque un supercomputador tiene unos costes muy elevados, no solamente de adquisición, sino también de gestión y mantenimiento.

Infografía sobre la evolución de la infraestructura de CénitS-COMPUTAEX

Mapa de la Red Española de Supercomputación

¿Qué líneas de investigación se han impulsado desde la Fundación?

Tenemos tres líneas troncales: Ciencias de la Vida, Ciencias de la Tierra y Ciencias Informáticas y de las Comunicaciones. De ellas se desgajan otras, como big data, sensorización, cloud computing, agricultura y ganadería de precisión o secuenciación genética. Actualmente tenemos dos proyectos en desarrollo que nos están dando bastantes satisfacciones. Uno es HeritaGen, centrado en la herencia genética. Hemos elegido una zona de Extremadura en la que estamos ligando la genética a cuestiones como los hábitos, costumbres, comportamientos, el trabajo y la historia familiar, para ayudar a los genetistas a determinar si hay prevalencia de ciertas enfermedades en zonas concretas. En el futuro queremos extrapolarlo a Extremadura, a España e incluso tenemos colaboraciones para trabajar en todo el arco mediterráneo, para analizar determinadas enfermedades.

 

¿Y cuál es el otro proyecto?

El segundo es CultivData, que pone la supercomputación a disposición de los agricultores y de los ganaderos para que “cultiven datos”, o nos permitan cultivarlos a nosotros y puedan enfrentarse a sus cosechas desde otro punto de vista. El objetivo es que mejoren la productividad y la calidad de sus productos, e incluso el control de los precios, regar más eficazmente, utilizar menos fungicidas o enfrentarse mejor a las plagas. Estamos fabricando nuestros propios sensores que instalamos en determinadas plantaciones para obtener información útil para la toma de decisiones. Hemos de tener en cuenta que en 2030 seremos 8.500 millones de personas y existe una demanda creciente de alimentos cuando los datos constatan que actualmente en España la superficie cultivada es la mitad que hace 50 años. Por eso queremos poner Big Bata y la computación de altas prestaciones (HPC) al servicio del “cultivo” de datos agropecuarios, algo muy importante en Extremadura en la que el sector agroalimentario aporta casi el 7 % al PIB (2,5 % en España y 1,5 % en Europa).

 

¿Cuáles han sido sus mayores logros hasta ahora?

Poner en marcha una infraestructura de alta tecnología como el centro CénitS es ya de por sí un gran logro, pero ser capaz de mantenerlo y mucho más potente y complejo tras una década de contracción económica muy dura, entendemos que es algo meritorio. Recién inaugurado el centro, en 2009, usuarios del mismo batieron reiteradamente el récord mundial del objeto computacional más grande jamás procesado. Se nos premió por el impacto humanitario de los proyectos acometidos centrados en las ciencias de la vida y la salud. También hemos tenido proyectos ligados a los servicios de cloud computing, como el FI4VDI, que hicimos con el centro de supercomputación de Castilla y León, la universidad de Montpellier, la de Lérida, y un grupo de empresarios portugueses, con el objetivo de crear terminales ligeros para poner la supercomputación a disposición de empresas u organismos que no pueden hacer inversiones importantes. También estamos orgullosos del proyecto Smart Green Data Center (SGDC, centro de proceso de datos verde e inteligente), que consiste en el diseño de centros de proceso de datos móviles que se pueden llevar adonde sean necesarios, como acontecimientos deportivos o musicales. Eso supuso un importante reto tecnológico, y de ahí ha salido un modelo muy interesante desde el punto de vista industrial, que algunas empresas ya están utilizando.

Esquema de la arquitectura actual del Centro de Procesamiento de Datos de CénitS-COMPUTAEX

Y ahora, ¿cuáles son los próximos retos?

En la actualidad centramos el esfuerzo en la renovación de nuestro Centro de Proceso de Datos CénitS-CPD y de sus equipos de computación que nos permitan ofrecer a toda la sociedad mejores y nuevos servicios y recursos, no sólo del ámbito de la supercomputación, convencidos de que la ciencia y la tecnología son las herramientas más importantes para enfrentarse a los retos sociales. Todo ello aporta a nuestra sociedad una oportunidad para la imaginación, para la esperanza y, sobre todo, para la superación.

 

Han puesto Extremadura en el mapa internacional de las TIC, pero el tren les mantiene alejados, ¿cómo les afecta esa carencia?

Estamos intentado participar de la cuarta revolución industrial cuando seguimos teniendo pendientes algunas infraestructuras de la tercera y anteriores. Extremadura cuenta con buenas autovías pero las comunicaciones aéreas y por ferrocarril son manifiestamente mejorables y ponen de relieve un evidente agravio comparativo con el resto de España. Durante años el argumento para no acometer este tipo de inversiones ha sido la falta de masa crítica (población, industria, etc.) en Extremadura, pero es palmario que no hay masa crítica, precisamente, porque no hay buenas comunicaciones. En nuestro caso particular estas carencias nos afectan por no contar con el mismo ecosistema de desarrollo que existe en otras regiones, sin embargo, las infraestructuras de CénitS están al alcance de usuarios de cualquier parte del mundo a través de redes de comunicaciones avanzadas.

Centro de Procesamiento de Datos de CénitS-COMPUTAEX

Dispositivos del proyecto CultivData: Cultivo de Datos para la Eficacia y Eficiencia de Explotaciones Agropecuarias

Vídeo conmemorativo del X Aniversario de la Fundación COMPUTAEX

Compartir