Innovative Film Solutions

28 Jun, 2020 | I+D+i Junio 2020 ABC

“Estamos liderando la transformación de la industria del packaging hacia una sostenibilidad real”

 

Juan Melgarejo

Director General de IFS

 

Innovative Film Solutions, S.L. (IFS) es una empresa especializada en la innovación y en el rediseño en fabricación de films plásticos. Para conocer con más detalle cuál es su filosofía de trabajo, hablamos con su director general, Juan Melgarejo.

¿Cuáles son los orígenes de la empresa?

Aunque mi experiencia en el sector comenzó en 2008 con el desarrollo de la primera botella de PLA biodegradable en Latinoamérica en colaboración con la Universidad de Santiago de Chile, me hice cargo de IFS en el año 2014. En aquel entonces, la empresa se dedicaba a la fabricación de plástico convencional, pero pronto imprimimos un nuevo giro a su actividad.

 

¿De qué manera?

Yendo mas allá,  por los principios de la economía circular 3R’s rediseñando los nuevos plásticos del futuro. Desde nuestros comienzos, hemos logrado sustituir aplicaciones que han supuesto una reducción de más de 3.000 toneladas de plástico, produciendo una mejora directa en el medioambiente derivada de un ahorro en combustible al transportar menores cantidades de plástico con un efecto esperanzador al reducir las emisiones de CO2. Hoy, somos uno de los principales promotores europeos de innovación en films plásticos basados en polímeros reciclables y plásticos biodegradables.

 

¿En qué mercados geográficos están presentes?

En muy pocos años hemos pasado de ser dos personas a tener un equipo de 35 profesionales. Ese crecimiento nos ha permitido llegar a estar presentes en 17 países de Europa, Latinoamérica, Asia y también en los Estados Unidos.

 

¿A qué perfil de cliente se dirigen?

Nuestros clientes son aquellas empresas que tienen una motivación especial por la búsqueda de aplicaciones que cumplan con los objetivos de sostenibilidad, productividad y eficiencia.

Son personas que creen que el cambio es posible y apuestan por el futuro de la industria del plástico que tanto aporta a nuestra sociedad.

¿De qué modo enfoca IFS la sostenibilidad con el plástico?

Toda la innovación está basada en rediseño de las aplicaciones que permitan simplificar el proceso tan complejo de la reciclabilidad y que minimice el daño ambiental del mal uso de los plásticos por parte de la sociedad. Nuestros productos permiten reducir el consumo de plástico que usan nuestros clientes. Pero van más allá, puesto que trabajamos en el desarrollo de productos que sean funcionales y, al mismo tiempo, puedan no solo reciclarse, sino incluso entrar en el campo de los productos biodegradables.

Para que se haga una idea, estamos trabajando en productos plásticos que se biodegradan en un plazo que va desde 180 días a 4 años, un plazo que hace soñar en reducir drásticamente la contaminación por micro plásticos.

Trabajan un producto, el plástico, que tiene mala prensa…

Es cierto, el plástico está demonizado. Pero a mi entender, el problema no es el plástico en sí sino, como ocurre con muchas otras cosas en la vida, el mal uso que se hace de él. Como lo es el mal uso del vidrio, de las latas o de los neumáticos. Si se para a pensar, la crisis sanitaria del Covid-19 ha hecho que el plástico sea empleado para protegernos. ¿Es entonces un mal producto cuando el 80% de los materiales que se usan en los hospitales está fabricado en plástico? El uso del plástico en automoción hace reducir el consumo de combustible y las emisiones de CO2 a la atmósfera, el plástico en la ropa tiene mil aplicaciones e incluso los chalecos antibalas, que antes eran de metal, se fabrican hoy con plástico. Yo soy de los que piensan que es posible trabajar el plástico con los principios de la economía circular, de un modo sostenible real y donde la reutilización y el reciclado cobren protagonismo.

 

¿De qué modo lo hace IFS?

En nuestro caso, hemos alcanzado una posición de liderazgo en Europa gracias a un proyecto basado en una estrategia de crecimiento sostenible y en el esfuerzo de un equipo humano enfocado en el suministro competitivo y sostenible de los productos que fabricamos.

Un buen ejemplo de ello es BOPE,3N.

 

¿En qué consiste?

Se trata de un film de polietileno biorientado que nos permite reducir los espesores necesarios para sus distintas aplicaciones entre un 25 y un 45%. El 3N, que es 100% reciclable, se utiliza en packaging tan diverso como el del pan de molde (con reducciones de más del 30% del volumen de plástico usado), en las envolturas de agrupaciones para las botellas  (entre un 32% y un 42% menos), en cajas de perfumes y bombones, en bolsitas de té… Es un producto que casa muy bien con nuestra filosofía sostenible. Podríamos decir que este producto que cumple con las máximas exigencias de las necesidades de la economía circular y de re-diseño. Es reciclable y se reduce y se degrada rápidamente.

Y ahora trabajan en proyecto de plásticos biodegradables…

Así es. En colaboración con varios partners estamos trabajando en el desarrollo de este tipo de productos que creemos que serán el futuro del plástico en el mundo del packaging.

 

¿Valora el sector el esfuerzo innovador que hace la empresa?

Lo hace porque somos capaces de desarrollar soluciones pensadas para dar respuesta a las necesidades y requerimientos específicos de cada cliente. Ese valor añadido en un mercado donde el precio sigue teniendo peso, es una de las cartas de presentación de IFS y uno de los elementos que nos han permitido contar con una clientela fiel. Algo que tampoco sería posible sin la implicación y el esfuerzo de todo nuestro personal.

 

La empresa ha recibido diferentes reconocimientos…

Así es. El 2018 logramos un reconocimiento en el Premio a la Innovación de la Unión Europea, y en 2019 recibimos una financiación del Programa de Investigación e Innovación  H2020 de la Unión Europea para el proyecto REBICOM® (RBC) con nº de acuerdo 849533 que consiste en la elaboración de un film plástico REciclable, BIodegradable y COMpostable. El film REBICOM presenta una ventaja frente a los films denominados BIO del resto de competidores ya que mejora un 15% el peso, un 14% los espesores y un 5% los costes de producción. Está basado en una tecnología enzimática y, sin duda, va a ser el futuro del plástico en los próximos años.

 

¿Cómo definiría la estrategia empresarial de IFS?

La base de nuestro negocio se sustenta en varios pilares. El principal y más importante, como he comentado, es el compromiso con la sostenibilidad y la protección del medio ambiente. En este sentido, ofrecemos a la industria un asesoramiento personalizado tanto a nivel técnico como comercial mientras, por otro lado, destinamos un importante porcentaje de recursos a la mejora de nuestros productos, procesos y también a nuestro departamento de I+D+i.

¿La innovación como motor de la empresa?

Es nuestro motor y nuestra vida. Cuando tienes una visión disruptiva de lo que debe ser un sector como el plástico, debes ser capaz de aportar cosas nuevas. En nuestro caso, todo el conocimiento y la motivación por cambiar lo establecido lo focalizamos a través de un Comité de Innovación. Priorizamos buscar oportunidades, desarrollar productos innovadores que sustituyan a otras aplicaciones y que ayuden a nuestros clientes a mejorar la calidad, la productividad y la competitividad sin perder de vista nuestro pilar de la sostenibilidad

 

¿Cuáles son los retos de futuro de IFS?

El futuro pasa por continuar siendo la empresa más innovadora del sector y por colaborar en la transformación de la industria del packaging. En este sentido, el camino marcado por el 3N es el ideal, puesto que no solo se trata de un producto 100% reciclable, sino que permite sustituir dos o tres materiales distintos en uno y facilitar que la gestión del reciclado sea posible. Esto da luz y esperanza a la viabilidad de una economía circular real. Trabajamos en desarrollar tecnología junto a nuestros partners para que se convierta en un monopolímero biodegradable a corto plazo. Creemos que el futuro de la industria del plástico debe pasar por la eliminación de aquellos productos que dificulten la reciclabilidad. En este sentido, en IFS seleccionamos para la producción aquellos materiales que nos permiten obtener un mayor rendimiento, un ahorro energético y productos finales totalmente reciclables.

 

¿Existe receptividad en la sociedad para una visión así?

En la sociedad, sí. Estoy convencido de que todo el mundo sabe que es necesario usar materiales que sean reciclables y que colaboren en el cuidado del planeta. Pero lo que no saben es que el plástico es el mejor partner para conseguirlo. Otra cosa es la visión que muchas veces se tiene desde las administraciones. En concreto, me refiero a normativas como la Ley del Envase. Creo que se precisa una regulación, pero abusar de los impuestos a una industria como la nuestra, de mas de 300.000 personas con empleos de calidad y que representa un 3% de nuestra economía, que está destinando muchos recursos para generar un cambio, que se está transformando y que ha dado tanto a la sociedad en los momentos mas complicados, es una INJUSTICIA con todas las letras. Ahí queda mucho camino por recorrer todavía.

Compartir