Sociedad Española de Endoscopia Digestiva

11 Feb, 2020 | Salud, Endoscopia, I+D+i Enero 2020 ABC

La Dra Maite Herráiz durante su nombramiento en el Congreso SEED 2018

“Los endoscopistas nos superamos día a día para mejorar la experiencia del paciente y la calidad del proceso”

 

Maite Herráiz Bayod

presidenta de la Sociedad Española de Endoscopia Digestiva

 

La Sociedad Española de Endoscopia Digestiva (SEED) acaba de celebrar su 50 aniversario presidida, por primera vez, por una mujer. Además de participar en congresos internacionales y mantener su liderazgo como sociedad de referencia en la especialidad, esta institución se ha propuesto dar a conocer los avances tecnológicos que están revolucionando el campo de la endoscopia, desde el diagnóstico al tratamiento de las enfermedades digestivas.

¿Cuál es el mayor reto a la hora de acercar la endoscopia a la ciudadanía?

La endoscopia digestiva ha evolucionado tremendamente en los últimos años y la población no conoce todos los avances tecnológicos y humanos que hemos realizado. Sobre todo, en cuanto a colonoscopias se refiere, el paciente sigue creyendo que es una prueba muy dolorosa y meramente exploratoria, cuando ya no es así: ahora el paciente está sedado, la preparación de la prueba es más sencilla y, durante la misma, se pueden tratar lesiones que evitan problemas mayores. Además, el componente psicológico hace que el paciente sienta cierto pudor y aplace, o incluso evite, la realización de la prueba. Y es una prueba que puede llegar a salvarte la vida.

 

¿Cuáles han sido estos avances tecnológicos?

El desarrollo de esta especialidad ha sido global y continúa por el mismo camino.  Desde una gran evolución en los aparatos y herramientas, que ha permitido la aparición y consolidación de nuevas técnicas, al diseño de nuevos procesos con utilización de sedación, la implantación de programas de prevención de cáncer de colon, etc. Así, por ejemplo, existen cada vez más accesorios diferentes para el endoscopio, desde el cual, además de diagnóstico óptico a través de cámaras de alta definición, hoy en día también podemos extirpar lesiones, manejar pinzas o incluso colocar prótesis en el tubo digestivo, que permiten solventar determinados problemas. Desde hace años podemos acceder también con un endoscopio a la vía biliar y el páncreas y extraer piedras o cálculos.

Si además combinamos el uso de rayos X y ultrasonidos con la endoscopia, mejoramos todavía más la precisión de lo que hacemos, en tiempo real, lo cual redunda en mayor seguridad para el paciente. Y cada nuevo avance tecnológico posibilita la evolución de otras técnicas que cuentan con sus propias herramientas y trucos, que el endoscopista se esfuerza por aprender e incluir en su repertorio de posibles soluciones terapéuticas.

Todo ello permite que varias patologías que antes solo podían tratarse con cirugía ahora se resuelvan con un proceso endoscópico, mucho menos invasivo. Por ejemplo, realizar una gastroenteroanastomosis paliativa (unión del estómago con el intestino a través de una prótesis para restaurar el tránsito intestinal) en casos de enfermedad avanzada, evitando así la cirugía. Es una especialidad sin límites.

 

 

Promover desde la sociedad la investigación y la formación continua ha sido clave en el desarrollo de la endoscopia digestiva

 

 

Entiendo que es la parte de desarrollo humano de la especialidad ¿Qué papel tiene SEED en ello?

Exacto, los endoscopistas tratamos de superarnos día a día en busca de mejorar la experiencia del paciente y la calidad del proceso. Y ahí la investigación y la formación tienen un papel clave. Desde SEED, promovemos la publicación de estudios científicos (que evalúan la eficiencia de cada aspecto del proceso y el seguimiento del paciente, analizando los resultados). En los últimos 5 años, hemos dado más de 630.000 euros en becas de investigación, un 30% del presupuesto, que claramente ha revertido en avances en el conocimiento. Además, coordinamos Grupos de Trabajo de especialistas en distintas técnicas, editamos Guías Clínicas y premiamos los mejores estudios presentados en nuestro Congreso anual y organizamos multitud de formaciones dirigidas a los profesionales de la endoscopia.

Ofrecer una formación continuada de la máxima calidad a nuestros socios es una de nuestras obsesiones. Es un campo que evoluciona tanto que es fácil quedarse desfasado. Nuestro objetivo es que conozcan todas las herramientas y técnicas para que después puedan elegir la que mejor les convenga en cada caso clínico.

La Dra Herráiz es, además, Jefa de la Unidad de Prevención de tumores digestivos, de la Clínica Navarra, en Pamplona

¿Cuál es el objetivo de SEED para este 2020?

Concienciar a la población de la importancia de participar en los programas de prevención de cáncer de colon. Si reciben una carta convocándoles a comenzar el proceso, simplemente deben acudir a su centro a realizarse el test de sangre oculta en heces. Con una simple muestra se puede detectar si algo va mal. En ese caso, es cuando habría que realizar una exploración endoscópica, no antes. Normalmente se invita a participar prioritariamente al grupo de más riesgo, que son los individuos (hombres y mujeres) de entre 50 y 70 años. Pero la franja de edad concreta, depende de cada Comunidad Autónoma. 

Con el fin de acercar la endoscopia al ciudadano e impulsar el diagnóstico precoz de cáncer colorrectal,  esperamos “abrir las puertas” a los ciudadanos durante nuestro 42º Congreso Nacional, que tendrá lugar a finales de noviembre en Málaga. En un acto especialmente dirigido a ellos, les animaremos a compartir sus inquietudes y explicaremos los últimos avances que influyen en su comodidad y mejor tolerancia de las pruebas.

 

 

El grupo de población con más riesgo de padecer cáncer colorrectal está formado por individuos de entre 50 y 70 años

 

 

 

¿Cómo ha sido su primer año como presidenta de la SEED?

En la última década, la SEED ha crecido cualitativa y cuantitativamente, superando los 1.200 socios y alcanzando la misma cifra de inscripciones en nuestro 41º Congreso Nacional en Alicante. He llegado con mucho trabajo ya hecho y una trayectoria con gran proyección. En mi programa he querido incidir en la investigación, apoyar a los coordinadores de los Grupos de Trabajo y potenciar las relaciones institucionales e internacionales. Ya estamos obteniendo nuestros primeros frutos, ya que nos han invitado a participar en el Congreso Mundial de Endoscopia ENDO2020 (el próximo mes de marzo en Río de Janeiro, Brasil), donde compartiremos mesa con la SIED, la Sociedad Interamericana de Endoscopia Digestiva. También acudiremos al Foro de AMEG, la Asociación Mexicana de Endoscopia Gastrointestinal.

Además, hemos estrechado mucho las relaciones con la ESGE (European Society of Gastrointestinal Endoscopy, nuestros homólogos europeos) y está sobre la mesa la posibilidad de traer a Madrid en un futuro próximo el Congreso Europeo de Endoscopia.

 

¿Y como primera mujer al frente de la sociedad?

Durante el Congreso del 50 aniversario, quise compartir con todos los socios el buen rumbo que lleva la sociedad. Cuando hice referencia en mi discurso a que yo era la primera mujer que llegaba a este puesto, hubo una gran ovación con un aplauso que me pareció muy significativo. Me sentí muy arropada y entiendo que no solo se aplaudía mi trabajo sino el de todas las mujeres que estamos ahora mismo en la SEED, que somos muchas.

 

 

“No es una lucha, es una cooperación fruto del respeto y sin miedo a la competencia”

 

 

¿Cómo ha evolucionado la presencia femenina en la sociedad?

En la actualidad, un 40% del total de socios somos mujeres y el porcentaje es aún mayor entre los miembros más jóvenes de la SEED. En cuanto a la Junta Directiva,   somos tres mujeres de un total de doce miembros y nuestro objetivo es que la proporción siga aumentando. No somos las primeras. Con anterioridad, ha habido otras mujeres en la Junta y como coordinadoras de los Grupos de Trabajo. Nuestros colegas varones son sensibles a nuestra presencia y poco a poco, vamos abriéndonos paso.  No nos lo planteamos como una lucha sino como una cooperación, fruto del respeto entre hombres y mujeres, sin miedo a la competencia.

La Dra. Maite Herráiz en el centro, con su equipo directivo

El 41º Congreso SEED de Alicante congregó a 1.200 endoscopistas

¿Cómo se puede apoyar ese cambio social?

Es necesario poner el foco y fomentar el trabajo que realizan muchas mujeres. Desde la presidencia de una sociedad científica, quiero contribuir a que ese esfuerzo se vea y que tenga su relevancia. De hecho, una de las fotos que tuvo mayor repercusión en Twitter durante el Congreso del 50 aniversario fue la de una endoscopista que acudió con su bebé, y eso no solo promueve la integración de la mujer en el trabajo, sino que también invita a reflexionar sobre la conciliación laboral.

 

Para facilitar esta apertura al conocimiento y la conciliación, han puesto en marcha un nuevo máster online, ¿en qué consiste?

El Máster en Endoscopia Digestiva Avanzada de SEED está dirigido por la Dra. Maria Pellisé, que forma parte de la Junta Directiva, y el Dr. Leopoldo López Rosés, expresidente de la sociedad, y cuenta con certificación universitaria. La Universidad Católica de Valencia lo imparte 100% online como un Título Propio con 60 créditos ECTS. Aunque también es teórico, cuenta con un enfoque muy práctico, facilitando vídeos que recopilan consejos y trucos de grandes expertos en cada técnica. Su presentación al público durante el pasado Congreso de Alicante creó mucho interés y expectación, incluso a nivel internacional.

 

 

 

“Queremos que la SEED sea un espacio de sinergias, intercambio de experiencias y conocimiento”

 

 

 

¿Qué balance hace del 41º Congreso Nacional en Alicante?

En este último congreso superamos por tercer año consecutivo los mil asistentes, alcanzamos el récord de 1.200 inscripciones y se hicieron reuniones presenciales de todos los Grupos de Trabajo. Eso es muy importante para nosotros, ya que queremos que la SEED sea un espacio de sinergias, que permita que especialistas de diferentes hospitales y de distintos ámbitos geográficos puedan compartir sus experiencias, intercambiar conocimiento y participar de manera conjunta en proyectos de investigación.  Esta es una de las grandes fortalezas de la

SEED, que ha propiciado proyectos de investigación que se han publicado en revistas de primer nivel y que demuestran el buen nivel de la endoscopia española. 

Además, en este congreso otorgamos seis becas de investigación y una a un grupo de trabajo por el valor total de 100.000 euros. Otro momento muy emotivo tuvo lugar durante el acto del 50 aniversario, donde otorgamos un reconocimiento a todos los socios cuyo esfuerzo, durante este medio siglo, ha permitido que la SEED llegue tan lejos. Simbólicamente, recogieron la distinción cuatro de nuestros socios más jóvenes, que representaron a España en la ESGE Days Cup 2019, una competición enmarcada en el Congreso Europeo de ESGE. Y ganaron, recordando a todos que somos un referente internacional. La SEED, ya es una marca relevante dentro de la endoscopia digestiva.

 

En noviembre celebran el 42º Congreso SEED en Málaga, coincidiendo con la conclusión de su periodo de dos años de presidencia ¿Qué legado quiere dejar?

Uno de mis propósitos era sincronizar los objetivos e ideas de los líderes de los Grupos de Trabajo con los de la junta, invitándoles a nuestras reuniones. Esto ha facilitado la transmisión de conocimiento interno, atender sus peticiones y optimizar los procesos y recursos de la investigación. También me gustaría dejar un relevo dentro de la sociedad en el que haya más mujeres, porque creo que hay muchas posibles candidatas cuya aportación profesional y personal sería relevante para la junta. Es algo relevante a lo que puedo y quiero contribuir.  

Los endoscopistas entrenan sus habilidades continuamente

Compartir