“Trabajamos para ser una referencia en el conocimiento y el tratamiento del cáncer”

 

Dr. Javier Salvador

Director de la Unidad de Oncología Integral del Hospital Virgen del Rocío

 

El tratamiento del cáncer ha evolucionado mucho en los últimos años. Los avances tecnológicos y la extensión de lo que se conoce como medicina personalizada, fruto de los pasos dados en genética, han hecho que los Servicios de los hospitales hayan cambiado su prisma de actuación, optando por la figura de las Unidades, donde la multidisciplinaridad toma el papel protagonista. Un buen ejemplo de ello es la Unidad de Oncología Integral del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, a cuyo frente se encuentra el Dr. Javier Salvador, también Jefe de Servicio de la unidad de Oncología Médica, miembro de la Sociedad Española de Oncología Médica, de la Sociedad Americana de Oncología ASCO y Profesor Asociado de Medicina y BioMedicina. Hemos hablado con él.

¿Qué servicios componen la Unidad de Oncología Integral que dirige?

La Unidad de Oncología Integral está formada por los servicios de Oncología Médica, Radioterápica y RadioFísica del Hospital Universitario Virgen del Rocío. Se constituyó como tal en 2009 para dar respuesta a una necesidad sanitaria.

 

¿A qué se refiere?

El cáncer es actualmente uno de los más importantes problemas de salud pública por varios motivos: por su prevalencia, por los años potenciales de vida perdidos, por la repercusión en la calidad de vida de las personas que lo padecen y por el alto coste en recursos humanos y materiales que supone su tratamiento. En los últimos años, la atención al cáncer ha sufrido una profunda transformación derivada no solo del enorme desarrollo científico y tecnológico, sino también de los cambios sociales y culturales a los que estamos asistiendo y que afectan en igual medida a pacientes, profesionales y ciudadanos en general. Estos hechos empujaron a un proceso de cambio en las estructuras organizativas, introduciendo la gestión sanitaria como herramienta para optimizar tanto los recursos económicos como la labor asistencial, la producción científica y los recursos humanos.

 

¿Cuál es la misión de la unidad?

En primer lugar, buscamos ofrecer una atención centrada en el paciente que permita un acceso al diagnostico, al tratamiento y al seguimiento de alta calidad científico-técnica y humana, un acceso sin demoras en el marco de una eficiente gestión de los recursos. En segundo lugar, la intención es favorecer el abordaje integral del paciente a través de una atención multidisciplinar. También trabajamos para promover la docencia y para crear conocimiento nuevo a través de la investigación clínica y la traslacional. El reto no es otro que ser percibidos como una unidad de referencia en el conocimiento y el tratamiento del cáncer a nivel local, regional, nacional e internacional.

Para lograrlo, apostamos por reforzar los valores que conforman la conducta básica de las personas que forman parte del servicio, valores que nos permiten posicionar una cultura basada en el beneficio del paciente, donde éste forma parte de un todo que es la sociedad, con sus problemas y sus recursos. Se trata de marcar los patrones para la toma de decisiones y avanzar en el éxito de nuestros procesos de mejora continua.

 

¿Es indispensable unir asistencia, docencia e investigación?

Estoy convencido de ello. Por eso trabajamos con esos tres pilares en la Unidad de Oncología. El dispositivo asistencial consta de un Hospital de Día que abre de 8:00 a 22:00 de lunes a viernes, y que está apoyado por 15 consultas de Oncología Médica una planta de hospitalización donde ingresan pacientes con complicaciones derivadas de los tratamientos, o bien aquellos que necesitan un tratamiento complejo que requiere el ingreso para ser administrado. Tenemos guardias de oncología de 24 horas todos los días del año y también atendemos al Hospital de Osuna, donde se desarrolla una oncología de baja complejidad para evitar que los pacientes deban hacer viajes largos para recibir tratamientos que pueden ser administrados allí. En este sentido quiero hacer hincapié en  matizar que la equidad en el acceso no debe comprometer la equidad en los resultados. De ahí que el ciudadano debe entender que todo no se puede ofrecer en todos los centros.

 

Una dimensión amplia…

Así es. Por cuantificarla, le diré que en la parte de Oncología Médica se presta atención a más de 3.000 pacientes nuevos cada año (nuevos diagnósticos), se realizan más de 60.000 visitas y casi 40.000 tratamientos de quimioterapia al año. En radioterapia se han aplicado más de 35.000 sesiones en aceleradores lineales y más de 14.000 técnicas especiales de (IMRT, Estereoataxia), a las que hay que sumar las de irradiación corporal total, la braquiterapia, implantes permanentes e irradiación de productos hemáticos. El pasado año incorporamos a la unidad el servicio de tomoterapia (que funde los sistemas de tomógrafo y acelerador permitiendo verificaciones por imagen a tiempo real y reduciendo la toxicidad en tejidos sanos). En cuando a radiofísica, el servicio incrementó las dosimetrías más complejas en RTE y con radionúclidos de medicina nuclear, realizando un gran esfuerzo en instalación y mediciones de equipos incorporados al hospital para terapia y diagnóstico.

 

La UGC cuenta con dos CSUR. ¿En qué consisten?

Los CSUR son Centros, Servicios y Unidades de Referencia del Sistema Nacional de Salud que se constituyeron por Real Decreto en el año 2006. Nuestra unidad cuenta con dos de ellos, uno especializado en sarcomas y otro de tumores germinales de alto riesgo

Los objetivos del CSUR son mejorar la equidad en el acceso a los servicios de alto nivel de especialización de todos los ciudadanos cuando lo precisen, concentrar la experiencia de alto nivel de especialización garantizando una atención sanitaria de calidad, segura y eficiente, mejorar la atención de las patologías y procedimientos de baja prevalencia, evaluar los resultados y dar formación a otros profesionales.

En el caso de los sarcomas, nuestro hospital los trata desde los años 80, lo que le ha permitido ser una referencia para toda Andalucía. Al constituirnos en CSUR, hemos recogido toda la experiencia demostrada no solo en oncología médica y en otras áreas gracias a un equipo multidisciplinar de expertos cirujanos, traumatólogos, patólogos, radiólogos y radioterapeutas.

¿Qué papel juega la docencia para la unidad?

Nuestra unidad forma a tres médicos residentes por año en oncología médica y a dos más en oncología radioterápica. Impartimos clases de onco-hematología en el grado de Medicina y Biomedicina y somos un centro receptor de referencia de médicos residentes que viene a rotar por nuestra Unidad en determinadas patologías.

 

 La Unidad está acreditada por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA) y se encuentra en proceso de acreditación por la Sociedad Americana de Oncología

 

Hablaba también de investigación y de su traslación al mundo clínico…

La investigación en nuestro seno se plasma en más de 400 ensayos clínicos Fase I-III abiertos en los últimos 5 años donde se incluyen cada año a más de 400 pacientes. El factor de impacto en publicaciones de la Unidad es de las más altas del hospital, siendo el pasado año de 543,210.

El Servicio de Oncología ha realizado un importante esfuerzo en conseguir ensayos clínicos, especialmente en fases tempranas. Hemos dado un claro impulso a los ensayos Fases I, es decir, moléculas que se administran por primera vez en humanos, ofreciendo oportunidades a nuestros pacientes, que reciben tratamientos que se convertirán en la terapia estándar dentro de varios años, permitiéndoles  acceder a la innovacion, mucho antes de que esta se establezca. En este sentido, el Hospital Virgen del Rocío dispone de una Unidad de Fases I donde Oncología Médica es la Unidad que más ensayos clínicos tiene y más pacientes ha reclutado.

Tenemos numerosos proyectos con financiación en convocatorias competitivas y la adscripción de investigadores al Instituto de Biomedicina de Sevilla. Para darles cobertura, contamos con una potente estructura de investigación, con un soporte de 18 personas entre coordinadores de ensayos, Data-entry,  enfermeras de ensayos y gestores de proyectos, así como personal en laboratorio. Las 14 personas en investigación (biólogos, oncólogos, predoctorandos, post-Doc, técnicos de laboratorio, becarios, becas Río Hortega, Nicolás Monardes…) se reparten en dos laboratorios, uno centrado en sarcomas y el otro en tumores de mama, pulmón y genitourinario.

¿Cuáles son sus principales líneas de investigación?

En la actualidad tenemos abiertas en la Unidad más de 30 líneas. En general, se trata de líneas que se ocupan de materias como la identificación y caracterización de genes, la validación de nuevas dianas terapéuticas, la evaluación de tecnologías y optimización de tratamientos con radioterapia, el desarrollo de biomarcadores de respuesta o de resistencia, la asociación de polimorfismos, la inmunoradioterapia o la identificación en modelos preclínicos de biomarcadores de potencial utilidad clínica.

 

Todo con una clara orientación a resultados.

Sí, el planteamiento periódico de objetivos concretos están encaminados a la consecución de resultados claros, lo que nos ayuda a progresar y a lograr un éxito sostenido. El análisis de la evolución de esos resultados mediante el establecimiento de indicadores asociados a los procesos clave y la medición de la satisfacción de los usuarios y del personal de la propia unidad son la pieza fundamental que hará que se puedan plantear nuevos retos que mejoren la asistencia a nuestros pacientes.

 

¿De qué manera?

Creemos que es básico colaborar a garantizar la sostenibilidad a través de diversas medidas de eficiencia. Pienso, por ejemplo, en aquellas que tengan en cuenta la atención a las situaciones de coste-oportunidad a igualdad de eficacia, el uso adecuado de los recursos disponibles o el estudio del análisis de coste-utilidad como forma de garantizar el uso adecuado de los recursos. Debemos ser capaces de evaluar el impacto clínico, social y económico de las medidas acordadas y llevadas a cabo.

 

¿Cuáles son los retos de futuro de su equipo?

Uno de los retos sin duda que tenemos las grandes Unidades es hacer sostenible la incorporación de la innovación. Para ello, tenemos que hacer grandes esfuerzos creativos que nos permitan dejar de hacer lo que aporte poco valor y dedicarnos a seleccionar la adecuada innovación. En este sentido, todos los interlocutores tendremos a empujar en la misma dirección, es decir, políticos, profesionales, industria farmacéutica, pacientes y ciudadanos en general debemos avanzar juntos.

Ensayos en FASE I

Uno de los campos en los que la Unidad que dirige el Dr. Salvador ha avanzado más en los últimos años es el de los ensayos clínicos. En este sentido, el director de la Unidad de Oncología Integral del Hospital Virgen del Rocío explica que “el Servicio de Oncología ha realizado un importante esfuerzo para conseguir ensayos, especialmente en fases tempranas. Hemos dado un claro impulso a los ensayos Fases I, es decir, moléculas que se administran por primera vez en humanos, ofreciendo oportunidades a nuestros pacientes. De este modo reciben tratamientos que se convertirán en la terapia estándar dentro de varios años, permitiéndoles acceder a la innovación mucho antes de que esta se establezca y colaborando también a la sostenibilidad del sistema de salud. En este sentido, el Hospital Virgen del Rocío dispone de una Unidad de Fases I donde Oncología Médica es la Unidad que más ensayos clínicos tiene y más pacientes ha reclutado”.

Compartir