“Aspiramos a convertirnos en un agente clave para las smart cities”

 

Mario Alayo

Director gerente de Inkolan, y Lucía Alcibar-Arechuluaga, responsable del área de desarrollo de negocio

 

Inkolan nació en 1999 en Bilbao para facilitar la coordinación de la actividad de diferentes operadores de redes de servicios públicos y gestionar sus necesidades de información. Entre 2006 y 2007, dio el salto a todo el territorio nacional con el apoyo de empresas de significativo peso, y hoy es un referente en el suministro de información digital a través de su plataforma online.

¿Qué perfil de empresas actúan como socios o colaboradores de Inkolan?

Entre nuestros socios tenemos empresas como Telefónica, I-DE Redes Eléctricas Inteligentes, EDISTRIBUCIÓN Redes Digitales, S.L. Unipersonal, Nedgia (Grupo Naturgy), Nortegas, Grupo Euskaltel y el Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia. Entre nuestros colaboradores hay otras como Enagás, Orange-Jazztel, CLH, Redexis Gas, Madrileña de Gas, R Cable, Telecable, Canal Isabel II, Unión Fenosa Distribución, Viesgo, Emaya (Palma de Mallorca), Consorcio de Aguas de Gipuzkoa y Añarbe. Todas ellas apoyan de una manera decidida nuestra actividad y nos envían periódicamente un fichero con el estado de su red y sus novedades para que actualicemos la información en nuestro portal. Casi 4.000 empresas privadas se acercan al menos una vez al año al portal de Inkolan para realizar unas 50.000 descargas de planos con un proceso muy sencillo. En total, tenemos información sobre 1,2 millones de kilómetros de redes.

 

¿Qué tipo de datos suministra la plataforma de Inkolan?

El servicio de Inkolan consiste en proporcionar la información cartográfica de las redes de servicios existentes a cualquier entidad que necesite conocerlos en la zona que va a actuar, ya sea para planificación urbanística, gestión del territorio, proyectos de obra concretos, ejecución de obras, etcétera. Antiguamente, cualquier agente que necesitara esa información tenía que iniciar una peregrinación por cada empresa para conocer sus redes de servicio en la zona en la que iba a actuar. Hoy, gracias a Inkolan, pueden hacerlo online, que, además de la inmediatez, garantiza la fiabilidad. Esto supone, además, un importante ahorro en los gastos de gestión que tenían que invertir las empresas para obtener esa información. El coste medio de una descarga de Inkolan son 30 euros, que se destinan exclusivamente a la gestión de esa plataforma conjunta, porque somos una entidad sin ánimo de lucro. Los operadores facilitan esa información bajo unas condiciones innegociables de trazabilidad, para saber en cada momento quién la ha descargado, para qué fin, cuándo va a actuar y dónde. Sin este control, no podrían garantizar la continuidad de su servicio, por lo que el portal de Inkolan no tendría sentido.

 

¿Cómo repercute el uso de su plataforma en la ciudadanía?

La información que facilitamos repercute en toda la sociedad, y además buscamos objetivos prioritarios como reducir el riesgo de accidentes laborales, mejorar la seguridad de las personas en las actuaciones en la vía pública, disminuir el riesgo de roturas en las canalizaciones, reducir las interrupciones de los suministros y minimizar las molestias a la ciudadanía.

 

¿Es importante en su sector tener una visión estratégica?

Siempre le hemos dado una importancia fundamental a la visión estratégica. En nuestro sector las cosas pasan a una velocidad increíble y hay que estar preparados para este futuro incierto que se nos acerca a gran velocidad. Hemos contemplado tendencias del entorno en temas que el día de mañana van a ser clave, como el internet de las cosas (IoT), el impacto del 5G, el Right Data y las smart cities, que van a demandar a Inkolan una mayor aportación de información.

¿Cómo han adaptado hasta ahora su estrategia?

Hasta 2015, trabajamos para posicionar a la empresa en todo el ámbito estatal. Entre 2015 y 2018, nos impusimos unos objetivos estratégicos para prepararnos de cara a ese futuro que viene a toda velocidad: se definió un plan de sistemas plurianual, se estableció un plan comercial de captación de nuevos operadores, se puso en marcha un plan presupuestario que soportara estas inversiones de forma autónoma, y empezamos a establecer los primeros contactos con otras sociedades extranjeras con las que compartimos actividad. Además, conseguimos flexibilizar nuestro modus operandi con los operadores, adaptándonos a sus necesidades operativas. No obstante, en este ciclo no hemos conseguido el posicionamiento y notoriedad que nos habría gustado con las administraciones públicas.

 

Y ahora, ¿cuáles son los próximos retos?

Acabamos de aprobar un nuevo plan de negocio (2019-2022) con el que aspiramos a convertirnos en la empresa referente en España en nuestro ámbito de actividad. También hemos hecho especial hincapié en la vigilancia de tendencias y variables del entorno que pueden tener un impacto muy serio en nuestra actividad, como internet de las cosas, big data y right data; las demandas asociadas a las smart cities y a la planificación del crecimiento de las ciudades; el desarrollo del binomio cloud computing-movilidad; cambios normativos; blockchain, ciberseguridad y el desarrollo creciente por parte de los ayuntamientos de sus propios GIS municipales, en los que podemos tener una implicación muy positiva.

 

¿Qué objetivos estratégicos concretos se han planteado para ese ciclo?

Nos hemos planteado cinco grandes retos estratégicos que se resumen en garantizar la sostenibilidad del modelo Inkolan, mantener una cartera de clientes potente y equilibrada en los sectores público y privado, desarrollar una propuesta de valor acorde con la segmentación de clientes y con la gestión de los demás grupos de interés, innovar y ofrecer nuevos servicios y alcanzar un posicionamiento como referente con una marca reconocida asociada a los atributos del servicio: seguridad, eficiencia y fiabilidad. Entendemos que estos retos nos colocarán en 2022 como una referencia Best Practice en Europa.

 

¿Las smart cities vienen para quedarse?

Con los inminentes cambios que va a traer el 5G a toda la actividad industrial, entendemos que las smart cities han venido para quedarse, y en Inkolan aspiramos a convertirnos en 2030 en un agente clave en la gestión eficiente de la información de las redes que dan servicio a esos territorios inteligentes del futuro, trabajando por la seguridad de las personas y contribuyendo a minimizar las incidencias sobre las redes en servicio en los proyectos de obras e infraestructuras a desarrollar.

Compartir