“Nuestro compromiso es ofrecer soluciones eficientes e innovadoras”

 

Gabriel Gómez Celaya

Director General

 

En Nigrán (Pontevedra), mirando al mar y a pie del mar, fue donde nació, hace 15 años, Marine Instruments, una empresa dedicada al diseño y la fabricación de equipos electrónicos para entornos marinos hostiles, océanos inteligentes y pesca sostenible. Perteneciente al Grupo Arbulu, hoy día cuentan con 140 trabajadores, muchas creaciones a sus espaldas y planean conquistar los cielos.

 

Marine Instruments nació en 2003 y ya es líder del sector con un crecimiento anual del 30%, ¿cuál es el secreto?

Siempre decimos que nuestro éxito se basa en tres pilares fundamentales e integrados: obsesión con el cliente, diseño y fabricación, así como la internacionalización. Tenemos una relación muy estrecha con nuestros clientes, escuchamos sus necesidades y desarrollamos soluciones eficientes que responden a esas necesidades. Para ello, diseñamos y fabricamos todos nuestros productos en nuestras instalaciones de Nigrán, en Pontevedra, sin externalizar ninguno de los procesos. Esto nos permite tener un control muy estrecho sobre la cadena de valor, garantizar una alta fiabilidad y calidad en nuestros productos y dotarlos, también, de una gran flexibilidad. Desde un principio, nuestros productos fueron diseñados para un cliente global, por ello, la internacionalización es parte de nuestra cultura empresarial. Actualmente, contamos con presencia en más de 30 países.

 

Esta estrategia de crecimiento llevó a la empresa a ganar en 2017 los European Business Awards.

Este tipo de reconocimientos internacionales te obligan a rendir a un mayor nivel y son un impulso importante para nuestros esfuerzos de diversificación. En este caso en particular, estamos muy orgullosos del premio.

 

¿Cuáles son los productos estrella?

El producto estrella son las boyas satelitarias para la pesca de atún. Se utilizan para la pesca de cerco en los grandes atuneros congeladores. Las boyas, dotadas de GPS, comunicación satélite y ecosondas, facilitan en tiempo real la información de posición del dispositivo agregador de pescado y proporcionan datos sobre la presencia o ausencia de pescado debajo. Esto permite al atunero aumentar su eficacia, ahorrar combustible y, como consecuencia, reducir la huella de carbono en el océano. Gracias a este producto nos convertimos, en menos de 10 años, en líderes mundiales en la fabricación de este tipo de boyas.

 

¿Cuáles se están desarrollando?

En el caso de las boyas satelitarias para la pesca del atún, estamos trabajando en la hidro-acústica de su ecosonda, de forma que podamos mejorar su selectividad y eficacia.

 

Es decir…

Que estamos tratando que sean capaces de discernir mejor la sub-especie de atún y su tamaño.

 

Caray, ¡que precisión!

Sí, además también estamos desarrollando un servicio que sea capaz de analizar, en tiempo real, todas las variables oceanográficas y meteorológicas que afectan al comportamiento del pescado, como corrientes, temperatura o la concentración de clorofila, para ser capaces de ofrecer a nuestros clientes un análisis predictivo de aquellas zonas de pesca que presentan la mayor probabilidad de éxito.

Pero Marine Instruments también tiene alguna sorpresa de altura…

Sin duda. El producto más ambicioso e ilusionante de cuantos estamos trabajando es un dron, diseñado desde cero, específicamente para la actividad pesquera. Es ligero, de ala fija y propulsado por energía solar. Lo hemos bautizado comercialmente como TunaDrone y servirá de herramienta de apoyo a la pesca de atún a banco libre. Este tipo de pesca se realiza sobre ejemplares maduros y la probabilidad de pesca accidental o de juveniles es muy reducida, de forma que esperamos poder fomentar una pesca más sostenible.

 

Y también se adaptan los productos para proyectos o clientes concretos…

Sí, para nosotros es importante adaptarnos a las necesidades de los clientes, y nuestro conocimiento en tecnología y comunicaciones puede ser aplicable en multitud de sectores y proyectos. Es el caso de nuestra colaboración más reciente, con The Ocean Cleanup. En este proyecto, nuestras boyas satelitarias, normalmente utilizadas para la pesca de atún, están siendo utilizadas para marcar y enviar la información a los barcos, vía satélite, de la posición de las barreras flotantes para limpiar el océano de plásticos y basuras.

 

El 30% de la plantilla forma parte del departamento de I+D+I, ¿la innovación es la esencia de la compañía?

La innovación es fundamental en nuestra empresa. Tenemos un compromiso con nuestros clientes: ofrecerles soluciones eficientes e innovadoras. Por eso trabajamos cada día para mejorar nuestros productos actuales y encontrar soluciones futuras que den respuesta a necesidades concretas del mercado.

 

Ya no se entiende innovación si no va ligada a la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente, ¿es también la apuesta de Marine Instruments?

Por supuesto. El recurso marino es de todos y estamos obligados a mantenerlo para las siguientes generaciones. Por eso, nuestra tecnología permite una pesca más eficiente y selectiva y refuerza las herramientas de gestión y control que garantizarán la explotación sostenible en el tiempo de esos mismos recursos pesqueros.

 

Marine Instruments fabrica equipos que estarán sometidos a condiciones muy duras y diferentes. Un estricto control de calidad debe ser imprescindible.

Si uno de nuestros equipos no funciona en alta mar, el coste de oportunidad que supone para un cliente es tremendo. No podemos permitirnos ningún error, por eso sometemos a todos nuestros productos a rigurosos controles de calidad: primero todos los componentes individualmente y, al final, al producto terminado.

 

Pero siempre puede fallar…

Tenemos un servicio de atención al cliente 24 horas en varios idiomas y también contamos con un equipo de post-venta en caso de que sea necesaria cualquier reparación en los equipos. Pero insisto, todo nuestro sistema de calidad está enfocado desde una premisa muy sencilla: que los equipos que abandonan nuestras instalaciones no fallen jamás.

 

¿Qué deparan los próximos 15 años?

Del mismo modo que el internet de las cosas, las ciudades inteligentes o la industria 4.0 están en boca de todos, a nosotros nos gusta hablar de los océanos inteligentes (smart oceans).

Dentro de este ámbito, el desarrollo de todo tipo de drones (aéreos, marítimos o submarinos), la creciente disponibilidad de ancho de banda de satélite en cualquier rincón del océano y el uso del big data y la inteligencia artificial, son algunos de los principales retos a los que nos enfrentaremos en los próximos años. Pero nuestro camino seguirá siendo el mismo en el que comenzamos nuestra andadura empresarial: escuchar con humildad a nuestros clientes para poder dotarles de soluciones adaptadas a sus necesidades actuales y futuras.

Galería

Videos

Compartir