“La calidad y dar un servicio integral han sido las claves de nuestro éxito”

 

Eduardo Santos Simoza

CEO de SDV & Partners

 

SDV & Partners desarrolla proyectos de construcción y FF&E en España y en todo el mundo. Proyectos que van desde hoteles y residenciales de lujo hasta edificios de oficinas y espacios de trabajo flexible, retail y restauración. Una nueva forma de hacer arquitectura que responde a la irrupción de la tecnología en nuestras vidas.

La arquitectura ha evolucionado mucho a raíz de la crisis, ¿cómo se ha adaptado SDV?

Las crisis son siempre un reto para los innovadores y el mejor momento de reinventarse para los que ya están en el mercado. Los inversores que aterrizaron en España exigían una nueva forma de trabajar, mucho más colaborativa y radicalmente más rápida. No podían esperar a tener un proyecto terminado para luego licitarlo, había que hacer un fast track para cumplir con los plazos de inversión y desinversión en los activos que estaban adquiriendo y pocas empresas estaban siendo capaces de dar ese servicio con un resultado satisfactorio. Decidí crear SDV & Partners porque era la única forma de responder a ese reto apoyando en cada fase del ciclo de vida del activo a nuestro cliente, fuera el inversor, el asset manager o el project manager a cargo del proyecto. Desarrollamos conjuntamente con nuestros colaboradores el proyecto mientras se inician las obras, se escoge el mobiliario adecuado y se planifica la comercialización. No podemos perder de vista que la construcción del activo nunca es el fin sino el medio a través del cual nuestros clientes desarrollan su actividad. El culto a la calidad como elemento distintivo de SDV & Partners y nuestro esmero en dar un servicio integral han sido las claves de nuestro éxito. Tenemos presencia y proyectos en toda la península Ibérica y recientemente hemos abierto oficina en Miami. Creo que hemos sabido cumplir y adaptarnos a lo que cada día nos exigen nuestros clientes, y la mejor prueba de ello está en nuestros proyectos terminados.

 

Se han especializado en crear espacios de trabajo, y también diseñan el mobiliario, ¿qué perfiles profesionales trabajan en SDV?

Ciertamente nuestra principal línea de negocio es la construcción y equipamiento de espacios de trabajo flexibles con casi 23.500 metros cuadrados en los últimos dos años en toda España, pero no es nuestro único sector. En este momento estamos desarrollando la construcción de 19 chalés en Madrid, evaluando proyectos hoteleros y acabamos de iniciar un nuevo restaurante en una gran ciudad de España. Lógicamente, una actividad tan frenética sólo puede conseguirse si los profesionales que integran SDV & Partners tienen el mismo grado de compromiso que nuestros clientes. Nuestros proyectos se desarrollan con las últimas tecnologías y tendencias y de ahí que seamos perfiles muy diversos los que colaboramos para sacar un proyecto adelante: hay interioristas, arquitectos, ingenieros, project y asset managers, especialistas en mobiliario y empresas comercializadoras con un gran conocimiento del mercado local.

Adaptan edificios y crean sus propios proyectos, ¿es más fácil cuando abordan el proyecto desde el inicio?

Es más fácil captar las necesidades que debes satisfacer si estás involucrado desde el inicio y se tiene perfectamente localizado al stakeholder que toma las decisiones importantes. Podemos aportar valor en cualquier fase, pero la adaptación o creación de un edificio desde cero pudiendo incorporar medidas de sostenibilidad que sirvan para la obtención de certificaciones Leed, Breeam y Well garantiza una diferenciación y un mejor posicionamiento del activo en el sector.

 

¿Cómo han evolucionado los espacios de trabajo en los últimos años?

La arquitectura del futuro ya está aquí y surge como respuesta a la violenta irrupción de las nuevas tecnologías en todas las facetas de nuestra vida. Hemos adaptado los espacios de trabajo y recreación a las necesidades de las nuevas generaciones que se incorporan al mercado laboral. Trae consigo propuestas innovadoras que multiplican las experiencias del usuario mediante la correcta conjunción de zonas de trabajo colaborativo y de concentración con un único factor común, garantizar la disponibilidad de la mejor conectividad para elevar la productividad potenciando la creatividad y mejorado el clima emocional. La captación y retención del talento se logra haciendo que nuestros trabajadores se identifiquen con nuestros valores y consigan desarrollar su potencial en ambientes colaborativos y dinámicos. Atrás quedaron los cubículos, ahora tenemos espacios para reuniones informales insertados en zonas de open space, salas polivalentes para presentaciones y conferencias que puedan ampliarse o reducirse con mobiliario de diseño, zonas de coworking donde los usuarios pueden presentar y buscar financiación para sus proyectos o simplemente seleccionar un equipo multidisciplinar para desarrollar un proyecto piloto.

El modelo coworking sigue creciendo, ¿qué futuro tiene?

Esta forma de trabajo ha venido para quedarse. Las nuevas generaciones no saben estar desconectadas de su entorno y si podemos ofrecer diversas tipologías de espacio dentro de la misma oficina, la creatividad y el bienestar del trabajador se disparan consiguiendo una mayor retención del talento y una mejor productividad a todos los niveles. Hay muy pocos sectores en los que no se estén desarrollando proyectos piloto de espacios de trabajo flexibles. Hay que tener muy en cuenta que esa flexibilidad en los puestos de trabajo sin asignación permite diseñar espacios más optimizados. Los centros de negocio desempeñan un papel muy importante al ofrecer una capacidad de crecimiento y reducción de plantilla de manera prácticamente inmediata. Equipos enteros de grandes organizaciones se están desplazando a centros de negocios y no es una tendencia, es un cambio estructural muy positivo que refleja hasta qué punto las empresas han entendido que no se pueden crear ni conseguir nuevas oportunidades de negocio de manera aislada.

 

¿Qué proyectos destaca en la trayectoria de SDV?

Tenemos la suerte de contar con clientes con proyectos innovadores que nos motivan a superarnos diariamente. El más complicado que hemos abordado ha sido la sede corporativa de IWG en Barcelona por el plazo de ejecución: 3.800 metros cuadrados en dos meses y medio. El más apasionante, el Spaces de María de Molina 41 en Madrid, nuestro primer proyecto desarrollado íntegramente en BIM.

Compartir