“El objetivo ahora es reducir el consumo energético de nuestros equipos”

 

Luis de Mesa

Director general de Estudio Técnico Luymar

 

A punto de cumplir 30 años, Luymar ha pasado de ser una pequeña empresa familiar que se introdujo en el mercado fabricando equipos de ventilación a convertirse en uno de los líderes del mercado español, mirando de tú a tú a las multinacionales del sector con sus novedosos equipos de recuperación de energía.

¿Cómo ha evolucionado Luymar en 30 años?

Hemos crecido muy despacio, tuvimos una primera etapa en una nave alquilada de 400 metros cuadrados con maquinaria de segunda mano; en la segunda etapa nos mudamos a unas instalaciones mayores, ya con maquinaria propia y diseñando nuestros propios equipos, que fabricábamos como gama blanca para marcas muy importantes del sector. En 2007 creamos nuestra propia marca, cuando se aprobaron el nuevo reglamento de instalaciones térmicas (Rite) y el nuevo código técnico de edificación (cte), y el 1 de enero de 2018 nos mudamos a nuestra sede actual, con una superficie de 5.500 metros cuadrados y 25 empleados.

 

¿Cómo se adaptaron a ese nuevo reglamento?

Cuando empezamos, el objetivo principal era extraer el aire viciado de lugares como discotecas y hospitales. El Rite fijó el objetivo principal en la introducción de aire limpio en esos espacios y el uso obligatorio de recuperadores de energía. Nosotros llegamos con una pequeña ventaja porque éramos la única empresa de fabricación española que ya estaba adaptada al Rite. Llevábamos desde 2000 desarrollando equipos de recuperación de energía para clientes europeos. En el norte, al tener temperaturas más frías, necesitan ventilar las casas sin abrir las ventanas. Estos equipos hacen un intercambio de energía entre el aire que sale y el que entra sin que se mezclen, utilizan la energía que se tira con la extracción de aire para calentar el que entra en invierno y enfriarlo en verano. En 2014 se aprobó el reglamento de diseño ecológico para los fabricantes de toda la Unión Europea, con un periodo de adaptación, y también estábamos listos el primer día.

¿Cómo mantienen esa ventaja frente a sus competidores?

Al ser una empresa pequeña, todos atendemos las llamadas de cualquier instalador al que le surja un problema o una duda. No tenemos un servicio técnico donde hablas con una centralita, tenemos un trato muy personal y directo. Además, colaboramos mucho con centros de formación de la Comunidad de Madrid y del ayuntamiento de la capital, impartiendo cursos y con alumnos en prácticas.

 

¿Cuánto invierte Luymar en I+D?

Mantenemos una inversión del 5% de nuestra facturación en I+D, que creció con la construcción de las nuevas instalaciones, donde tenemos un laboratorio de 200 metros cuadrados que usamos también para probar todos los equipos que salen de fábrica. En treinta años que vamos a cumplir, hemos hecho sólo dos servicios técnicos fuera de la fábrica, lo que demuestra que trabajamos con unos estándares muy altos de calidad, montaje y profesionalidad.

 

¿En qué innovaciones están trabajando?

En recuperación de energía está inventado casi todo, son pequeños detalles los que nos distinguen. Ahora estamos centrados en mejorar la eficacia de los equipos, en muy estrecha colaboración con nuestros proveedores, que son los mejores del sector. El objetivo es reducir el consumo energético en los motores eléctricos, aunque nosotros ya estamos en la categoría IE5 y los competidores siguen en IE3.

Compartir