Una empresa toscana de dimensión europea

 

Jose Luis Perez

Director General de Industrie Cartarie Tronchetti Ibérica

 

Hablar de ICT, una de las compañías más importantes en fabricación de papel tisú a nivel europeo, es hablar de una empresa 100% propiedad de la familia Tronchetti. La Toscana es sinónimo de belleza y arte, pero sus provincias también albergan una fuerte tradición comercial e industrial. Lucca concentra la mayor producción de papel tisú de Europa y es uno de los mayores clústers del papel tisú en el mundo.

¿Cómo son los inicios de un grupo como ICT?

En Lucca, la familia comienza su actividad industrial en 1970 fabricando papel derivado de la paja para envolver alimentos. Del papel marrón tipo “el elefante” pasamos, en la década de los 70 con la llegada de la multinacional Scott Paper, a un papel higiénico fabricado con 100% celulosa que cambió los hábitos de consumo. Esta evolución podía ser entendida como una amenaza, pero ICT la convirtió en una oportunidad y decidió instalar una máquina de bobinas para competir con Scott. En pocos meses, ICT se convirtió en el principal proveedor de bobinas del mercado italiano.

 

Y llegó Foxy…

En el año 1982 da el salto definitivo al mercado doméstico lanzando la marca Foxy. Los elevados costes logísticos dificultaban seguir exportando desde Lucca y había que dar un salto al exterior para estar cerca de las grandes urbes de consumo. El reto económico era importante por ser un negocio de “capital intensivo”. Sobre un mapa europeo se identificaron 3 puntos estratégicos. Kostrzyn (Polonia) fue la primera elección por la cercanía y potencial del mercado alemán, además de España y Francia. El objetivo era dar servicio a gran parte del mercado europeo.

Foxy es nuestra marca estratégica y a lo largo de estos años se ha convertido en una marca de referencia para el consumidor por su calidad e innovación. Algunos productos como Seda, Mega3 y Tornado Azul son líderes en su categoría por su calidad premium. Pero no podemos olvidar las llamadas “marcas blancas”: en el mercado representan más del 70% del consumo y desde ICT producimos para gran parte de ellas. En estos años hemos construido con nuestros clientes una sólida reputación de confianza. También mantenemos nuestra tradición de venta de bobinas a las pequeñas y medianas empresas que trabajan en el sector “fuera del hogar”.

Y todo ello nos lleva hasta el día de hoy. ¿Cuál es la situación actual?

La experiencia ha sido y sigue siendo apasionante. El Grupo ICT ha multiplicado por 7 su facturación en 20 años (761,4 MM €), da trabajo a más de 1.600 personas y la capacidad productiva nos ha situado en el “top 7” de las empresas de tisú en Europa. La ventaja de ser una empresa familiar es que hemos podido planificar a largo plazo y acometer importantes inversiones, más de 750 MM € en los últimos 20 años, sin la presión excesiva del retorno de la inversión.

 

¿Qué secretos hay para llegar hasta aquí?

Un elemento fundamental de este éxito empresarial ha sido la firme decisión de contratar el 100% del personal en las diferentes zonas. Seleccionamos gente joven con buena actitud y competencia a quienes inculcamos nuestra cultura del negocio. Todo ello ha creado un gran sentimiento de pertenencia y estamos muy orgullosos de todo lo que nos aportan.

El otro es que mantenemos un diálogo constante con los consumidores y clientes para identificar oportunidades. Desde ICT proponemos innovadores y exclusivos productos, algunos de ellos patentados, respetando los más altos estándares de calidad.

 

Hablemos de su planta en España…

ICT Ibérica, en Zaragoza, es un centro logístico estratégico por su equidistancia con los principales centros de consumo. Aun cuando iniciamos nuestra actividad comercial en 1999, fue en 2005 cuando inauguramos la planta de El Burgo de Ebro. La elección ha sido perfecta porque nos ha permitido construir un centro de Excelencia Productiva, con gente local y su proximidad geográfica nos permite vender en el mercado francés.

En la planta hemos invertido más de 260MM € y recientemente hemos finalizado la 2ª fase. Hemos incorporado las últimas tecnologías de producción además de automatizar gran parte de nuestros procesos logísticos con la instalación de un almacén automático de gran capacidad. El negocio ha crecido de forma exponencial con una facturación estimada en 2019 superior a 210 MM €, dando empleo directo a más de 280 personas, y esperamos seguir creciendo.

¡Y todo ello sin olvidar su compromiso con las personas y el medio ambiente!

El consumidor nos reconoce por nuestro compromiso con UNICEF. Este año hemos iniciado la maravillosa campaña “Niñas en la escuela” en Costa de Marfil cuyo objetivo es la escolarización completa de 3.500 niñas en riesgo de exclusión. Esta campaña durará 3 años y Foxy, además de una importante aportación económica, la difunde en sus referencias más representativas y a través de los principales medios de comunicación.

Por otro lado, asumimos nuestro compromiso con el planeta. Nos aprovisionamos de celulosa 100% certificada (FSC-PEFC) que garantiza el equilibrio de nuestros bosques; las certificaciones IFS y Ecolabel avalan nuestros procesos productivos. Hemos realizado fuertes inversiones tanto en la reducción del consumo energético, como para  garantizar la seguridad y salud de nuestro personal, y estamos dando grandes pasos en la implantación de la “economía circular” en toda la planta, lo cual reafirma nuestro compromiso con la Sostenibilidad del Planeta.

 

Y después de 50 años en el mercado, ¿hacia dónde va ICT?

Queremos ser el productor de referencia para nuestros clientes y consumidores por la confianza que aporta la calidad del producto, la flexibilidad del servicio, la innovación, la responsabilidad social y la sostenibilidad. Para ello contamos con la implicación de todo nuestro personal y el respaldo y confianza de nuestro Grupo.

Compartir