“Mis zapatos como una filosofía de vida”

 

Javier Morato

 

JMVC es una propuesta con valor añadido por su fabricación artesanal, materia prima y trazabilidad del proceso productivo. Exigente en todos los pasos, elegante y diferente. Javier Morato, su creador, dejó la banca para satisfacer a “mentes creativas e inconformistas, sin miedo a combinar estilos y colores sin entrar en conflicto con lo clásico y atemporal”. Pero no se queda ahí…

La melodía de los zapatos JMVC es…

Si tuviésemos que elegir un estilo musical con el que sentirnos identificados sería el Jazz: a simple vista parece fácil pero cuando profundizas te das cuenta de la complejidad. Sin un estándar definido como para ser delimitado fácilmente, elegante como para quedar siempre bien en cualquier ambiente, sin estereotipos comerciales de la industria y con un “componente social” que da sentido a su existencia.

 

Dicen que la tercera generación es la que encumbra o lleva a la quiebra una empresa familiar, en tu caso ha dado un salto cualitativo…

Tengo la plena convicción que el destino ha querido prepararme durante casi 20 años en una carrera (en la banca) que nada tenía que ver con mi legado familiar, para afrontar este reto de tercera generación desde una óptica que nada habría tenido que ver si hubiese seguido, como mis hermanos, la tradición desde abajo. En nuestro caso partíamos de una industria, de un modelo de negocio, que había entrado ya en quiebra. En gran parte si es cierto que por la falta de adaptación a los cambios en la demanda, las exigencias del mercado y, porque no decirlo, los miedos al cambio.

Y es precisamente este el mayor de los retos de este proyecto, luchar contra esos miedos, salir al mercado con la confianza de alguien que sabe hacer bien las cosas, porque nuestra historia nos avala. Quitarnos complejos y comenzar de cero si hace falta para adaptar nuestras estructuras productivas, nuestros diseños.

 

Pero sin perder de vista los orígenes, ¿saber de dónde venimos es básico para no perder el rumbo de dónde queremos llegar?

La marca Javier Morato siempre va acompañado de Valverde del Camino (JMVC), no se entiende por separado. Javier Morato puede ser un sastre, un relojero o un banquero… pero Javier Morato Valverde del Camino no deja lugar a dudas, es un zapatero. Orígenes humildes, familiares y auténticos que queremos compartir con todos, ponerse unos zapatos de Javier es formar parte de algo mayor, es ser partícipe de una historia forjada desde unos cimientos firmes pero que ahora miran a un futuro nuevo e incierto que queremos cabalgar juntos con positividad y convencimiento. Detrás de todo este proyecto hay un objetivo más amplio consistente en el reposicionamiento de la industria local. Hablamos de un modelo totalmente español, que busca hacer de nuestra industria artesanal un modelo competitivo, nuevo, innovador, transparente. Con una responsabilidad social corporativa comprometida y fuerte; con el medio ambiente, con la igualdad de género, con la formación a jóvenes para que no se pierda el oficio, poner en valor al capital humano, reforzar las estructuras y hacer de Valverde un verdadero clúster de la industria zapatera.

¿Cómo definirías tus zapatos?

Defino mis zapatos como una filosofía de vida, lo que he vivido en casa desde pequeño. El despertar por las mañanas y oler a piel en casa en vez de a café como en el resto de los hogares. Estar de bebé en el parque-cuna al lado de la máquina de coser de mi madre, ver pasar por casa jinetes a tomarse la medida para que sus botas de montar se ajustaran de forma perfecta al pie y la pantorrilla. Conseguir esa comodidad que hoy por hoy es nuestro principal valor.

Ver a nuestro padre adaptando patrones, hormas, cosiendo a mano las botas. De sol a sol y con solo un objetivo: ver la cara de satisfacción del cliente cuando se calzaba; no había más. Daban igual las horas, si era o no fin de semana o festivo porque para ellos (mamá y papá siempre juntos) eso era su vida.

 

¿Cómo es la nueva colección?

Nuestra colección (que presentaremos el 8 de Mayo en nuestro showroom de Madrid) más que una propuesta de colores o tendencias es una declaración de intenciones, ofrecer los zapatos artesanos mas cómodos del mundo, apropiados para cada ocasión y para cada necesidad. Me inspiro en mis orígenes y raíces que los combino con los 4 países en los que he vivido en mis últimos 20 años trabajando en banca.

Así intentamos mezclar lo clásico y atendencial con lo diferencial e innovador en el mercado, un zapato con carácter y personalidad dirigido a un tipo de hombre que demanda exclusividad acorde con su estilo.  Conviven perfectamente una línea central de productos atemporales en colores negros, marrones y burdeos en una horma redonda clásica, con otra donde coqueteamos con grabados, combinaciones de colores y texturas de pieles imposibles, en una horma algo más agresiva. Además de nuestra colección cápsula de slippers donde puedes dejar tu mente libre porque seguro que encuentras algún modelo acorde con tu personalidad.

 

También estrenas tienda propia en Madrid, ¿qué vamos a encontrar?

Con nuestra primera tienda propia pretendemos trasladar la esencia de Valverde del Camino al centro de Madrid (C/ Alamirante, 6), con un concepto atelier donde además de nuestra colección ready to wear podrás valorar in situ nuestras pieles, catálogo de colores, hormas y patrones para diseñar tu producto exclusivo.

Te atenderán asesores especializados en protocolo que podrán orientarte hacia la mejor opción. Adicionalmente puedes encontrarnos en la tienda Ana Urgel (Boadilla del Monte, Madrid) y en Luo Men’s Wear (Andorra). También estamos en todas las sastrerías Tom Black, y en breve abriremos nuestra tienda online con un concepto también diferencial que ya veréis.

A partir de aquí, nuestra vocación es internacional, llevando la marca España por bandera y con plenas garantías y confianza. Así estamos en negociaciones con diferentes multimarca europeas y en julio nos vamos al Fashion World Tokyo de la mano de FICE.

Compartir