“Los clientes nos buscan para participar en su diseño electrónico en mercados muy regulados y para desbloquear su entrada en ellos”

 

Álvaro Eguinoa

director general de SafeTwice

 

SafeTwice nació en Barcelona en 2016 para apoyar a empresas que enfrentan normativas específicas en su producto electromecánico. Para ello ofrece servicios de ingeniería de alto nivel, implantando normativas, apoyando el desarrollo y certificación de productos implicados en seguridad funcional. Asimismo, fabrica componentes y software especializado de gestión de sistemas electromecánicos, con componente normativo en el mercado europeo.

¿Cómo ayuda SafeTwice a gestionar la tecnología que utilizan sus clientes?

La integración de la electrónica en todo tipo de productos ha generado nuevas necesidades de conocimiento y gestión. Normativas que suponen grandes transformaciones, y conforman barreras de entrada que limitan la capacidad de competir de muchas empresas. Son sectores de gran carga tecnológica, como automoción, ferroviario y otras industrias específicas, donde se exigen estándares de madurez de software como A-Spice, de seguridad funcional (EN-50126, ISO 26262, ISO 62061…) o de ciberseguridad (ISO 21434) que no son comprendidas con facilidad. Apoyamos la transición de nuestros clientes hasta convertirlos en actores diferenciados de su sector. A partir de ahí, somos un proveedor solvente para sus necesidades de desarrollo de producto. Trabajamos con la tecnología acorde a cada sector en el que nos ubicamos. Aunque manejamos mucho conocimiento transversal, nos especializamos cuando corresponde. Y en el trabajo de implantación con los clientes, descubren que mejoran en el proceso.

¿Qué papel ejerce SafeTwice en el tejido industrial en el que se ubica?

Somos acompañantes y consejeros en la transformación y proveedores de servicios y componentes una vez estabilizados. Participamos en proyectos de larga duración para gestionar el cambio que supone enfrentar nuevas normativas, y suministramos nuestros equipos y software para procesadores ferroviarios e industriales.

 

¿En qué se diferencia SafeTwice de sus competidores?

La industria busca soluciones rápidas porque el tiempo de desarrollo se acorta. Como la gestión de sus clientes se hace difícil, asumen el gasto extra y aplican fuerza bruta, empleando enormes equipos de trabajo. Y los costes de ingeniería se intentan diluir en el coste recurrente de la pieza. Este modelo es ineficiente, pero al ser de muy bajo riesgo para el proveedor, parte de nuestros competidores se adhiere. Nosotros crecemos aumentando el conocimiento para mejorar servicios. Por eso no vendemos fuerza bruta, sino lo que se necesita en cada caso en beneficio del cliente.

 

¿Cómo cree que va a evolucionar la gestión de la tecnología de las empresas en el futuro?

Nos amenaza un colapso. El modelo de empleo masivo de recursos para desarrollar electrónica se acaba; en toda Europa se buscan ingenieros. Y los costes de deslocalización de personas son enormes. Se precisan proveedores que aporten valor por sí mismos y que permitan mejorar la competitividad. Para ello las empresas deben redefinir sus competencias clave –somos un país de mucho “aquí lo hacemos todo”– y aprender a controlar el resto de actividades que conforman su producto.

Compartir