“Hemos convertido grandes restaurantes de carretera en acogedores bares de barrio”

 

Goyo Rodríguez

Socio de Javalambre Restauración

 

En 2012, dos socios, Santiago Sánchez y Goyo Rodríguez, abrieron por primera vez el restaurante del km 92 de la A-23, a 20 quilómetros de Teruel y con 7 trabajadores. Hoy poseen 2 restaurantes de carretera (Sierra de Javalambre y Valle del Jiloca), y están a punto de abrir un tercero, facturan 3.5 millones de euros anuales y cuentan con 65 trabajadores. Todo esto les ha llevado a ganar premios como la PYME del año 2019 o situarse en el puesto 19 en el ranking nacional de empresas Gacela, empresas con mayor crecimiento de España. Hablamos con Goyo Rodríguez del secreto de este éxito.

Un crecimiento espectacular y en una zona nada fácil…

Estamos en Teruel, una zona de España donde es muy complicado crecer más porque no hay personas para contratar. El activo más grande de esta empresa es nuestro personal, tenemos el mejor equipo humano trabajando en nuestras instalaciones. Un 60% de nuestros trabajadores son mujeres, invertimos en planes periódicos de formación e intentamos dar las mejores condiciones y el mejor trato posible a nuestros empleados, pero no hay más gente. Nuestro personal, junto con la calidad del producto, la limpieza y el precio hacen de nuestra área de servicio un bar con un trato cercano a sus clientes.

 

¡Aun así, el año que viene abrís un nuevo restaurante!

Sí, en La Puebla de Valverde, en la misma salida 92 de la A23 donde se encuentra el Rte. Sierra de Javalambre. Allí creemos que encontraremos más personal, por la cercanía a Teruel. Compramos 20.000 m2 en la misma salida de la autovía, en los que estamos haciendo un restaurante de 1.100 m2 de planta y contará con 26 habitaciones en el piso superior, junto con un aparcamiento para más de 100 camiones y turismos. Pero seguiremos con la misma forma de trabajar que nos ha traído hasta aquí.

¿Y cuál es?

En primer lugar, nos gusta lo que hacemos. Luego la constancia: abrimos 24 horas al día y tenemos la cocina abierta dando menús de 7 a 23 h. ininterrumpidamente, y  durante la noche siempre tenemos producto en el mostrador para tomar un tentempié.  A partir de ahí, trabajar con nuestras 4 máximas: calidad del producto, la limpieza, precios ajustados, y la relación familiar con el cliente. Hemos conseguido convertir grandes restaurantes de carretera en acogedores bares de barrio donde nos preocupamos por lo que el cliente necesita y lo tratamos con cercanía y cariño para que se sienta como en casa.

También es el enfoque que le damos: comida casera, variada, guisada y cocinada cada día… rapidez en el servicio, y los extras como las duchas o los aparcamientos video vigilados, que acabamos de ampliar en Villafranca hasta 350 plazas de camiones articulados y se está ampliando en La Puebla de Valverde en 100 camiones más hasta 200 plazas.

 

¿Qué tipo de cliente os visita?

Depende mucho del momento, entre semana lo más habitual es el camionero, viajantes comerciales  y  trabajadores que se desplazan por la autovía. Cuando llega el fin de semana, puentes y periodos vacacionales, son cientos de familias las que viajan por ocio y hacen parada en nuestras instalaciones, de hecho, en Villafranca pusimos un parque infantil cerrado y vigilado pensando en los niños. También nos visitan cientos de extranjeros, camioneros algunos y otros turistas, a los que les vendemos producto local de nuestras tiendas y lo llevan a degustar a sus países de origen.

Compartir