“El aceite de orujo posee unas cualidades únicas para la fritura y la cocina”

 

Antonio Gallego Díaz

Director comercial

 

ACOLSA es una refinería de aceite de orujo de oliva cuyo objetivo es consolidarse como la mejor alternativa en el mercado para el suministro de aceites refinados para fritura y cocina. Nació en 1.985 en Dos Hermanas, Andalucía, donde sigue en la actualidad. Los socios fundadores fueron Antonio Gallego Romero y Antonio Astolfi Cuesta, que procedían de familias de tradición aceitera. Hoy hablamos con Antonio Gallego Díaz, Director comercial de ACOLSA.

Tantos siglos de aceite y aún se sigue innovando…

Efectivamente. Nosotros pertenecemos al sector orujero, un sector que no ha parado de innovar hasta permitir hacer sostenible toda la cadena de producción del aceite de oliva, valorizando todo el subproducto del olivar, el alpeorujo. Gracias a ello, ahora obtenemos, por un lado, aceite de orujo de oliva, y por otro, biomasa para las centrales eléctricas.

La labor de ACOLSA se centra en la refinación de ese aceite de orujo que producen las extractoras de orujo y que tras su proceso de refinación se obtiene el aceite de orujo refinado.

 

Habláis del aceite de orujo como ese gran desconocido, ¿por qué?

Porque se trata de un aceite que posee unas cualidades únicas para la fritura y la cocina, pero hasta hace muy poco no se le ha empezado a dar la difusión en el mercado, aunque es un producto de mucha calidad y se merecería desde hace tiempo esta difusión. Posiblemente el motivo de que no se haya popularizado antes sea porque no es un producto que abunde, ya que su producción anual no pasa del 5-6% de la producción anual de aceite de oliva.

 

¿Qué cualidades tiene el aceite de orujo?

Es un aceite muy resistente a la degradación por la temperatura elevada debido a su alto contenido en ácido oleico y que al tener un sabor neutro potencia el gusto original de los alimentos. Estas dos cualidades lo hacen muy recomendable como aceite para freír o cocinar. Otra ventaja que no debemos olvidar es que, al proceder del olivar, es un aceite sano por su composición en triglicéridos monoinsaturados y compuestos menores como el escualeno, fenoles y tocoferoles.

¿Hacia qué mercados va destinada vuestra producción?

Nuestra producción, actualmente, va destinada a los mercados exteriores como Estados Unidos, India, Reino Unido, Italia, Alemania, Rusia o los Países Árabes. En España se está llevando a cabo de un tiempo para esta parte una importante labor de difusión a través de ORIVA, la interprofesional del aceite de orujo, para trasladar al consumidor las cualidades de este aceite.  Todo el sector espera que esta labor de promoción e investigación dé sus frutos para que el consumidor a nivel nacional conozca esta alternativa existente en el mercado. Lo que buscamos con ello es que la mayor parte del aceite de orujo se consuma en España en lugar de exportarse a los mercados exteriores.

 

Pero el aceite de orujo no es el único producto que sale de Acolsa…

Efectivamente. Durante la refinación del aceite de orujo se generan subproductos, como los ácidos grasos de orujo, que son tratados posteriormente para obtener el escualeno, que es un antioxidante con un alto valor para los productos cosméticos. También, y en una fase posterior, se obtienen las oleínas, que es un subproducto destinado a la alimentación animal.

 

Estáis en la mayor zona de olivos del mundo, Andalucía, no hay un mejor lugar para una empresa como la vuestra…

Sí, creo que estamos en el sitio idóneo. La producción de aceitunas en el área andaluza se está multiplicando de manera exponencial los últimos años y por ello, el sector orujero responsable de recibir, procesar y valorizar todo el subproducto que genera la almazara tiene un papel esencial en la cadena de producción del aceite de oliva, ya que sin la existencia y el esfuerzo inversor del sector orujero no hubiera sido posible desarrollar el aumento en superficies de olivares en Andalucía. Y esto es por una sencilla razón, y es que el subproducto generado tras la molienda de aceitunas no sería tratable ni sostenible, por lo que se tiraría gran parte de su valor.

 

¿A quién dais servicio?

Fundamentalmente nuestros clientes son plantas envasadoras que reciben el aceite de orujo refinado a granel en camiones cisternas y éstas lo envasan haciendo un coupage con un porcentaje de aceite de oliva virgen extra. La mezcla de estos dos aceites da lugar al producto que se comercializa con la denominación de “aceite de orujo de oliva”.

 

¿Qué os diferencia de otras empresas que dan el mismo servicio?

Desde los inicios de la compañía, los socios fundadores priorizaron la calidad del producto por encima de otros factores, lo que ha dado lugar a que la mayoría del esfuerzo inversor se ha focalizado en conseguir un proceso que ha permitido obtener un producto final estandarizado y superior en calidad al resto de refinerías de aceite de orujo.  De hecho, somos una refinería con un proceso único en refinación que se ha perfeccionado tras el desarrollo de un proyecto I+D+I, con unos exigentes controles de calidad implantados y que con la ayuda de todo el equipo humano que integra ACOLSA logramos un resultado muy satisfactorio.

Compartir