“Quien tenga guardadas las células de su cordón umbilical tiene un tesoro”

 

Irene López y Rubén Alonso

Directores de Secuvita

 

En 1997, un grupo de médicos alemanes crearon el Grupo Vita 34 al que se unió, mediante adquisición en 2010, Secuvita, una empresa cuyo objetivo era conservar sangre de cordón umbilical como fuente de células de calidad. Con 215.000 muestras en toda Europa, 23.000 de ellas españolas, 40 pacientes se han beneficiado ya de que sus padres decidieran conservarlas cuando nacieron.

Sólo 40 pacientes tratados hasta ahora, ¿es eso bueno o malo?

Estamos en una fase inicial porque las primeras muestras las guardamos en 2006, y esos niños todavía son jóvenes. Esto es una apuesta de futuro, y somos el banco privado de cordón umbilical más importante de Europa en número de trasplantes, con el doble que el siguiente. Uno de los últimos se ha efectuado en el hospital Niño Jesús de Madrid, en una niña con neuroblastoma, y está curada. En ese caso, nos felicitaron por nuestra forma de trabajar, y es que para nosotros el eje central es el paciente, esta niña que se ha sanado es la que da sentido a todo esto.

 

Y como empresa, ¿es rentable?

Secuvita opta por un modelo de empresa en el que prima la calidad. El precio es más caro, pero entendemos que en salud no hay opción, has de elegir siempre lo mejor. No somos una empresa que haga descuentos o baje precios. Los procesos de calidad que seguimos son los más rigurosos, y cumplimos las certificaciones más exigentes a nivel internacional, como el GMP y la Fact-NetCord. Eso implica que las muestras que guardamos se pueden utilizar en cualquier parte del mundo. Y es algo accesible, se lo puede permitir cualquier persona que se pueda comprar un vehículo normal. Por 200 euros al mes durante un año, puedes conservar la sangre del cordón umbilical durante 25 años, todo incluido. Y eso hoy en día, que cualquier familia, como poco, gasta cien euros al mes en telefonía móvil.

Además de la calidad, ¿en qué se diferencian de sus competidores?

Una diferencia muy importante es que nosotros, con la sangre del bebé, fabricamos un medicamento, y nuestros competidores se limitan a guardar sangre. Es fundamental que los padres, cuando crioconservan la sangre de sus bebés, tengan la completa seguridad de que si un día la necesitan, la van a poder utilizar. Somos los únicos que les entregamos un certificado que aporta seguridad, garantía y estabilidad legal. Otra diferencia es que somos una empresa muy solvente, porque el fin último es poder utilizar esta muestra el día de mañana, y para eso es muy importante que la empresa siga aquí.

 

¿Qué aplicaciones tiene esa sangre?

Hay 80 indicaciones médicas autorizadas para tratar enfermedades con la sangre del cordón umbilical. Y a veces no se utiliza para tratarla sino para restablecer el sistema inmune tras la curación con procesos como radioterapia y quimioterapia. El cordón umbilical seguirá siendo siempre la mejor opción, porque son las células más jóvenes y vitales. Quien tenga guardadas las células de su cordón umbilical tiene un tesoro, que dura toda la vida, aunque de momento tiene un único uso.

 

¿Adónde nos llevará Secuvita en el futuro?

Vamos a intentar, con terapias avanzadas, potenciar la inmunidad de las células y asociar a ellas proteínas que permitan identificar dianas terapéuticas. También conservaremos células de adultos sanos, como prevención para cuando las necesiten. Las células mesenquimales se convertirán en una fuente inagotable para tratamientos regenerativos, desde articulaciones hasta fines estéticos.

Compartir