“La felicidad del cliente empieza con la del empleado”

 

Nono Sancho

Propietario de KE Sotogrande

 

KE es sinónimo de sentirse como en casa, por eso, además de por su buena cocina, KE es conocido por su excelente y amable servicio. Años de pasión e intenso trabajo han dado lugar a una gran familia de profesionales que son el motor de su éxito. Esta aventura impulsó el Grupo KE, un grupo de servicios de hostelería formado por varias empresas de alquiler y venta de menaje (KE Alquila y Hostelsol), servicio de restauración en áreas de servicio (AP7 y AP4), publicidad (KE Magazine) y comercio (El Almacén del Puerto), que cuenta con más de 180 empleados y que lo han convertido en un referente hotelero de Andalucía. Hablamos con Nono de su filosofía, sus valores y de disfrutar la vida.

Nono Sancho procede de una saga de hoteleros que inició su abuela paterna, Gloria Jiménez, con el parador de Fuentebravía en el Puerto de Santa María. Su padre, Antonio Sancho, se trasladó a Tarifa en el año 1953 donde creó y gestionó varios de los hoteles más emblemáticos de la zona, entre ellos, el Hotel Mesón de Sancho, del que aún continúan siendo propietarios. Hace tres décadas, Nono decidió emprender su camino de forma independiente y comenzó, junto a su mujer Silvia, la que sería la gran aventura de sus vidas: KE. Como anécdota, Nono siempre cuenta que sus hermanos Marta y Hernando le prestaron las primeras 200.000 pesetas. KE comienza como un bar de copas, en el que ambos trabajaban junto a un único empleado. Más adelante introdujeron lo que durante muchos años fue y sigue siendo su producto estrella: las baguettes. KE siguió evolucionando y a día de hoy es un referente gastronómico, con una gran variedad de platos de máxima calidad y creatividad.

 

 

 

¿En el año 90 pensabas que KE podía llegar a ser lo que es hoy?

La verdad es que no. Cuando empezamos con este proyecto hace ya 30 años, Sotogrande era el lugar de vacaciones de un reducido grupo de familias. Ambos hemos ido evolucionando y creciendo de la mano, y a día de hoy Sotogrande ya es residencia habitual de muchos y KE es uno de los principales puntos de encuentro de la zona.

 

Siendo Sotogrande un lugar al que van muchas personas de vacaciones, ¿te planteaste en algún momento abrir solo en temporada?

Nunca. Uno de los éxitos de KE son los profesionales con los que trabajo y sería muy difícil crear equipo si no convivo diariamente con ellos. Entiendo que para ellos también sería complicado si no hubiese un proyecto que les diese estabilidad durante todo el año. Para mí, la felicidad del cliente empieza con la del empleado.

 

¿Qué es KE Sotogrande para ti?

A nivel personal, KE ha sido la aventura de mi vida; 30 años de pasión, sacrificio y entrega diaria a este proyecto. Pero, sin duda, lo mejor de KE son las personas que lo forman. Tengo la suerte de contar con un equipo de profesionales muy sólido e involucrado, y con unos clientes que nos apoyan y siguen apostando por nosotros día tras día. Desde aquí me gustaría agradecerles a todos ellos su fidelidad y lealtad. Sin ellos, nada de esto sería posible.

 

¿Es tan sacrificada la hostelería como se dice?

Yo me he criado en este mundo, de hecho nací y viví en un hotel durante toda mi infancia. Siempre vi a mis padres trabajar en el mundo de la hostelería y es a lo que estoy acostumbrado. Hoy por hoy ya no me parece tan sacrificado, o por lo menos no en KE. Cuando empezamos sí fue duro, de hecho yo me perdí toda la infancia de mi hija, porque es un trabajo que requiere muchísimo tiempo y energía, pero gracias a ella y a mi mujer que lo comprenden y me apoyan, todo ha sido más fácil.

 

¿Has pensado en jubilarte?

Sí, todos los días, pero cuando llego a KE por la mañana y veo cómo trabaja mi gente, me es imposible abandonarlos. El día que me vaya será porque los dejaré mejor que conmigo o porque Dios quiera.

 

¿Cuál es el secreto para formar un equipo tan bueno?

Intento ponerme en su lugar  y ayudarles en lo que puedo, tanto en lo personal como en lo profesional, ya que ambas cosas van de la mano. Creo que es muy importante pensar en la calidad de vida del equipo.

¿Hay algo dentro de la profesión que te moleste?

Sí, me molesta bastante la competencia desleal. Aunque la mejor respuesta ante una situación así es centrarte en tu trabajo y tratar de sacarlo de la mejor forma posible, al final las cosas cuando se hacen bien y con cariño tienen su recompensa a largo plazo.

 

¿Qué es para ti Sotogrande? 

Para mí lo tiene todo, sol, playa y campo, pero sobre todo Sotogrande es un estilo de vida.

 

¿Y puerto Sotogrande?

Es mi segunda casa y un ejemplo de puerto bien gestionado y cuidado.

 

Hemos visto que el grupo KE está formado también por otras empresas que tienen que ver con el mundo de la hostelería. Entre ellas nos ha sorprendido ver que también hacéis una revista, ¿de qué va?

Silvia, mi mujer, con la ayuda de su amiga Nena, crearon hace diez años una revista vinculada a esta zona, en la que hablan sobre gastronomía, viajes, arte, paisajismo y hacen entrevistas muy interesantes a personajes que estén conectados de una forma u otra con el sur de Andalucía.

 

¿Algún nuevo proyecto?

El próximo invierno, acometeremos una reforma importante para conseguir integrar el salón con la terraza y daremos algunos retoques a la decoración.

 

Aparte de trabajar ¿cuáles son tus aficiones?

Con los años he aprendido a organizarme mejor el tiempo, trabajo bastante en temporada y después en invierno me queda tiempo para disfrutar de mis aficiones. Soy un apasionado del motor, cualquier cosa que tenga gasolina y que se mueva por mar y tierra y de la mecánica en general. También disfruto mucho de la naturaleza.

 

¿Te consideras buen cocinero?

Soy bastante creativo y tengo “buena mano”, ahí lo dejo.

Compartir