“Cada segundo, nuestra tecnología impacta positivamente en la vida de más de dos personas alrededor del mundo”

 

María Vila

Directora General de Medtronic en España y Portugal

 

Medtronic es actualmente líder mundial en tecnología sanitaria, con ingresos alrededor de 600 millones de euros en España. Su origen se traslada a 1949 con el diseño de un marcapasos con batería portátil, lo que les dio un reconocimiento como empresa especialista en cardiovascular. A lo largo de los años, Medtronic ha seguido desarrollando otras tecnologías fundamentales para llegar a lo que es hoy: una compañía con soluciones para más de 70 patologías diferentes y un porfolio con más de 46.000 patentes. Hablamos con María Vila, Directora General de Medtronic en España y Portugal.

¿Qué tipo de patologías aborda la tecnología de Medtronic?

Nuestra compañía está organizada en cuatro unidades de negocio:

La ya citada unidad de Cardiovascular, que nos ha dado avances tales como el marcapasos sin cables más pequeño del mundo.

Nuestra unidad de terapias restaurativas, que engloba un subconjunto de terapias enfocadas a mejorar la calidad de vida de quienes padecen enfermedades crónicas tales como incontinencia -para la que hemos desarrollado un neuroestimulador que el paciente puede controlar desde un smartphone-, dolor crónico y epilepsia -para la que hemos desarrollado un sistema de cirugía láser que nos permite acceder a zonas del cerebro hasta ahora inaccesibles-. Dentro de esta unidad destaca también el área de Neurovascular, centrada en el abordaje del ictus, una patología que es hoy la segunda causa de muerte en nuestro país (la 1ª causa en mujeres).

Otra área importante para nosotros es la Diabetes. Aquí estamos especialmente orgullosos de haber lanzado este año en España el primer sistema híbrido de asa cerrada que automatiza y personaliza la administración de insulina basal las 24 horas del día. Este sistema es el más preciso que ha desarrollado la compañía, y cuenta con un software único en el mercado, capaz de predecir las hipoglucemias con unos 30 minutos de antelación y detener de manera automática la administración de insulina, brindando cierto alivio en el manejo y tratamiento constante que requiere una patología como la diabetes.

Además, con nuestra unidad de terapias mínimamente invasivas, estamos también presentes en los quirófanos de los hospitales. Trabajamos muy activamente en la capacitación y asistencia de los profesionales clínicos para la transición de la cirugía abierta a la cirugía mínimamente invasiva. Y este trabajo ya comienza a dar sus frutos en, por ejemplo, el abordaje de la obesidad mórbida, donde estamos demostrando que la cirugía bariátrica no sólo es el tratamiento más efectivo para lograr una pérdida de peso significativa y sostenida, sino que, además, en comparación con el tratamiento no quirúrgico, es una alternativa coste-efectiva en el tratamiento de la obesidad mórbida a corto plazo, siendo más efectiva y ahorradora de costes a medio y largo plazo.

Y por supuesto, seguimos trabajando en la innovación disruptiva. Por ejemplo, en términos de robótica, esto será un facilitador para cirugías mínimamente invasivas más avanzadas para cada situación en la que un robot puede proporcionar mejores resultados. Este será el siguiente paso natural.

¿Está preparado el sistema sanitario español para integrar estas nuevas tecnologías?

Este es, sin duda, el gran reto del sistema y, por ende, de la industria.

Desde la perspectiva del conocimiento, el sistema está más que preparado para esto. Tenemos excelentes profesionales sanitarios, muy bien preparados para la adopción de estas tecnologías innovadoras. El desafío es el presupuesto y, en el sector público, no hay perspectivas de que vaya a mejorar este escenario.

La proporción del presupuesto gastado en dispositivos médicos en hospitales públicos es pequeña, por debajo del diez por ciento. Sin embargo, las necesidades de incorporar tecnología a la salud van a crecer debido al envejecimiento de la población y a las enfermedades crónicas.  Por lo tanto, para aprovechar al máximo el presupuesto disponible, debemos centrarnos no sólo en los dispositivos tecnológicos, sino también en las soluciones que generan eficiencias en el sistema y, en última instancia, valor en salud. El reto no reside sólo en la incorporación de la tecnología en los hospitales, sino en la mejora de la capacitación de los profesionales, la infraestructura o los procesos, para que la gestión y explotación de esta tecnología sea lo más eficiente posible. Es lo que llamamos la creación de valor en salud.

 

Medtronic es líder en el desarrollo de ese modelo de atención médica basado en la creación de valor en salud. ¿Cómo se desarrolla esto en España?

La sanidad basada en la creación de valor en salud -lo que se entiende por Value Based Healthcare- es fundamental para el futuro. Para garantizar que el sistema de atención médica permanezca sostenible, el desafío es crear mejores resultados para el paciente a un coste igual o menor. Cuando comenzamos con esta estrategia en España hace unos cinco años, comenzamos a trabajar juntos con grandes colaboradores, a través de acuerdos de colaboración para unidades específicas de varios hospitales importantes en el país. A través de este esfuerzo, pudimos aislar el problema de cada unidad específica, y luego construir soluciones que demostraran que esas soluciones, de las cuales los productos juegan un papel, agregan valor. Así es como estamos articulando este plan.

El problema que nos encontramos es que el sistema sanitario no está acostumbrado a comprar soluciones sino productos, ni a demandar resultados en salud en vez de sólo tecnología. Poco a poco estamos promoviendo el paso hacia soluciones, ya que ello es clave para la viabilidad del sistema sanitario.

¿Cómo se sitúa Medtronic en la era de la transformación digital y el empoderamiento de los pacientes?

Esta visión enlaza con un nuevo paradigma sociosanitario en el que destacan dos pilares fundamentales: la digitalización de la sanidad y el empoderamiento de los pacientes y sus familiares, que cada vez toman un rol más activo en la toma de decisiones y en la forma en que gestionan su salud. Medtronic es consciente del momento disruptivo que como sociedad estamos viviendo, y estamos desarrollando un modelo de compañía y servicio adaptado a las nuevas necesidades del mercado y del paciente. Ya son muchas las soluciones digitales que estamos aportando al sistema.

 

¿Dónde encontraremos Medtronic en 5 años?

Debemos seguir siendo la empresa líder en tecnología médica y el socio líder para el sistema sanitario. En España, hoy nos perciben cada vez más como un socio, en lugar de un proveedor. En cinco años, deberíamos ser universalmente aceptados como socios colaboradores, una compañía de tecnología que aporta soluciones y valor, con tecnología integrada en esas soluciones.

También debemos seguir siendo un gran lugar para trabajar para nuestros empleados y ser la compañía elegida por nuestros clientes, mientras continuamos mejorando la vida de cada vez más pacientes y contribuyendo a nuestra sociedad a través de nuestros programas de responsabilidad social.

Compartir