“Aquí los niños socializan con la palabra y las emociones, no con móvil y tecnología”

 

Carchín Oriol

Fundadora de Layos Camp

 

Layos Camp es fruto de una iniciativa familiar que, hace más de 30 años, introdujo el modelo de campamento norteamericano en España. Hoy es una referencia en el sector. Hablamos con una de sus fundadoras, Carchín Oriol.

¿Cómo empezó el proyecto Layos Camp?

Todo surgió de la voluntad de un grupo de amigos en 1985. Vimos que el modelo de camp americano no existía en España y nos animamos a crear un programa parecido que se caracterizada por un alto ratio de monitores por niño, por la aventura en la naturaleza y por la práctica de mucho deporte de aire libre. Tuvimos la suerte de empezar en una casa familiar en mitad del campo en unas instalaciones perfectas para aquel primer verano, y el éxito fue tal que al año siguiente doblamos el número de campers y comenzamos a crecer. Aquel julio de 1985 comenzamos con 28 alumnos y hoy movemos cerca de 3.000 durante todo el año. Y todo sin perder la esencia de empresa familiar a la que se ha incorporado ya la segunda generación.

 

 

¿Cuál es la filosofía de la empresa?

Como le decía, comenzamos el proyecto un grupo de amigos, todos universitarios pero con perfiles muy dispares. Cada uno de nosotros aportó sus conocimientos y aficiones con un objetivo: que los niños que vinieran al campamento se lo pasaran bomba. Quisimos transmitir esa pasión para que los niños volviesen a casa un poco asilvestrados y felices.

 

¿Qué valores se transmiten en sus campamentos?

Los valores están inspirados en un espíritu cristiano del que todos habíamos bebido y también en los valores que inspiran el deporte: trabajo en equipo, disciplina, voluntad, compañerismo, respeto, afán de superación… A todo ello hay que sumar que nuestro modelo de trabajo se basó desde el primer día en la amistad, éramos un grupo de amigos y después de una semana pernoctando y trabajando nos convertimos en una gran familia. Y esa situación ayudó a crear una atmósfera segura y que da mucha confianza.

¿Ha cambiado esa idea inicial?

No, porque sabíamos que nuestra idea era buena. Allí no había aulas, sino 15 días para asilvestrar a aquel grupo de alumnos. Soy de las que piensan que estas salidas son hoy más saludables y obligatorias que nunca. Aquí no hay móviles y los niños y monitores socializan a través del contacto, de la palabra y de las muchas emociones que se viven durante quince días en convivencia.

 

¿A partir de qué edad es bueno que los niños vivan una aventura al aire libre?

En las actividades con colegios tenemos niños a partir de los 5 años que se lo pasan muy bien, aunque son estancias más cortas que las de verano. En los programas estivales se inicia un recorrido a partir de los 6 años que puede acabar a los 16 haciendo el curso oficial de monitor que impartimos y cerrando el círculo. Un curso oficial homologado por la Consejería de Juventud Cultura y Deporte de Castilla La Mancha que nos sirve también para seleccionar a los mejores. De alguna manera, vuelven a trabajar al lugar donde han crecido como campers y aparece de nuevo el concepto de gran familia

 

¿Cuál es la oferta de programas que actualmente ofrecen a colegios y particulares? 

A los colegios les ofrecemos los mismos programas multiactividades de deporte, naturaleza, convivencia, acampada, emprendimiento y supervivencia que se hacen en verano, aunque en programas de entre 3 y 4 noches. Los campamentos tienen una duración de 7, 14 o 29 días.

¿Mantienen contactos con colegios a nivel internacional?

Si. El año pasado, por ejemplo, estuvimos en Miami de visita en varios colegios ya que recibimos muchos niños en verano de esta zona que ven en nosotros una alternativa para el aprendizaje del español.

 

¿Con qué instalaciones cuentan para asumir esa demanda?

Nuestra capacidad en el centro de Toledo es de 160 alumnos y de 115 en Gredos. Todas las instalaciones están equipadas a medida de los alumnos y situadas en la naturaleza pero cerca de centros urbanos por razones de seguridad.

 

¿Qué papel juega el precio en un sector como este?

Siendo sincera, le diré que es un precio elevado, pero hablamos de un producto artesano que no puede venderse por menos. Hay que tener en cuenta que los alumnos tienen un ratio de un monitor por cada cuatro niños y seis clases diarias de una actividad que eligen entre un amplio abanico de ellas: tenis, golf, hípica, escalada, baloncesto, rugby, voley, natación, baile, teatro, cocina, baloncesto, hockey… A todo ello hay que sumar las acampadas, excursiones, clases de ingles o español, transporte, una cocina cuidada y natural… Todo ello por menos de 130 euros día y con la garantía de más de 30 años en el oficio es, en realidad, un precio competitivo.

Los campamentos

Layos Camp Tarifa: está situado en uno de los parajes más bonitos de España, la Playa de los Lances, en Tarifa. Aquí los campers viven una quincena de aventura total, con herramientas que fomentan su autonomía, multiactividades acuaticas e intensivo de kitesurf.

Layos Camp Sotogrande: Para los más sibaritas, incluye vela, tenis y pádel en la magnífica urbanización de Sotogrande, a lo que se suman las actividades y excursiones por la zona.

Kids Camp Gredos: Para los más pequeños. A partir de 6 años pueden vivir una semana que les engancha con multiactividades combinadas con baños en las gargantas de Gredos.

Layos Camp Gredos: Para alumnos de 6 a 12 años. Está emplazado en las estribaciones de la sierra de Gredos. Pradera, robles y la garganta de un río hacen posible una estancia en la que se combinan deporte, inglés, aventura, arte y naturaleza.

Layos Camp Toledo: Es la instalación original. Abrió en 1985 y hoy es la más grande. Acoge alumnos de 6 a 14 (en campamentos) y de 16 años en el caso del curso de Monitores.

Toledo Junior & Spanish: Muy cosmopolita, se dirige a adolescentes de todo el mundo que vienen a aprender español. Combina deporte y cultura con actividades de liderazgo y trabajo en equipo.

Layos Camp Comillas: A partir de 13 años. El surf, las actividades de aventura, el rafting, las vías ferratas, la espeleología, picos de Europa y las playas cobran protagonismo en una casa rural para solo 24 alumnos muy cerca del mar.

 

Campamentos internacionales

Layos Camp Vietnam: Nuestro proyecto social corporativo. Está dirigido a mayores de 16 años que hablen Inglés y a alumnos con ganas de ayudar en un poblado de la etnia HMong en Sapa al norte de Vietnam y a realizar después un viaje con mochila a través del país.

Estados Unidos: Layos Camp colabora llevando alumnos a Incarnation (NYC), Greenwood (Boston), Watitoh (Boston) y Half-Moon (Boston), todos ellos campamentos americanos que ofrecen todas las garantías de seguridad y una experiencia de inmersión en el inglés real.

Videos

Compartir