PAEE Construccion

21 Mar, 2019 | Construcción, Construye y Decora Marzo 2019 ABC

Imágenes cedidas por Passivhaus Consultores

“El edificio positivo es rentable”

 

Guillermo Hornero

CEO de PAEE Construcción Passivhaus-ECCN 

 

 

Integrada en Grupo SIMA, compañía dedicada a la edificación, rehabilitación y acondicionamiento de espacios, PAEE Construcción Passivhaus-ECCN es la marca específica especializada en la construcción bajo el estándar Passivhaus, un estándar alemán para la construcción de viviendas energéticamente eficientes.

¿Qué llevó a grupo SIMA a crear una marca especializada en proyectos sostenibles?

Sobre la base de la calidad de construcción que ya ofrecíamos, nuestra motivación fue mejorar las prestaciones de los edificios que construíamos, de manera que empezamos a investigar al respecto, a buscar en el mercado cómo hacerlo y encontramos el estándar Passivhaus, que encajaba con lo que queríamos, permitiendo trabajar sobre aspectos concretos y clave en los edificios para conseguir un consumo energético casi nulo.

 

Básicamente, ¿por qué les convenció el estándar Passivhaus?

Por tres motivos. Uno de ellos es que el sistema Passivhaus se basa en el confort y la salud del usuario del edificio: busca que la experiencia del uso del edificio consiga tener un elevado confort térmico, el máximo bienestar y también una buena calidad del aire, en términos de salubridad. El segundo, porque este estándar nos ofrece unos parámetros muy interesantes en cuanto a demandas por metro cuadrado y año (máximo 15kW/m2 año), tanto en calefacción como en refrigeración, lo que nos permite definir nuestro modelo de edificio de consumo casi nulo (ECCN). Passivhaus es uno de los modelos que existen para alcanzarlo. El tercero y no menos importante, es que todo lo que ofrece el estándar se puede comprobar y se puede medir. Mediante distintos ensayos, podemos comprobar en obra que conseguimos lo que pretendemos, lo que se traduce en una garantía de calidad de nuestros proyectos. 

 

¿Qué relevancia adquiere hoy incorporar este tipo de enfoque a los proyectos?

Mucha, porque actualmente pasamos mucho tiempo en espacios interiores. Antes se vivía y se trabajaba más al aire libre, pero ahora somos ‘la generación de interior’: entre el 80 y el 90% de las actividades que desarrollamos tienen lugar en espacios cerrados, de manera que el hábitat del interior de los edificios tiene ahora mucha más importancia que hace décadas.

Passivhaus estudia todo eso, para construir espacios más saludables adaptados a los hábitos de las personas de hoy. 

¿Cómo han trabajado para ofrecer este tipo de soluciones en sus proyectos?

Iniciamos una transformación de nuestra empresa orientados a adquirir conocimientos, experiencia y formación en este tipo de proyectos, en proyectos pasivos, de alta eficiencia energética. Hoy somos especialistas en este tema, tanto a nivel formativo como en ejecución de proyectos saludables. Desde 2016 a 2019 hemos formado prácticamente a la totalidad de nuestra plantilla en Passivhaus, desde ingenieros hasta oficiales de obra. Tenemos el conocimiento y las capacidades. Y por la vía del I+D, participamos en proyectos innovadores para demostrar que lo que proponemos funciona.

 

¿Puede mencionar alguno?

Sí, estamos trabajando en un proyecto bastante especial, en Toledo, ya que será la primera Passivhaus Premium (máxima categoría Passivhaus) de la Península. Se presentará en breve, así que lo que podemos adelantar es que se trata de una Casa Taller Laboratorio PH Premium, a la práctica una aldea de unos 90 habitantes, que pretende acercar el concepto de edificio positivo a los ciudadanos, que podrán experimentar la experiencia de vivir en él. Además, será un centro para la formación (cursos y talleres relacionados con el estándar Passivhaus) y comunicación a profesionales, donde se pueden observar in situ las particularidades de este edificio, como son las instalaciones y los materiales empleados. Un edificio que cuenta con una planta solar en su cubierta que generará más energía de la que necesita, de manera que habrá un sobreexcedente. Un edificio positivo. La instalación estará monitorizada para conocer en todo momento los datos de consumo y demanda energética.

 

¿Qué grado de concienciación diría que existe en España en torno a este tipo de edificios?

Cada vez se está entendiendo más su aportación de valor. La sostenibilidad ya se entiende como un aspecto clave, por parte de clientes y de compradores, relacionada con el confort, la salubridad y el ahorro energético. Además, el producto también resulta ya atractivo a nivel económico: el edificio positivo es rentable. La clave está en que estos edificios, proyectados en obra nueva bajo el estándar Passivhaus, reducen la demanda energética alrededor de un 90% frente a un edificio convencional.

 

¿Sus clientes hasta el momento son particulares?

Principalmente sí, a lo que sumamos algunos pequeños promotores que ya están comprendiendo que este enfoque es presente y es futuro. En general, a la promoción inmobiliaria le queda camino por recorrer en este sentido, pero la sociedad ya está  demandando viviendas cada vez más sostenibles, confortables y energéticamente eficientes. 

Además, también hace falta dar un paso más allá y pensar no solo en proyectar este tipo de soluciones a nivel individual, sino también en interrelacionar los edificios entre sí, en el marco del concepto smart city: un excedente de energía puede permitir cederla a la red para otros usos, como puede ser iluminar la vía pública.

 

¿También debe trascender del ámbito residencial?

Bajo el estándar Passivhaus construimos edificios de altas prestaciones energéticas, muy poco demandantes de energía, y eso mismo lo podemos trasladar al sector industrial, a grandes consumidores de energía. Si conseguimos hacer edificios de baja demanda energética, con unas instalaciones adecuadas y coherentes, podremos generar más energía de la que vamos a necesitar, de manera que crearemos espacios industriales mucho más competitivos. En Navarra, Comunidad a la cabeza de Passivhaus en España, ya se está proyectando un polígono industrial. El estándar Passivhaus es aplicable a cualquier tipo de edificación.

 

¿También en la rehabilitación de edificios?

Especialmente en la rehabilitación de edificios. Ese es otro de los retos. No hay  nada más sostenible que rehabilitar lo que ya existe: es importante rehabilitar el parque edificado con criterios de eficiencia energética. En rehabilitación, se trata de llevar a cabo una serie de actuaciones puntuales, intervenir en puntos clave de los proyectos, orientados a los mismos objetivos.

Compartir