“Tenemos un gran reconocimiento por muchos de nuestros productos”

 

Carmen Hernández y Manuel Curto

Propietarios

Carmen Hernández, hija de un conocido empresario del sector del cerdo ibérico de Guijuelo, decidió seguir, junto a su marido Manuel Curto, hace más de 30 años, su propio camino y fundaron Ibéricos Montellano, manteniendo todo lo aprendido de las generaciones anteriores, en la provincia de Salamanca; sus hijos también forman parte de la empresa, con lo que ya son 4 generaciones produciendo jamones y embutidos ibéricos de la máxima calidad y prestigio.

Ellos mismos seleccionan personalmente cada año los cerdos que pastan libremente en su finca familiar y en las dehesas de ganaderos de confianza con los que llevan trabajando media vida.

 

 

Hace un año que recibisteis el “Golden Fork Award”, ¿un año especial?

Sí, hemos aumentado ventas y hemos abierto nuevos mercados exteriores: en Reino Unido, donde hemos comenzado a colaborar con Selfridges, uno de los centros comerciales más prestigiosos de Europa; en Bélgica, en la República Checa, en Japón… y, por supuesto, en España, consolidando nuestra presencia en clientes de mucho prestigio, lugares donde la calidad es una exigencia primordial.

 

El “Golden Fork Award” lo ganasteis por El Elegido, ¿sigue “haciendo feliz a quien lo come”?

Hay muchos factores a considerar para conseguir un jamón que haga feliz a quien lo come, como decimos de los nuestros. Algunos de ellos son la selección de los cerdos y ganaderos con los que trabajamos, en la mayoría de los casos desde hace muchos años; el número de cerdos en cada dehesa, dependiendo de la cantidad de bellotas disponibles cada año para que asegure una amplia disponibilidad… Y en lo referente a la curación, mantenernos fieles a nuestro modo artesano de producir, con una estancia en sal inferior a la media y el uso de bodegas naturales. 

 

Y este año tenemos Jamón “Supreme”. ¿Qué lo hace único?

Algunos años nos encontramos con que cierta finca ha reunido todas las características mencionadas en un grado excepcional: la calidad de los cerdos, de la bellota presente, una bajísima densidad de animales en la dehesa…. Todo esto lo corroboramos con nuestros análisis de ácidos grasos no saturados, catas… Es entonces, cuando nos encontramos con un nivel excepcionalmente alto, que seleccionamos estas pocas piezas como Jamón “Supreme”. Son piezas muy limitadas en número y realmente excepcionales en calidad.

Pero en Montellano no solo hacéis jamón…

Es cierto, y tenemos un gran reconocimiento por muchos otros de nuestros productos. Por ejemplo, el lomo, el chorizo y el salchichón de bellota han obtenido este año 2019, en los premios otorgados por la Asociación de Charcuteros Alemanes, 3 Estrellas de Oro. También hemos presentado el chorizo de bellota a los premios Great Taste y ha obtenido 3 Estrellas tras un riguroso proceso de selección y descarte con catas a ciegas llevado a cabo por personalidades muy variadas: periodistas y críticos gastronómicos, reconocidos chefs y responsables de compras de productos gourmet en tiendas tan prestigiosas como Selfridges o Harrods (únicamente 208 de los más de 12.800 productos que se presentaron obtuvieron esta clasificación).

Además, hemos sacado al mercado el cabecero curado, uno con pimentón y otro totalmente natural, únicamente con especias naturales, sin colorantes ni conservantes de ningún tipo.

 

¿Un embutido para cada ocasión?

Recomendamos comer nuestros jamones y embutidos en cualquier ocasión, pero, si puede ser, siempre en buena compañía. Es mucha la dedicación y esfuerzo que hay detrás de cada uno de ellos, y nos encantaría que siempre se disfrutasen en un ambiente relajado y amable.

 

Ibéricos Montellano siempre ha apostado por la calidad, pero debe haber algún otro secreto…

El secreto, aparte de apostar por la calidad, no es otro que seguir apostando por la calidad. No cejar en el empeño, ser constantes y fieles a lo que hacemos. Usamos las nuevas tecnologías, cómo no, para garantizar la seguridad alimentaria de todo lo que hacemos, pero con un respeto profundo a la tradición en la fabricación. Además, estamos auditados por consultores independientes que garantizan nuestro seguimiento de la Norma del Ibérico. Otro de los secretos es que nuestro crecimiento no se nos escapa de las manos, de esta manera podemos mantener la forma artesanal en todo lo que hacemos. A pesar del éxito que tienen nuestros productos en el mercado, hemos evitado, y lo seguiremos haciendo, crecimientos que mermen, a medio plazo, la esencia de lo que somos.

Compartir