“Llega la medicina estética de autor”

 

Dr. Jesús Chicón

Médico Estético

 

El Dr. Jesús Chicón García es actualmente uno de los especialistas españoles en Medicina Estética con mayor proyección internacional. Profesor universitario, ponente internacional de los más prestigiosos laboratorios y director médico de Jeisamed (empresa líder mundial en servicios de medicina estética), ofrece sus servicios en la Clínica Chez Jolie, una inigualable atmósfera de belleza y bienestar en pleno centro de Madrid.

En el amplio universo de la medicina estética, ¿Cuál es su enfoque personal para marcar la diferencia?

Precisamente ese: el enfoque personal y personalizado. Enfocar todo (el servicio, la iluminación, la música, la temperatura, el tratamiento…) atendiendo a las emociones del paciente. Ser capaz de entender lo que el o la paciente desea para plasmarlo en un procedimiento indoloro y natural.

 

¿Puede hablarse de una ‘medicina estética de autor’?

Yo siempre he hablado de la ‘medicina estética de autor’. Es una frase que recoge todas las características con las que yo trabajo, desarrollo y perfecciono cada día: personalización, exclusividad, maestría, cuidado, mimo, calidad, excelencia…

Se podría decir que a lo largo del desarrollo profesional de cualquier médico estético hay dos fases claramente diferenciadas. Una fase inicial, donde predomina una técnica más “mecánica” (cantidades exactas de producto, puntos estándar de inyección…) y en la que los resultados son más predecibles y parecidos entre sí; y una fase más avanzada, a la que se llega desde la experiencia y que podríamos decir que es más “artística”. Cuando llegas ahí, conoces tan a fondo las técnicas y los productos que los utilizas como un pintor utiliza los colores de su paleta: los mezclas, los rebajas, los combinas… obteniendo resultados únicos, exclusivos, sorprendentes, personales y personalizados. Es ahí donde aparece el autor. Cuando en cada uno de tus trabajos va una parte de tu alma.

 

En este sentido, ¿cuáles son las bases de su proceder con sus pacientes?

Mis bases son dos. La primera es hacer un diagnóstico personalizado del paciente, pero no solo un análisis de su rostro, piel y arrugas, sino también un análisis de sus expectativas, de sus miedos, de sus gustos y preferencias. En definitiva, todo lo necesario para entender a mi paciente y sentirlo como mío. Desde la responsabilidad compartida de que la excelencia del resultado depende de un trabajo en equipo, un equipo que formamos mi paciente y yo.

La segunda es hacer toda una estrategia enfocada en esas expectativas, miedos, gustos y preferencias. Una estrategia de excelencia en la experiencia de paciente.

¿En qué tratamientos se apoya más?

Muy sencillo: en aquellos que necesite mi paciente. Es realmente infrecuente que yo utilice un único material. Siempre trabajo combinando los mejores productos del mundo con el objetivo de obtener el mejor resultado. Así, combino toxina botulínica con hilos, ácido hialurónico, peelings, aparatología…

 

¿Cómo entiende el Dr. Jesús Chicón la belleza?

Quisiera comenzar diciendo lo que, bajo mi punto de vista, no es belleza. Belleza no es parecer joven; para mí la belleza es coherencia. Tras veinte años trabajando he aprendido de mis pacientes que, con el devenir de los años, no perciben coherencia entre cómo se sienten por dentro y cómo se ven por fuera. Os podría presentar a pacientes con nombres y apellidos que, a sus sesenta, sesenta y cinco o setenta años, son brutalmente bellas. Tienen una fuerza interior que, con una pequeña ayuda sutil de mi parte, adquieren una coherencia vital que quita el hipo.

 

Ese concepto es el que comparte en sus cursos y ponencias en España y en el extranjero. Actualmente usted tiene una gran proyección internacional…

Así es y me siento afortunado. He viajado y viajo por casi todo el mundo impartiendo seminarios y talleres para los más prestigiosos laboratorios y empresas del sector. Con la excusa de “ir a enseñar”, realmente “voy a aprender”. El viajar tanto es lo que me ha permitido aprender cómo se hacen las cosas alrededor del mundo, quedarme con lo mejor, integrarlo en mi práctica diaria y ofrecérselo a mis pacientes.

Desde su perspectiva, ¿Cuáles diría que son los errores más frecuentes en una consulta de medicina estética?

No entender al paciente. Hay muchos compañeros, excelentes técnicamente, que se sienten frustrados porque, tras un trabajo magistralmente llevado a cabo, la paciente no queda satisfecha. Tan solo hay que escuchar. Ellas lo cuentan todo: qué les gusta, qué no les gusta, lo que esperan, la mala experiencia que tuvieron en otra clínica… En definitiva, el error más frecuente es no personalizar el servicio.

 

¿Para usted, cuándo es satisfactorio el resultado de un tratamiento?

La satisfacción me la da saber que he ayudado a que mi paciente se sienta mejor. Este es un concepto del que muchos compañeros no son conscientes: los pacientes no quieren “verse” mejor, lo que realmente anhelan es “sentirse” mejor. Consecuentemente, viéndose mejor se sienten mucho mejor. De ahí que todo el procedimiento de trabajo ha de estar enfocado en las emociones del paciente. Estaríamos hablando de una medicina estética “emocional”. En base a esto, la puerta hacia nuestras emociones la abren los elementos más básicos y naturales: los animales, la naturaleza, los niños… Todos ellos tienen una enorme carga de esencia y sencillez. Cuanto más esencial y natural sea un trabajo, mucho más satisfactorio será y hará que nuestro paciente se sienta feliz.

Compartir