“El cambio climático está afectando duramente a los puertos y puentes”

 

Manuel Reventós

Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos. Socio fundador de Enginyeria Reventós

 

Enginyería Reventós SL es experta en proyectos de puentes e ingeniería marítima. En el marco de esa especialización, actualmente está inmersa en proyectos de rehabilitación de infraestructuras destruidas por el Temporal Gloria, que afectó de forma muy devastadora a Catalunya en enero de este año, y otras situaciones de emergencia.

¿Qué consecuencias significativas tuvo el Temporal Gloria en las infraestructuras catalanas?

Ante todo, decir que las situaciones de emergencia en las que estamos inmersos son generalizadas, motivadas no solo por el Gloria, sino también por el coronavirus y sus múltiples efectos en el tejido social, laboral y productivo, además de las inundaciones de octubre del Francolí (sin declaración administrativa estatal de emergencia aún, como el Gloria) o el hundimiento parcial de un puente en Aragón.

No me atrevo a responder a la pregunta concreta por falta de información global, pero puedo informar de lo que nosotros tenemos entre manos. En Montblanc, cayeron dos puentes y quedó muy afectado el Pont Vell medieval; en el Tordera, cayó el puente entre Blanes y Malgrat; en Badalona, quedó muy afectado el Pont del Petroli. El dique principal del Port de Fòrum está fuertemente dañado. Y hay desperfectos de menor entidad en Port Ginesta, Port de Torredembarra y Port Premià. Los movimientos de arena han bloqueado varias bocanas de puertos (Masnou, Port Ginesta…) En Sástago (Zaragoza) ha fallado localmente un tablero de puente.

 

¿Qué supone eso, a nivel de ingeniería? ¿Cómo ha habido que ponerse a trabajar para la rehabilitación de los daños?

La sobrecarga es brutal y se sobrepone a los trabajos en curso ordinarios. Ya lo era antes de la declaración de la situación de alarma por el coronavirus: contratamos a dos ingenieros justo antes y ahora estamos teletrabajando en lo que se puede y, en muchos casos, con evidentes disfunciones. En las obras no se puede teletrabajar ¡Son presenciales y de emergencia!

Lo primero que hemos hecho ha sido tener confianza con quien requiere nuestros servicios y ponernos a trabajar inmediatamente. La contratación administrativa tiene bloqueos importantes y falta de agilidad en estos casos. Por ejemplo, los ayuntamientos pequeños, con pocos recursos, requieren de las ayudas estatales y de la declaración de emergencia para poder contratar y esto aún no se ha producido. Lo segundo, multiplicarnos, trabajar a más del 100% y centrarnos en lo esencial, orillando lo superfluo y atacando los problemas fundamentales, sin olvidar el impacto que tienen las obras públicas en el entorno. Sabemos que, por mucho que sean de emergencia, las actuaciones permanecerán en el sitio muchos años.

¿Cómo abordan los proyectos de rehabilitación tras una catástrofe natural? ¿De qué se encargan en Enginyeria Reventós?

Los deportistas dicen que van “partido a partido”; nosotros ahora jugamos todos los partidos a la vez. Hay que tener en cuenta que siempre trabajamos con prototipos únicos e irrepetibles, porque cada puerto y cada puente lo es. Esto no cambia por la emergencia. Afrontar la singularidad es el elemento clave.

Las situaciones son muy diversas. En el Tordera, por ejemplo, habíamos proyectado en 2007 (y en 2016) el puente que tenía que sustituir al que ha caído, así que hay que construir lo ya definido. En otros casos (Sástago, Pont del Petroli, Port Fòrum…) hay que analizar las causas de los desperfectos y proponer soluciones. En Montblanc, es preciso actuar sobre un elemento patrimonial de primer orden, el Pont Vell, y proyectar dos nuevos puentes de nueva planta o ayudar en la instalación de un puente militar provisional.

Nuestro trabajo consiste en analizar la situación, definir las obras a realizar, gestionarlas y dirigirlas.

Muchos años de trabajo les han convertido en un referente de ingeniería en situaciones de emergencia…

Forma parte de nuestro oficio. Mi primer trabajo como ingeniero fue reconstruir 12 puentes caídos en la riada de 1982, en el Pirineo catalán. El cambio climático está afectando duramente a las infraestructuras, particularmente a los puertos y a los puentes.  Oleajes crecientes en cada temporal y riadas cada vez más extraordinarias tienen sus efectos. Este tipo de proyectos es nuestra especialidad. Contamos con decenas de años de experiencia en estos temas y nos hemos ganado la confianza de los gestores de estas infraestructuras.

 

¿En adelante van a seguir centrados en este tipo de proyectos?

No. Se trata de situaciones de emergencia, adicionales a las ordinarias. Estamos listos para afrontarlas, pero no son la base de nuestro trabajo.

 

¿Además de la experiencia, ¿qué valores añadidos aportan en estos trabajos?

La visión global en las soluciones que proponemos. Creemos que la integración ambiental, estética y social de las actuaciones deben ser contempladas desde el inicio, como base de partida de cada proyecto. También la sencillez constructiva, clave para que las actuaciones sean realizables rápidamente y con presupuestos controlados.

Compartir