“Nuestro principal reto no es tecnológico, es la dimensión humana”

 

Elena Bou

Innovation Director de EIT Innoenergy

 

EIT Innoenergy es una empresa privada fundada en 2010 con la misión de contribuir a solventar el trilema energético de Europa a través de la innovación y el emprendimiento en energía sostenible: reducción del coste de la energía; asegurar el suministro y lograr una mayor independencia energética de otros países; y reducir las emisiones. Para ello, invierten en empresas y proyectos innovadores y también en personas a través de programas educativos.

¿La sostenibilidad es más que reducir emisiones?

Sí, hay que reducir emisiones con un modelo económica y socialmente viable. Los ciudadanos están de acuerdo en reducir emisiones, pero queremos seguir disfrutando de nuestro modo de vida sin que nuestra factura suba. No hay que considerar sólo la tecnología, sino que hay que meter en la ecuación el modelo de negocio, la regulación, la cadena de valor, el mercado, y considerar también la perspectiva humana y la social.

 

¿En qué tipo de energías estáis especializados?

Para nosotros lo importante no es la tecnología sino hasta qué punto tenemos delante una solución que ayude a conseguir la transición energética. Dentro de nuestra cartera de empresas y proyectos (más de 400) tenemos innovaciones en Renovables, Smart Cities y Edificios Inteligentes, Eficiencia Energética, Transporte y Movilidad Sostenible, Smart Grids, Energy Storage, Circular Economy… Generando impacto y contribuyendo al crecimiento económico de la EU, la creación de “Green Jobs” y la competitividad de las empresas locales.

 

Con ofertas para todo tipo de empresas…

Sí, cubrimos todo el ciclo de innovación: desde las ideas más tempranas hasta proyectos con socios consolidados. De ahí que un día podemos estar hablando con unos investigadores de IREC para ayudarles a valorizar su IP y crear una spin-off, al día siguiente estar con Northvolt, nuestra primera “unicornio industrial” (¡sí, industrial!) para levantar fondos, o estar colaborando con IKEA para que sus proveedores en el este de Europa disminuyan su huella de carbono. 

¿Y la educación?

Nuestro principal reto no es tecnológico, es la dimensión humana. La educación es clave para el futuro de la sociedad y el cambio climático. Queremos formar los líderes del mañana, a los “game changers” en el sector de la energía para contribuir a la sostenibilidad del planeta desde la innovación y la emprendeduría. Nuestros másteres identifican estos perfiles y proporcionan una educación en conocimiento tecnológico y de competencias en innovación y emprendeduría, que pueden poner en práctica mientras aprenden trabajando en proyectos de innovación reales o con start-ups. Se habla mucho de las baterías. ¿Dónde está el cuello de botella en Europa? En el talento. No tenemos suficientes profesionales preparados para afrontar la demanda. Ahí tenemos un gran reto.

 

¿Cuál será la energía del futuro?

Será un mix de varias soluciones, con una mayor presencia de renovables (incluyendo marítima y offshore wind donde vamos a ver grandes innovaciones). Para conseguirlo será imprescindible solventar el problema del almacenaje ya que, sino, lo máximo que conseguiremos será un 55% de penetración. Y, el hidrógeno y la electrificación también serán necesarios en este mix.

Compartir