“Nuestro objetivo ecológico es eliminar las etiquetas de plástico de las botellas de vidrio”

 

Jorge, José y Javier Cubeles

Socios-fundadores de Aragonesa de Mateados

 

Creada en 1997 y posicionada actualmente como la mayor empresa de Europa en decoración de botellas de vidrio, Aragonesa de Mateados sigue innovando para aportar cada día mayor valor añadido a sus clientes. Su última propuesta: la serigrafía ultravioleta como técnica para imprimir sobre botellas sin utilizar plástico.

Con capacidad para elaborar el acabado de aproximadamente 50 millones de botellas anuales y disponiendo de un amplio mercado nacional e internacional, esta compañía española trabaja para las fábricas de vidrio más importantes de Europa y los principales embotelladores.

 

¿De qué maneras distintas pueden decorarse hoy las botellas de vidrio?

Aragonesa de Mateados puede dar a las botellas el acabado que el cliente desee, atendiendo a las últimas tendencias y novedades en el sector. En un principio nos centramos en el mateado, uno de los acabados más duraderos y económicos que se puede proporcionar a una botella de vidrio y que se caracteriza por ser inalterable a los cambios de temperatura, humedades y otros factores externos, ya que se realiza en el mismo vidrio y no se trata de ninguna capa de recubrimiento. Hoy, además de mateado, hacemos pintado (todo tipo de coloraciones con acabados en brillo, mate, metalizado, difuminado, degradado…), y serigrafiado.

 

Su último avance es la serigrafía ultravioleta… ¿En qué consiste?

Se trata de una impresión con tintas ultravioleta, la conocida ‘luz azul’ que utilizan los dentistas para adherir los materiales que utilizan. Esta técnica permite conseguir un etiquetado ecológico, puesto que sustituye a la etiqueta de plástico.  Hasta ahora, la alternativa para imprimir sobre vidrio y no sobre plástico era el vitrificado, con la desventaja de que necesita horno. La serigrafía ultravioleta, en cambio, es una técnica sin horno, por lo que su huella de carbono es cero. Además, como el vidrio no se somete a altas temperaturas, se garantiza que pueda mantener el 100% de sus características, sin deformaciones ni pérdida de presión interna. Y como no hay que esperar dos horas de horno para ver el resultado final, cualquier problema o defecto en la impresión se detecta al momento, pudiendo solventarlo.

Las tintas que se utilizan para este tipo de serigrafiado son de última generación y cumplen con la normativa europea, estando libres de metales pesados, como el mercurio o el plomo.

¿Qué les ha llevado a apostar por esta técnica?

Múltiples razones. La primera es una inquietud ecológica: se habla mucho de los problemas que provoca el plástico en el medio ambiente pero la realidad es que las etiquetas siguen en la mayoría de botellas. Nuestro objetivo ecológico es, por tanto, contribuir a eliminar las etiquetas de plástico de las botellas de vidrio. Y hemos trabajado para que sea posible hacerlo a un coste accesible.

Los sistemas que hasta ahora se han utilizado para imprimir sobre vidrio son muy antiguos, no son rentables y consumen mucha energía. La serigrafía ultravioleta es la alternativa.

Y hemos conseguido utilizar esta técnica incluso en botellas que ya hayan sido decoradas con pinturas orgánicas.

 

¿Cómo trabajan de cara al futuro para seguir ofreciendo nuevas propuestas al cliente?

Estamos ampliando el número de técnicas que realizamos, nuestras capacidades y la automatización, por lo que estamos convencidos de que el futuro de Aragonesa de Mateados es prometedor. Hemos introducido en todas las líneas de producción sistemas de visión artificial para el control de calidad, para que los defectos, por muy pequeños que sean, los detecte la máquina durante el proceso de impresión y no la gente cuando tenga la botella en la mesa.

Compartir