Clínica Baviera

25 Sep, 2019 | Oftalmología, 95 Congreso SEO septiembre La Razon

¿Por qué no vemos bien de cerca?

  

La hipermetropía y la presbicia son problemas visuales que nos impiden ver correctamente de cerca, mientras que, en la mayoría de los casos, se suele tener una buena visión en la media y larga distancia. Debido a que pueden tener síntomas parecidos es frecuente confundirlas. Sin embargo, existen diferencias entre ambos defectos refractivos, tanto en sus causas, como en las técnicas para tratarlos. Para saber más sobre ellos y cómo solucionarlos preguntamos a los profesionales médicos de Clínica Baviera.

“La hipermetropía puede aparecer a cualquier edad, pero la presbicia, solo a partir de los 40-45 años”

 

  Dra. Andrea Llovet

¿Qué diferencias hay entre hipermetropía y presbicia? ¿Ambas patologías pueden tener síntomas parecidos?

La hipermetropía es un error de refracción que se manifiesta generalmente con visión borrosa y fatiga visual. No obstante, las personas experimentan los síntomas de diferente manera. Algunas, sobre todo los jóvenes, pueden estar asintomáticas o referir dolores de cabeza o cansancio ocular con esfuerzos mantenidos en visión próxima. Otras, pueden experimentar visión borrosa incluso a todas las distancias.

La presbicia es la incapacidad para enfocar objetos cercanos y es consecuencia de la pérdida de la capacidad de acomodación por parte del cristalino. Está asociada al envejecimiento de los tejidos y, por tanto, a la edad. Los síntomas pueden confundirse, pero la edad y las circunstancias de los pacientes permiten diferenciar ambas patologías.

 

¿Qué grado de prevalencia tienen?

Los estudios de prevalencia indican que, hasta los 20 años y a partir de los 40, existe una mayor prevalencia de hipermetropía, alcanzando un porcentaje máximo de alrededor de un 75% para la población entre 1 y 10 años.

En cuanto a la presbicia, a partir de los 45 años aproximadamente, todas las personas presentan esta patología.

 

¿La presbicia está relacionada con la edad mientras que la hipermetropía puede afectar a pacientes jóvenes?

La presbicia, al ser consecuencia de una pérdida de capacidad de acomodación por parte del cristalino debido a su envejecimiento, está efectivamente ligada a la edad. La hipermetropía, por contra, puede aparecer a cualquier edad, ya que no solo depende del estado del cristalino.

 

¿Qué variables se dan en presbicia?

Al alcanzar la edad de la presbicia pueden darse varias situaciones: por un lado, los pacientes emétropes (sin graduación) solo usarán gafas de cerca. Por otro lado, los miopes (mala visión de lejos, buena de cerca) harán algo que no hacían cuando eran jóvenes: se quitarán las gafas de lejos para ver de cerca. Por último, los hipermétropes (mala visión de cerca), al sumarse ambas patologías, usarán gafas tanto para lejos como para cerca.

“La hipermetropía se suele tratar con técnicas láser, logrando excelentes resultados”

 

  Dr. Miguel Ángel Calvo

¿Cómo se trata quirúrgicamente la hipermetropía?

Para la corrección quirúrgica de la hipermetropía pueden emplearse técnicas corneales (corrección con láser [PRK, LASIK o SMILE]), se puede emplear el uso de implantes intracorneales [inlays] o bien intraoculares (implante de lentes fáquicas ancladas a iris [Artisan] o epicristalinianas [ICL, IpCL] o se puede realizar una lensectomía [con implante de lentes monofocales o multifocales].

 

¿Qué técnicas láser se emplean? ¿Qué ventajas aportan?

En la actualidad disponemos de LASIK (aplicación de láser tras crear un lentículo corneal), PRK (aplicación de láser en la superficie corneal) y SMILE (tratamiento con láser en el espesor corneal sin crear un lentículo). Como el SMILE hipermetrópico es una técnica todavía en fase de desarrollo, las más populares son las dos primeras (LASIK y PRK). La ventaja de las técnicas corneales con láser es que al ser cirugías extraoculares se evitan las posibles complicaciones asociadas con la cirugía intraocular.

Los estudios comparativos entre LASIK y PRK han demostrado que ambas técnicas con comparables en cuanto a seguridad y eficacia en el tratamiento de la hipermetropía leve a moderada. Las principales ventajas del LASIK son una recuperación más rápida, las menores molestias postoperatorias y  el menor riesgo de opacidad corneal. Por estos motivos, la técnica PRK se utiliza cuando no está recomendado el LASIK (córneas finas, sequedad ocular o pacientes más expuestos a traumatismos oculares, entre otras).

 

¿Qué resultados se suelen conseguir con la intervención? ¿Cómo es la visión del paciente tras ser operado?

 Los resultados de la cirugía son muy satisfactorios, siempre que se indique la técnica apropiada en cada caso. La cirugía corneal con láser se recomienda hasta +4 dioptrías. La visión del paciente tras cirugía LASIK es nítida pasadas las primeras horas, mientras que con PRK la visión es borrosa durante la primera semana. En ambas se alcanza la estabilidad al tercer mes.

En la hipermetropía alta, el LASIK o la PRK pueden acompañarse de regresión (aparición de parte del defecto visual tratado), por lo que en estos casos se emplea el implante de lentes fáquicas (sin extraer el cristalino), aunque en el caso de la hipermetropía, al tratarse de ojos de longitud más corta, no siempre existe espacio suficiente para el implante de estas lentes. La mayor estabilidad del resultado se logra tras la lensectomía (implante de lente tras extracción del cristalino), ya que con esta cirugía se detiene la progresión de la vista cansada y el ojo intervenido ya no sufrirá cataratas en el futuro. Esta técnica se reserva a pacientes mayores de 40 años, en edad de presbicia.

 

“La cirugía con lente intraocular multifocal es la opción más frecuente para corregir la presbicia”

 

  Dr. Félix González

¿La cirugía aporta una solución satisfactoria a la presbicia?

 La presbicia es una disfunción fisiológica del cristalino que aparece con la edad. Con los años, el cristalino pierde poco a poco dos de sus cualidades: por una lado su transparencia, apareciendo primero una esclerosis con pérdida de  sensibilidad al contraste y, más tarde, las cataratas; y, por otro lado su capacidad de acomodar, impidiéndonos ver de cerca. La cirugía de la presbicia con lente multifocal pretende restaurar estas pérdidas, aunque lógicamente no podemos llegar al nivel de un cristalino joven.

 

¿En qué consiste la operación de presbicia? ¿Hay diferentes técnicas?

 La cirugía de la presbicia consiste en reemplazar el cristalino envejecido por una lente intraocular, generalmente difractiva, aunque existen otros tipos de lentes, permitiendo corregir tanto los defectos refractivos en lejos como en distancias intermedia y cerca. Existen otras técnicas, empleando el láser excimer corneal, que pueden tener su cabida en algunos casos.

 

¿Después de la intervención, el paciente ya no dependerá de gafas ni lentillas?

 En la mayoría de las veces es así, aunque en algunas situaciones podría ser necesario el uso de corrección óptica, tras la cirugía o bien con el paso del tiempo. En cada caso particular, debe ser el oftalmólogo quien valore la idoneidad de la intervención y explique las expectativas respecto a su visión.

Compartir