Clínica Dr. Rodríguez

26 Sep, 2018 | Salud, Oftalmología, 94 CONGRESO SEO

“En los problemas oftalmológicos infantiles es prioritaria la detección precoz”

 

DR. José Mª Rodríguez Sánchez y

DR. José Mª Rodríguez del Valle

Especialistas en estrabismo y oftalmología pediátrica.

directores de Clínica Dr. Rodríguez

 

iKasa es una empresa familiar que nace en abril de 1970 con la actividad originaria de promotora y constructora de viviendas en la provincia de Madrid. El objetivo de su equipo directivo es la satisfacción del cliente por medio de la concepción de un producto mejor a través del diseño, la eficiencia energética y la calidad.

 

¿Cuáles son las principales afecciones oftalmológicas de los niños? ¿Cómo se tratan?

Lo más frecuente en los niños son los defectos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo), presentes en uno de cada cinco niños y que se tratan con gafas y/o lentillas, dependiendo de la edad. También es frecuente el estrabismo y el ojo vago (4% de los niños) que, según el tipo y la causa, lo tratamos con gafas y parches o con cirugía.

Estamos viendo un aumento de la incidencia de queratitis en los niños en relación con la dermatitis atópica, así como de conjuntivitis alérgicas estacionales, que se tratan con colirios lubricantes y/o antialérgicos.

Aunque estas son las afecciones más frecuentes, también tratamos obstrucciones congénitas de la vía lagrimal, cataratas congénitas, nistagmo congénito, uveítis y un largo etc.

 

¿A qué gestos de los niños hay que prestar especial atención como pista de alguna deficiencia ocular?

Cuando ven mal, los niños a veces se acercan a la televisión, se distraen en clase, guiñan los ojos… En ciertos tipos de estrabismo y ojo vago, guiñan un ojo o adoptan una posición anómala de la cabeza para mirar.

 

¿A qué edad es recomendable iniciar las revisiones oculares de los niños?

Todo niño debería realizar un examen visual, si es posible por un oftalmólogo, antes de los cuatro años. Si el niño tiene un familiar cercano con estrabismo u ojo vago, habría que explorarlo antes de los 2-3 años. Por supuesto, cualquier signo que nos haga sospechar un desarrollo visual anormal o la aparición de un estrabismo debe adelantar dicha valoración.

 

Teniendo en cuenta que los niños tardan unos años en adquirir una visión normal… ¿En qué consisten esas revisiones?

Al año de edad, que es la etapa preverbal, los oftalmólogos ya podemos ver si el niño ve bien o mal, si necesita gafas, si tiene ojo vago o riesgo de desarrollarlo.

Usamos los test de visión preferencial, que permiten cuantificar la capacidad de fijación del niño que no habla todavía y ver si está desarrollando normalmente la visión. Además, tenemos pruebas objetivas que hacen mediciones del ojo y de la graduación, aunque el niño no colabore. La agudeza visual se sigue desarrollando hasta los 4-5 años, aunque sigue existiendo plasticidad hasta los 10-12.

 

“Todo niño debería realizar un examen visual por un oftalmólogo antes de los cuatro años”

¿Existen medidas preventivas para evitar ciertos problemas?

En los problemas oftalmológicos infantiles, como otros en Medicina, es prioritaria la detección precoz. Como el oftalmólogo pediátrico no está siempre al alcance de todo el mundo, son importantes las campañas para el cribado de los problemas visuales que se realizan en los colegios y atención primaria. Desde aquí nos referirán a los oftalmólogos para hacer un diagnóstico preciso que llevará a un inicio del tratamiento temprano, que siempre se asocia con mejor pronóstico visual.

 

Se están generalizando el uso de terapias visuales para el tratamiento del estrabismo y el ojo vago ¿Avalan los oftalmólogos pediátricos el uso de dichos tratamientos?

Hay terapias visuales efectivas y otras cuya efectividad está por demostrar. Los oftalmólogos avalan el uso de la ortóptica para algunas formas de estrabismo y ambliopía, en los que se busca mejorar la visión binocular, la acomodación y la convergencia. Sin embargo, no avalan el uso de terapias comportamentales para mejorar la visión y otras funciones visuales, ya que, aunque están muy de moda, no han demostrado ninguna eficacia científicamente.

 

Se dice que está aumentando de manera exponencial la prevalencia de miopía en los niños, ¿tiene alguna base científica? Y ¿hay algún método para prevenirlo?

Efectivamente, la prevalencia de miopía está aumentando y se estima que la mitad de la población será miope en el 2050. Parece que se relaciona con el cambio de los hábitos visuales (pasamos menos tiempo al aire libre, usando en exceso la vista de cerca). La prevención, sabiendo que una parte del desarrollo de la miopía tiene una importante carga hereditaria sobre la que poco se puede hacer, pasaría por la modificación de los hábitos visuales, como pasar tiempo al aire libre, aprovechar el mayor número de horas de luz solar y estudiar bajo buenas condiciones de iluminación. Además, estamos aplicando algunos tratamientos que están demostrando en estudios preliminares el enlentecimiento de la progresión de la miopía. Uno de ellos son las lentillas nocturnas que, aparte de moldear la córnea y corregir la miopía durante el día, frenan la progresión de la miopía. Otra es el uso de colirios de Atropina muy diluidos.

 

También se está oyendo sobre el uso de aparatos de medida de estrabismo que pueden llegar a sustituir parte de la labor del oftalmólogo…

También en el diagnóstico del estrabismo estamos viviendo la transición hacia la automatización y a la medida con aparatos. De momento son un complemento, al igual que ciertas pruebas de imagen, que nos ayudan al diagnóstico, pero parece que han venido para quedarse y esperemos que no para sustituir la labor del oftalmólogo.

Compartir