Terapia robótica

en el domicilio

 

Idoia Gandarias

Directora de Pitxuflitos

 

Pitxuflitos es un centro de rehabilitación infantil y control postural cuya misión es fomentar al máximo las capacidades de los niños y las niñas con discapacidad, así como adaptar su entorno familiar y educativo a sus necesidades específicas. El objetivo es conseguir un nivel de autonomía y una calidad de vida óptima en cada etapa de su vida.

 

 

¿Pitxuflitos pretende dar respuesta a posibles carencias existentes en el campo de la rehabilitación infantil y control postural?

Sí. Pitxuflitos se fundó con la idea de crear un espacio en el que no nos limitásemos a ofrecer tratamiento a los niños y niñas con discapacidad sino a maximizar su calidad de vida y permitirles disfrutar lo más posible de la vida.  A veces no se pueden cambiar las cartas que te da la vida, pero siempre puedes decidir cómo jugarlas.

 

¿Cómo? Principalmente, ¿a través de qué servicios?

Para nosotros, lo primordial es adaptar el entorno del niño o niña, de forma que en todo momento esté bien posicionado y tenga las máximas posibilidades de ser funcional. Esto le permitirá poder realizar distintos ejercicios por sí mismo (jugar, comer, desplazarse, etc.) y, a base de hacerlo repetidas veces, lo irá interiorizando y aplicándolo en otros contextos. Por ese motivo, si bien los servicios que prestamos son similares a muchos centros de atención temprana y/o de rehabilitación infantil (logopedia, psicología, fisioterapia, psicomotricidad, terapia ocupacional, integración sensorial y terapia robótica), lo que nos diferencia es que además les dotamos de productos que les permitan ir bien posicionados el resto del día, de forma que esto les posibilite una mayor funcionalidad. Por ejemplo, les adaptamos un triciclo, permitiéndoles utilizar un juguete como el resto de sus compañeros, al tiempo que les sirve para aprender a disociar las cinturas pélvicas, para interiorizar un patrón de marcha recíproco, etc., trasladando así la terapia al juego.

Damos charlas de posicionamiento en colegios, clínicas y hospitales por toda España, y hacemos valoraciones individualizadas de niños y jóvenes para darles pautas y consejos sobre cómo poder exprimir sus capacidades al máximo.

 

¿Son tratamientos individualizados o grupales?

Ambos. Principalmente individuales porque cada niño es un individuo con necesidades y capacidades muy específicas. No obstante, también hacemos terapias de lenguaje en grupos de 3 a 4 niños con dificultades similares, ya que les motiva mucho “competir” entre ellos y se hacen unas dinámicas de trabajo muy interesantes. Del mismo modo, nuestra psicóloga también tiene grupos reducidos de niños con dificultades similares en las que se trabajan las habilidades sociales, el respetar turnos, etc.

 

¿Qué objetivos persiguen estas terapias? ¿Qué puede esperarse de ellas?

Empoderar a los niños. Favorecer al máximo sus capacidades y reducir las secuelas a un mínimo. Son terapias a largo plazo y por eso consideramos indispensable que vayan acompañadas de pautas y programas para casa, y coordinarnos con sus otros terapeutas  (del colegio, del hospital o privados) para asegurarnos de trabajar en la misma línea y de no marear a los niños ni a las familias que, a veces, en ese afán comprensible de lograr todo lo posible para sus hijos,  pierden la perspectiva y acaban haciendo terapias demasiado sacrificadas y, en ocasiones, a escondidas de sus terapeutas habituales.

 

“El objetivo de nuestras terapias es empoderar a los niños: favorecer al máximo sus capacidades y reducir las secuelas al mínimo”

 

En Pitxuflitos, ¿quién ayuda o guía a los niños a realizar sus ejercicios? ¿Dónde?

En nuestro centro, los niños trabajan con una terapeuta de forma individualizada, incluso cuando se trata de terapia robótica, durante la cual siempre hay un fisioterapeuta modificando los objetivos y dinamizando la sesión. Y es que, cuanto mejor se lo pasan, más aprenden.

 

¿Y si el niño necesita hacer sus ejercicios fuera del centro? Han creado un nuevo servicio de alquiler de aparatos, ¿es así?

Lo ideal es que el niño realice la terapia fuera de casa para estar con otros niños en situaciones similares y socializar. Pero lo ideal no siempre es posible. Existen casos en los que es necesario poder llevar la terapia a casa, aunque sea temporalmente, bien sea porque se vive demasiado lejos de un centro de terapia o bien porque el estado de salud no permite salir de casa. Es por ese motivo que decidimos iniciar un sistema de alquiler de aparatos para realizar terapia robótica en casa, de forma que las familias no tuvieran que recorrer largas distancias y que los niños tuviesen más tiempo para jugar, descansar, hacer deberes o cualquier otra actividad. El hecho de tenerlo en casa también permite la flexibilidad de hacer la terapia durante sesiones más cortas varias veces al día en vez de hacerlo todo en una sola sesión, que en ocasiones les cansa demasiado. Es importante tener en cuenta que esto no sustituye a sus terapias del cole o del hospital sino que las complementa.

 

En ese caso ¿hay que formar a los padres y/o cuidadores?

Por supuesto. Los padres no deben convertirse en terapeutas pero sin duda necesitan una formación básica que siempre se realiza antes de entregar cualquier producto.

 

¿Qué tipo de terapia considera que es la mejor?

No existe una terapia ideal sino que existen terapias idóneas para cada niño en cada etapa de su vida. Es importante hacer una valoración individualizada y exhaustiva de cada niño, estar muy atentos a su evolución e ir modificando la terapia según vaya evolucionando.

Y el descanso también es fundamental. Es importante que los niños disfruten de mucho tiempo de calle, de socializar y de disfrutar con sus iguales.  Adaptando su entorno, se les puede abrir un mundo de posibilidades: con un NF-Walker pueden pasear con amigos e incluso jugar al fútbol o al baloncesto, con una bici adaptada pueden dar vueltas en el parque y ¡tantas cosas más! ¡Que jueguen, porque jugando se aprende mucho y se llega muy lejos!

 

Galería

Videos

Compartir