“Nuestros clientes no quieren hoteles de todo incluido ni pasar las 24 horas dentro”

 

Miguel Fariña

CEO del área turística Nieprape Hoteles

 

Después de muchos años de experiencia en su sector, cuando Manuel Prado Moure decidió dedicarse a la explotación hotelera, creó la compañía Nieprape, un acrónimo que alude románticamente a los nietos de Prado (él mismo) y Pena (su mujer). Precisamente uno de ellos, Miguel Fariña, dirige hoy el área turística de la empresa, que también tiene un área patrimonial y otra de construcción.

¿Cuántos hoteles tiene Nieprape?

En la actualidad tenemos varios hoteles en propiedad, aunque sólo llevamos la explotación de dos de ellos, que van dirigidos a mercados muy diferentes. Por un lado, el Surfing Colors, en Corralejo (Fuerteventura), que está especializado en el deporte acuático, con una escuela de surf propia para principiantes e intermedios. Después tenemos el Playa del Sol en Gran Canaria, donde hay dos temporadas muy diferenciadas: la de invierno, muy especializada en el mercado nórdico, y la de verano, dirigida sobre todo al público LGTB. También hemos creado otra división para abordar la vivienda vacacional, un actor que ha venido para quedarse.

 

¿Qué valores les diferencian de otras cadenas hoteleras?

Nosotros no vamos al cliente de masa, sino que estudiamos las necesidades de turistas muy específicos, que no quieren ir a hoteles de todo incluido ni pasar las 24 horas dentro. Intentamos darles experiencias dentro y fuera del hotel, pero todo gestionado por nosotros, sin empresas externas. Ese es nuestro punto diferencial. Estamos ubicados en centros urbanos, en zonas donde hay actividad en el exterior, y no tiene sentido que se queden dentro. Otra ventaja para nuestros clientes, en el caso de los deportes acuáticos, es que les proporcionamos todo el equipamiento que necesiten, como tablas y neoprenos. Y a los que vienen varias veces al año y tienen su propio equipo, se lo guardamos para cuando regresen.

 

Fuerteventura es destino de surfistas, ¿cómo consiguen que elijan su hotel?

Intentamos tocar sitios online muy apreciados por los surferos y redes sociales, de las que son muy consumidores. A los que quieren iniciarse llegamos por otras plataformas. Nos escogen porque saben que la escuela y el hotel van de la mano. Además, no nos limitamos a llevarlos a la ola más cercana, como hace la mayoría; tenemos cinco furgonetas y cada día, en función de la previsión, los llevamos a los mejores lugares para aprender y practicar, y van conociendo diferentes lugares.

¿Qué valor añadido ofrecen a sus clientes?

También tenemos una flota de bicis eléctricas especiales para andar por arena, y les enseñamos rutas por el interior de la isla, tanto la parte volcánica como la de dunas. Además, ofrecemos aeroyoga y pilates, y todas las semanas hacemos una fiesta con barbacoa y música en directo, donde se junta toda la gente que ha estado haciendo surf. Es un valor añadido porque hacen amigos en sus vacaciones.

 

¿Qué inversión hacen para mantenerse atractivos?

Cada año invertimos en mejoras en el complejo, y este año hemos renovado 80 habitaciones, 50 de ellas con vistas al mar. Además, un artista canario nos ha hecho un graffiti muy colorido, y hemos partido de ese diseño para tematizar las habitaciones. El próximo verano ya tendremos el hotel completamente renovado, con una azotea que va a dar mucho de qué hablar. Hemos conseguido darle un alma al edificio, que es algo que también se consigue con el equipo, otro de nuestros puntos fuertes: casi toda la plantilla es surfera, vivimos por la misma pasión y eso crea un vínculo especial entre nosotros que se transmite al cliente.

 

Y en el Playa del Sol, ¿cómo se han especializado en públicos tan específicos?

El hotel lleva 37 años dirigido al mercado sueco en invierno, siempre han venido a cantar grupos muy famosos de Suecia, e incluso inspiró allí una serie de televisión entre 1986 y 1987. Hace dos años grabaron aquí un programa sobre el ambiente musical, porque aquí se han conocido y se han casado muchas parejas suecas. En verano, el 80% del público es LGTB, porque estamos a apenas veinte metros del Yumbo Center, uno de los centros comerciales más importantes del mundo gay en Europa, y además es un hotel sólo para adultos. Respondiendo a las necesidades comunes de ambos públicos, hemos creado un solarium naturista, sauna, jacuzzis y gimnasio, todo gratuito para los clientes del hotel, sin extras, incluso el wifi.

¿Qué otros servicios ofrecen a sus clientes?

Si en invierno el fuerte es la parte musical y el ambiente nocturno dentro del hotel, en verano el ambiente nocturno está a veinte metros y lo más importante que ofrecemos es descanso, porque la vida del cliente consiste en descansar y tomar el sol de día y salir de noche. Para el sol tienen la azotea y la piscina, que mi abuelo tuvo la visión de ubicarla en el punto con más horas de sol al día. Para el descanso, hemos puesto unos colchones viscolásticos muy buenos, y las habitaciones tienen cocina para quien quiere hacer una comida con amigos, y una terraza para hasta cinco personas. Eso es importante porque a este hotel vienen muchos grupos de amigos, y vamos creando lugares donde puedan hacer sus reuniones.

 

¿Qué aportan sus hoteles a la industria turística de las Islas Canarias?

Volviendo a la importancia de que el cliente haga vida en el destino, creo que lo que gana la industria canaria con nosotros es que el 80% de nuestros empleados son canarios y que los clientes pasan mucho tiempo fuera del hotel: consumen en los restaurantes de la zona y se toman las copas fuera.

 

¿Qué proyectos tienen para seguir mejorando en el futuro?

Todos los años estudiamos las quejas que hemos tenido en los comentarios de internet y centramos nuestra inversión en mejorar donde nos dice el cliente. Además, estamos creando una pequeña flota de motos eléctricas para facilitar la movilidad de los clientes, y estamos preparando los hoteles para que el turista pueda reciclar y hacer algo por el medio ambiente. En la azotea del Surfing Colors vamos a tener una zona para practicar varias disciplinas de yoga y kickboxing con unas vistas impresionantes al mar y a Lanzarote. Y en Corralejo estamos reformando unos apartamentos para ofrecer viviendas vacacionales a menos de cien metros del hotel, con acceso a las actividades.

Consiga un 10% de descuento con el código ELMUNDO2019

Compartir