Escuela Internacional de Coaching Cuántico

31 May, 2018 | Coaching, Coaching cuantico, Sima 2018

“El coaching cuántico no opera con creencias sino con elecciones de cada instante”

 

María Lobo

Directora de la Escuela Internacional de Coaching Cuántico

 

Sus estudios de cirugía y su pasión por materias como la física cuántica y la neurociencia llevaron a María Lobo a desarrollar la teoría del coaching cuántico. Hace dos años creó la primera escuela internacional que forma a personas interesadas en esta materia, que explora el alma de los individuos antes de plantear sus objetivos.

 

 

¿Qué es el coaching cuántico?

El coaching cuántico es una resignificación del coaching, porque, según evoluciona, la humanidad va demandando que se actualicen cosas que antes eran funcionales y ya no. El coaching convencional se centra en el objetivo, lo define bien y dosifica los pasos para alcanzarlo; es un proceso que empieza desde fuera, analizando qué quiere el individuo y cómo lo puede conseguir. En cambio, el coaching cuántico empieza de dentro y va hacia fuera. La mecánica cuántica es la materia que estudia las partículas subatómicas, y el coaching cuántico parte de que dentro de nosotros tenemos un núcleo subatómico. Los coach cuánticos vamos a ese núcleo, a la esencia del individuo, y desde ahí definimos con él lo que quiere. Apuntamos y el tiro va directo. No se trata de plantear objetivos que, cuando los conseguimos, la persona descubra que no es lo que realmente quería, sino de hacer una auditoría de la esencia de esa persona para, desde ahí, trazar acciones concretas, con una estructura interior bien construida, para lograr que sea más funcional en su vida. El coaching convencional tiene muchas herramientas, pero el coaching cuántico tiene una sola que es el propio individuo.

 

¿Y por qué es diferente lo que descubre el individuo sobre sí mismo?

Hay una grandísima diferencia. La mayor parte de los objetivos que nos planteamos vienen de creencias sociales y familiares, pero realmente no tienen nada que ver con lo que anhelamos. Muchas veces emprendemos objetivos basados en esos cánones para lograr el éxito y llegar a un estatus, pero a lo mejor lo que nuestra esencia nos pide es irnos al Sáhara. Ésa es la diferencia, que hasta que llegamos al núcleo y conectamos con él, con lo que nos apasiona, con nuestro verdadero yo, no emprendemos ni un solo paso. El coaching convencional funciona con creencias limitantes y potenciadoras, pero el humano es un ser orgánico, cambiante a cada instante, y el coaching cuántico, en cada instante, va a conectar con lo que quiere su esencia, hace una actualización constante porque no se agarra tanto a una estructura. El coaching cuántico no opera con creencias, sino con elecciones de cada instante, es mucho más dinámico.

 

“El coaching convencional tiene muchas herramientas, pero el coaching cuántico tiene una sola que es el propio individuo”

 

¿Cómo llegó al coaching cuántico?

Desde los cinco años era cuántica y no lo sabía. Estudié podología y me especialicé en cirugía del pie. Como mi pasión era la física cuántica, en mis vacaciones me iba a Washington a estudiar en escuelas de verano, y también me formé en neurociencia, que tiene mucho que ver con el coaching, porque estudias cómo funciona el cerebro, el sistema nervioso, y explica muchas reacciones humanas a través de la biología. Todos esos conocimientos, más mi afición por las antiguas escuelas de sabiduría, fue como un compendio y vi que todos al final hablaban de lo mismo. Cuando llegué al mundo del coaching, con todo el bagaje que tenía, sentí que le faltaba profundidad, y entonces hice una fusión de todos esos conocimientos con un lenguaje muy accesible para estructurar lo que es el coaching cuántico.

 

Tras desarrollar la teoría, abrió la Escuela Internacional de Coaching Cuántico.

Trabajo como coach cuántica a nivel empresarial y personal, también soy conferenciante, y ya impartía formaciones de coaching convencional y de coaching cuántico en otros centros. La Escuela de Coaching Cuántico la abrí hace dos años, es la única que hay a nivel internacional. En ella formamos a personas interesadas en esta especialidad. La formación principal que impartimos es el Máster de Experto en Coaching Cuántico, que tiene una duración de un año y medio. Tenemos una sesión presencial al mes, en Madrid, además de tutorizaciones online en directo. Tenemos ya dos promociones, con sólo 18 alumnos cada una porque no quiero masificarlo, es un trabajo muy personalizado. Ahora estamos creando un formato online del mismo máster, porque nos lo ha demandado mucha gente de otros países. Además, damos conferencias e impartimos cursos modulares y especializaciones como el coaching cuántico educacional y el ejecutivo. Cuento con un equipo fantástico y de la formación hasta ahora me he ocupado yo, pero para las próximas promociones ya va a haber antiguos alumnos que me van a ayudar, porque no me puedo clonar. Ya he formado a unos 150 alumnos, porque el máster ya lo impartía antes en otras escuelas de coaching.

 

¿Abarcan otras disciplinas en la escuela?

Actualmente acabo de crear también la Escuela de Líderes Cuánticos, donde EL PARADIGMA ERES TÚ (www.tualtafrecuencia.com). En ella formamos a personas que ya han alcanzado un liderazgo en su día a día, y lo hacemos desde esa profundidad, desde ese factor humano. Es una escuela más dirigida a empresas y a personas que estén asumiendo actualmente una responsabilidad con mucha gente a su cargo. Y como primicia deciros que estamos lanzando la Escuela Quántica de Mujeres Líderes, el liderazgo basado en el emponderamiento emocional femenino, la herramienta intrínseca y más desvalorizada del universo existencial de la mujer, la verdadera alquimia de donde saldrá esa energia todopoderosa para la propulsión de la emancipación de las mujeres y niñas. Además, hemos iniciado otra formación online, y en septiembre la haremos también presencial, que se llama Estado Cuántico. Está orientada a personas que quieran poner en práctica de una forma más inmediata los conceptos de la cuántica en el día a día, ya sea en su empresa, en su casa, con su pareja o con sus hijos, porque abarca todas las áreas. El estado cuántico irradia a todas las áreas de tu vida.

 

“Trabajo como coach cuántico a nivel empresarial y personal, también soy conferenciante, y ya impartía formaciones de coaching convencional y de coaching cuántico en otros centros”

 

Algunos psicólogos califican el coaching de intrusismo profesional.

Para mí el coaching cuántico suma, tanto a la psicología como al coaching convencional, no veo que esté en contraposición, sino que los complementa y completa. La psicología me parece brillante, el coaching convencional también, y si no hubieran existido yo no estaría aquí. Pero la sociedad demanda actualizaciones, y por eso apareció el coaching cuántico, que enriquece todo lo anterior.

 

Dentro del coaching también hay quien habla de intrusismo.

La coherencia y la integridad no necesitan de justificación. Los paradigmas de menor integridad y la incoherencia se caen por su propio peso, lo estamos viendo a todos los niveles: económico, político… Yo no me preocuparía tanto del intrusismo sino de la coherencia e integridad del propio coach. De hecho, hubo un momento de mucha oferta, pero ahora van quedando los que realmente son coherentes e íntegros con lo que dicen, hacen y practican.

 

Videos

Compartir