Vulca-cas

17 Jul, 2018 | bandas transportadoras, Premium Empresarial

Seriedad, calidad y rapidez en el mantenimiento y montaje de bandas transportadoras

 

José Ignacio Castellanos

Gerente de Vulca-Cas

 

Con más de dos décadas de trayectoria en el mercado, Vulca-Cas nace en 1995 sobre la experiencia acumulada de su fundador, José Ignacio Castellanos, en la fabricación y el montaje de bandas transportadoras. Ese bagaje fue desde el principio la base de su calidad de servicio en el mantenimiento y montaje de bandas transportadoras, a lo que suma un tiempo de reacción y reparación mínimo, con el que marca la diferencia en su sector. AENA es uno de sus principales clientes.

 

 

¿Vulca-Cas centra su excelencia en el servicio?

Totalmente. De hecho, fue la carencia de servicios en el sector lo que me llevó a crear Vulca-Cas. Desde el inicio nuestro objetivo fue el de ofrecer un servicio de calidad en el mantenimiento de bandas transportadoras y de elevadores de cangilones (se utilizan para materiales a granel), pero un servicio al mismo tiempo muy ágil, que permitiera atender la avería y solucionarla en el menor tiempo posible. Eso fue lo que rápidamente hizo que captáramos como clientes a las empresas más importantes, desde logística a aeropuertos. Aunque también atendemos a establecimientos con solo una pequeña banda transportadora. Para nosotros cada cliente es importante, independientemente de la facturación que nos genere. 

 

La agilidad del servicio se valora mucho porque una banda parada en una planta de producción se traduce en pérdidas y, en el caso de los aeropuertos, en mayor o menor medida en caos…

Efectivamente. Y lo mismo en empresas de logística. Si una banda transportadora para, para la actividad y eso tiene consecuencias a muchos niveles. Por eso nuestro compromiso es el de llegar y reparar la avería lo antes posible, 24/7. Desde que nos llama un aeropuerto hasta que la cinta vuelve a funcionar no pasan  más de cuatro horas, y eso incluyendo los desplazamientos. La seriedad, la calidad y la rapidez son nuestros principales valores.

Nuestro centro de operaciones está en Illescas (Toledo) y desde ahí coordinamos el servicio en toda la Península y archipiélagos.

 

¿Por qué Vulca-Cas es más rápido atendiendo una avería que los demás?

Por el conocimiento que tenemos y porque contamos con la tecnología necesaria para poder ser rápidos. Gracias a ello, por ejemplo, podemos hacer un empalme en 17-18 minutos, mientras nuestra competencia tarda alrededor de una hora.  Y ahora tengo previsto comprar una máquina soldadora de alta frecuencia que igualmente nos permitirá mejorar la calidad y el servicio que ofrecemos. Nunca nos conformamos con lo que tenemos. Por eso a menudo viajo para conocer nuevas máquinas de reparar y nuevas formas de trabajar aplicables en Vulca-Cas. No queremos quedarnos estancados.

 

¿Se dedican exclusivamente al mantenimiento?

Ese es nuestro fuerte, pero aprovechamos el equipo humano que tenemos y nuestro know-how para fabricar todo tipo de pieza moldeada para bandas transportadoras, para lo que adquirimos dos prensas. De manera que, cuando mis operarios no están trabajando en alguna avería, trabajan en fábrica. Además, trabajamos para multinacionales extranjeras fabricantes de bandas trasportadoras, muy preparadas para fabricar bobinas pero no para hacer empalmes, de lo que nos ocupamos nosotros, pudiendo alcanzar entre 80 y 100 empalmes diarios. En Vulca-Cas cerramos sus bandas y las enviamos sus clientes.