La cooperativa agropecuaria zamorana referencia del sector en España

 

 

Rafael Sánchez Olea

Director general de COBADU

 

La Cooperativa Bajo Duero (COBADU), colectivo de Zamora con más de 10.000 socios y una facturación en el pasado ejercicio de 308 millones de euros, se ha afianzado como un referente del sector agropecuario en España.

 

 

COBADU comenzó a fabricar piensos gracias a la iniciativa de 380 ganaderos que se unieron para sacar mayor rentabilidad a sus explotaciones… ¿Ha cambiado mucho COBADU hasta el día de hoy?

Efectivamente, la cooperativa ha experimentado una evolución que ha posibilitado que tenga hoy en día dos áreas consolidadas: agricultura y ganadería, una apuesta por la diversificación de productos y servicios en apoyo a la actividad de nuestros socios.

 

 La cooperativa se supera cada año, ¿cuál es el secreto?

El secreto es el trabajo de todos, además de estar receptivos y ser sensibles ante las necesidades de nuestros socios. La separación entre la parte representativa y la parte ejecutiva ha permitido también profesionalizar la cooperativa. La estabilidad que ha existido en el Consejo Rector ha sido otra de nuestras claves, transmitiendo de este modo confianza y generando satisfacción a socios, empleados y clientes.

 

La inversión e innovación constantes, ¿han sido un factor clave?

La inversión constante siempre ha sido un facto clave, especialmente durante la última década. Tenemos proyectos muy ambiciosos tanto en las instalaciones centrales de Moraleja del Vino como en la red de almacenes. En cuanto a la innovación, procuramos estar siempre al día gracias al gran equipo de profesionales que procuran estar a la vanguardia en los distintos departamentos no solo en producción, sino también en materia de seguridad: una innovación que repercute directamente en las explotaciones de los socios.

 

Ya han superado los 10.000 socios, una cifra que sigue aumentando, ¿qué ventajas tiene un ganadero o agricultor en el momento en el que se hace socio de COBADU?

El socio puede participar en cualquier actividad de la cooperativa, no solo adquiriendo suministros, sino también comercializando sus producciones. Uno de los mayores atractivos de la cooperativa es que garantiza a sus socios la calidad y precios adecuados, además de algo esencial: la seguridad de cobro.

 

 

 

¿Cómo ha evolucionado el socio desde los 380 fundadores iniciales?

En los años 80, las necesidades de los agricultores y ganaderos hacían más necesario el nacimiento de COBADU, y al tener un radio de actuación más pequeño, la relación entre socios era muy estrecha. Ahora, debido a la ampliación territorial de la cooperativa, se está haciendo un esfuerzo de comunicación y participación con los socios mediante jornadas técnicas, almacenes comarcales, entre otras acciones.

 

En un comienzo, el socio solo compraba el pienso para su ganado, ahora, sin embargo, puede comercializar sus producciones, entregar cereal, contar con asesoramiento agrario, comprar gasóleo… ¿Ha posibilitado este servicio integral el crecimiento de socios?

La proliferación de las actividades de la cooperativa ha hecho posible la diversificación, que nos ha dado una gran dimensión que ha hecho que nuestros socios confíen en la cooperativa como principal apoyo para generar prosperidad en sus explotaciones. 

 

De referente en la provincia de Zamora… a convertirse en uno de los principales protagonistas en el sector cooperativo español, ¿dónde está el techo de COBADU?

El techo de Cobadu a día de hoy no está situado en ningún punto, esto dependerá de los socios y clientes que se encuentran en nuestro radio de actuación y su grado de compromiso con la cooperativa. También dependerá de todo el colectivo de COBADU, integrado por el Consejo Rector y sus representantes, y por supuesto de que los empleados y colaboradores sigan siendo su motor de crecimiento.

Compartir