“El proyecto ACTIVAGE, clave en la mejora de la calidad de vida de los mayores en Europa”

 

Germán Gutiérrez Rubio

Coordinador del proyecto ACTIVAGE. Director de la unidad “Integrated Health Solutions” en Medtronic Ibérica

 

El envejecimiento activo y saludable es uno de los grandes retos de las sociedades avanzadas orientado a una mayor calidad de vida de nuestros mayores ¿Cómo puede contribuir a ello el Internet de las Cosas? El Proyecto ACTIVAGE está llamado a encontrar la respuesta.

¿En qué consiste el Proyecto Europeo ACTIVAGE?

ACTIVAGE es un proyecto europeo enmarcado en el programa HORIZON 2020, que da respuesta a uno de los grandes retos sociales: el progresivo envejecimiento de la población y la necesidad de introducir servicios que mejoren la calidad de vida de nuestros mayores en los sistemas sociales y sanitarios. En este sentido, ACTIVAGE está demostrando a través de un piloto a gran escala cómo la tecnología del “Internet de las Cosas” tiene la capacidad de garantizar un envejecimiento más activo y saludable.

 

¿Quién lo integra?

Detrás de ACTIVAGE se encuentra un consorcio de 49 organizaciones de distintos países europeos y procedentes de muy diversos sectores. El 22% son industriales, a lo que hay que sumar 14 institutos de investigación o universidades punteras, 11 grandes multinacionales y 15 PYMES centradas en proyectos de innovación.

Cabe destacar la importante participación española, ya que 15 de las organizaciones son españolas o filiales y fundaciones de grandes multinacionales en nuestro país. Desde Medtronic Ibérica, líder mundial en tecnología, servicios y soluciones médicas, nos encargamos de la coordinación del proyecto. Contamos con amplia experiencia desempeñando este rol en diversos proyectos de la Comisión Europea relacionados con la gestión de pacientes crónicos, y nos encontramos a la vanguardia del cambio hacia la creación de valor en salud.

 

¿Qué objetivos globales persigue? ¿Cuál es la misión del proyecto?

La misión principal de ACTIVAGE es mejorar la calidad de vida y autonomía de las personas mayores, prolongando una vida activa y saludable en sus entornos cotidianos, y garantizando la sostenibilidad del estado del bienestar mediante la aplicación de tecnologías de “Internet de las Cosas”.

¿A la práctica, en qué acciones se plasma?

Para cumplir este gran reto, actualmente ya está en marcha el piloto a gran escala, que se desarrolla en 9 regiones de siete países distintos de la Unión Europea: España (con pilotos en Madrid, Galicia y Valencia), Italia (Regione Emilia-Romagna), Grecia (Ática, Grecia Central y Macedonia), Francia (Grenoble), Alemania (WoQuaz, región de Hesse), Reino Unido (Leeds) y Finlandia (Espoo, Tampere y Turku).

Esta experiencia involucra a cerca de 10.000 usuarios, entre personas mayores y cuidadores (formales e informales), y ofrece servicios y soluciones que van desde la monitorización dentro y fuera del domicilio y la implantación de sistemas de alerta para detectar eventos de riesgo, hasta la prevención del aislamiento social y el deterioro cognitivo. Esto es posible gracias la utilización de más de 40.000 aplicaciones y dispositivos que se instalan de manera no intrusiva en el entorno de los mayores, conectados entre sí mediante la tecnología del “Internet de las cosas”.

 

¿Qué recursos se destinan?

El proyecto ha recibido una financiación de 20 millones de euros por parte de Comisión Europea, destinados a la creación de un ecosistema dinámico –el primero de estas características en Europa- que interconecte todos los servicios y dispositivos mencionados, y permita que estas soluciones puedan ser exportables y replicables en otras regiones europeas de manera sencilla. Además, parte de ese presupuesto (1.5 Millones de Euros) está destinado a involucrar a otras organizaciones, principalmente PYMES y Startups, para que incluyan sus tecnologías y servicios existentes en las soluciones ya desplegadas y potenciar así su valor. Esta iniciativa se divide en dos oleadas, la primera está activa hasta el 31 de octubre para que las organizaciones interesadas presenten sus propuestas a través de la web oficial del proyecto: www.activageproject.eu

¿El IoT va a ser clave en el futuro para contribuir a un envejecimiento activo y saludable?

Rotundamente sí.  El “Internet de las cosas” es un concepto que consiste en la interconexión de los objetos cotidianos que tenemos a nuestro alrededor a través de internet. Indudablemente, este entorno inteligente nos brinda una información muy valiosa, que nos permite analizar parámetros y comportamientos para contribuir de forma positiva en un envejecimiento más activo y saludable de la población.

 

¿El análisis de los datos puede favorecer la detección temprana de problemas de salud en la tercera edad?

Por supuesto, ayuda a detectar problemas de salud, accidentes domésticos (caídas, un pequeño incendio en el domicilio, etc.), problemas psicológicos (depresiones, ansiedad, etc.). Permite también ofrecer servicios de soporte para que nuestros mayores vivan más tiempo de forma segura e independiente en su propia casa. Pero no sólo esto, también permite a nuestros ayuntamientos identificar a personas en riesgo de aislamiento social y ofrecer soluciones o incluso facilitar sistemas de rehabilitación domiciliaria, evitando molestos traslados a los hospitales.

 

¿En qué punto se encuentra ahora el proyecto?

El proyecto tiene una duración de 42 meses y actualmente estamos en el ecuador. En este momento, el piloto está en funcionamiento en los 7 países, y en todos ellos usuarios de la tercera edad están disfrutando de los servicios para un envejecimiento activos y saludable que ACTIVAGE ofrece. Esta fase se extenderá hasta abril de 2020, coincidiendo con la finalización del proyecto.

El objetivo en esta etapa es evaluar y recoger de forma constante las necesidades y requisitos de los usuarios para refinar estos nuevos modelos de asistencia, de cara a mantener y afianzar los servicios en el sistema sanitario-social y poder replicarlos en otras regiones europeas.

Compartir