Instituto de Ciencias Agrarias

27 Sep, 2018 | Agricultura, I+D+i, Investigación y desarrollo septiembre 2018

Finca experimental “La Poveda”, situada en la ciudad madrileña de Arganda del Rey

“Investigamos en base a problemas reales y no a disciplinas científicas específicas”

 

José Dorado

Director del Instituto de Ciencias Agrarias del CSIC

 

Perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y localizado dentro del campus central del CSIC en Madrid, el Instituto de Ciencias Agrarias (ICA) centra sus líneas de investigación en el principal reto que tiene actualmente la agricultura: el desarrollo de sistemas agrarios sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. El carácter multidisciplinar de los investigadores que integran el ICA les capacita para aportar información relevante en cuestiones relacionadas con la protección vegetal, el suelo, las plantas y los riesgos ambientales asociados a la producción agrícola.

Sede central del Instituto de Ciencias Agrarias en la calle de Serrano (Madrid)

¿Cuál es la historia del ICA?

El ICA procede originalmente del Instituto de Edafología, Ecología y Biología Vegetal, fundado en 1942. Después de casi 50 años, en 1990 se produjo una reestructuración, pasando a llamarse Centro de Ciencias Medioambientales (CCMA). Finalmente, tras la desaparición del CCMA, en el año 2004 se constituye el ICA con una estructura científica orientada a la investigación agroambiental.

 

¿Con qué medios propios cuentan?

El ICA dispone de una finca experimental de 64 hectáreas, ubicada en Arganda del Rey, con infraestructura y personal cualificado y totalmente dedicado: un espacio idóneo para la investigación en temas agroambientales. Además, en el Instituto disponemos de instalaciones con ambientes controlados (invernaderos y cámaras climáticas) y varios servicios científico-técnicos punteros en campos específicos (análisis de suelos, plantas, extractos, muestras policristalinas, etc.) que dan apoyo a investigaciones básicas y aplicadas.

Producción de plantas para la investigación

En términos generales, ¿cuál es su objetivo?

Dirigir nuestra capacidad multidisciplinar hacia la búsqueda de soluciones a problemas reales en el área de la protección vegetal, el suelo, las plantas y la calidad ambiental; es decir, abordar nuestras investigaciones en base a problemas reales y no a disciplinas científicas específicas.

 

¿Podría especificar cómo abordan desde el ICA estos problemas?

Pongamos un ejemplo: la creciente sensibilidad social a los riesgos de los plaguicidas (contaminación ambiental, salud humana, desarrollo de resistencias, demanda de productos agrícolas libres de residuos), unida a la reciente normativa europea sobre el uso sostenible de fitosanitarios, está llevando a una búsqueda de alternativas al empleo de estos productos. En este sentido, el ICA dispone de varios grupos de investigación con experiencia para abordar el reto de maximizar la producción de cultivos, reduciendo los daños por insectos plaga, enfermedades y malas hierbas. En el área de insectos vectores de patógenos de plantas, lideramos varias investigaciones punteras dirigidas a minimizar el riesgo de introducción y/o impacto de plagas emergentes que amenazan la agricultura europea, como es el caso de Xylella fastidiosa, una bacteria que provoca la desecación y muerte de muchas especies cultivadas, principalmente olivos, almendros, cítricos y plantas ornamentales. Además, en el ICA se están desarrollando bioplaguicidas, esto es, productos naturales de origen botánico y fúngico que son bioactivos contra organismos plaga y patógenos de los cultivos, con el objetivo de proporcionar una alternativa racional al uso de plaguicidas químicos  de síntesis.

Destacar también el empleo de las nuevas tecnologías (drones, sensores, etc.) para el diseño de sistemas de gestión localizada de malas hierbas, un enfoque basado en la agricultura de precisión que permite ajustar los insumos de forma más óptima, segura y respetuosa con el medio ambiente. En definitiva, en el ICA valoramos los problemas que afectan al sector y ajustamos nuestras investigaciones al desarrollo e integración de estrategias alternativas en el marco de la protección de cultivos agrícolas.

Ninfa del vector de Xylella fastidiosa, Philaenus spumarius produciendo la espuma que le sirve de protección frente a la desecación y enemigos naturales

Además de la protección vegetal, ¿tienen una importante componente ambiental?

Efectivamente, en el ICA no somos ajenos a determinadas líneas de investigación focalizadas en mitigar los impactos humanos actuales sobre el cambio climático y conseguir una agricultura más sostenible. Por ejemplo, dentro del ICA existen grupos de investigación dedicados a obtener nuevos conocimientos sobre los procesos que regulan el flujo de C y N en el suelo y a la atmósfera, poniendo especial atención en su respuesta al cambio climático. Además, el desarrollo de sistemas agrícolas sostenibles abre grandes oportunidades a la utilización de leguminosas noduladas y de microorganismos beneficiosos, tema que abordan otros investigadores del ICA.

 

Todas estas investigaciones, ¿se traducen en transferencia del conocimiento?

Si. Esto forma parte de nuestros objetivos: A través de la transferencia tecnológica suministramos resultados a los agricultores y las empresas del sector. En particular, cabe destacar nuestro potencial en cuanto a transferencia tecnológica de bioplaguicidas a través del registro de variedades vegetales y depósito de cepas de hongos seleccionados, así como la obtención y licencia de patentes de extractos y productos bioactivos.

DRON sobrevolando una parcela de maíz en busca de malas hierbas

El suelo constituye la mayor reserva de carbono orgánico terrestre, de ahí su importancia en estudios sobre cambio climático. Imagen: colección de acuarelas de perfiles de suelos del Prof. Kubiëna, ICA-CSIC.

Divulgación científica realizada en los invernaderos del ICA durante la “Semana de la Ciencia”, dirigida a estudiantes de secundaria.

Para finalizar, como abordan la divulgación científica desde el ICA

En el ICA estamos convencidos de la importancia de llevar la ciencia a la Sociedad, para dar a conocer los resultados de nuestras investigaciones en un lenguaje común que pueda suscitar el interés del público en general. Nuestra contribución a la propuesta de Cultura Científica del CSIC incluye actividades a nivel regionalcomo la “Semana de la Ciencia”, o la participación en el proyecto nacional“Ciudad Ciencia”, en colaboración con la Obra Social la Caixa, llevado a cabo en localidades alejadas de los grandes núcleos urbanos y que incluye talleres presenciales y online, conferencias y exposiciones.

Compartir