“La Radiofísica aporta calidad y seguridad a los pacientes en su diagnóstico y tratamiento con radiaciones”

 

Dra. Marisa Chapel

Presidenta de la Sociedad Española de Física Médica (SEFM)

 

La SEFM es una sociedad científica cuyo objetivo es fomentar, desarrollar y promocionar la Física Médica y sus aspectos científicos y profesionales, englobando a todos los Físicos Médicos (en España llamados Radiofísicos Hospitalarios).

¿De qué se ocupa un Físico Médico en un hospital?

El trabajo del Físico Médico está orientado a garantizar la calidad y la seguridad de pacientes en el uso de las radiaciones ionizantes, utilizadas para realizar pruebas diagnósticas y tratamientos médicos, encargándose también de la protección radiológica de los profesionales expuestos a ellas. En radioterapia, diseña los tratamientos, con el objetivo de irradiar las zonas tumorales para eliminar las células malignas respetando al máximo los órganos y tejidos sanos, y es responsable de la medida de las dosis de radiación que generan los equipos, aceleradores lineales de electrones y fuentes radiactivas. En radiodiagnóstico y medicina nuclear, el objetivo es que se disponga de la mejor calidad de imagen con la menor dosis de radiación posible, para  conseguir la mayor información diagnóstica.

Como el Radiofísico es responsable de garantizar que la dosis recibida por el paciente sea óptima, es imprescindible que realice un riguroso control de los equipos para disponer de las mejores herramientas posibles para el diagnóstico o tratamiento.

 

¿Cómo se llega a ser Especialista en Radiofisica Hospitalaria?

Como cualquier especialidad médica, es imprescindible aprobar el examen del sistema MIR y posteriormente realizar un periodo de tres años de formación tutorizada y supervisada en un Servicio de Radiofísica acreditado.

¿Con qué problemas se encuentra actualmente el desarrollo de la Especialidad en España?

Las ciencias médicas avanzan muy rápidamente, sobre todo las tecnológicamente dependientes, como la nuestra. Los equipos se quedan obsoletos tecnológicamente en pocos años y, además, los niveles de calidad y seguridad en el uso de radiaciones ionizantes cada vez son más exigentes. Por ello, el Radiofísico debe estar continuamente formándose en el desarrollo e implantación de nuevos equipos y procedimientos médicos que mejoran el diagnóstico y tratamiento del paciente

En este sentido, debemos remarcar que el programa formativo en vigor data de 1994  y necesita ser actualizado y ampliado para adecuarse al actual desarrollo médico y tecnológico. Es por ello que, desde distintos ámbitos, llevamos años solicitando al Ministerio de Sanidad una ampliación de la formación de los futuros especialistas a un periodo mínimo de cuatro años.

 

¿Qué función desempeña la física médica en la asistencia sanitaria?

Uno de los factores que contribuyen al incremento de la calidad y esperanza de vida es la mejora de la tecnología sanitaria. Hoy en día es impensable realizar muchos de los diagnósticos médicos sin que a un paciente se le realice un escáner o una resonancia magnética. Del mismo modo, en la terapia para tratamientos de cáncer es imprescindible el uso de radiaciones ionizantes. Los éxitos actuales en la supervivencia de estos pacientes y la reducción de los efectos secundarios son debidos a la mejora de la tecnología y de las aplicaciones de la Física a la Medicina, donde el papel del Radiofísico es fundamental.

¿Desde la SEFM cómo se valoran los recursos tecnológicos y humanos actualmente disponibles en los hospitales?

No es posible dar una buena asistencia sanitaria si no se disponen de los recursos adecuados. También es difícil dar una asistencia por igual a los pacientes cuando los equipos disponibles en los hospitales disponen de tecnologías muy diferentes, conviviendo equipos con los últimos avances tecnológicos con equipos de más de diez años, sin las prestaciones actuales. Después de la crisis económica, en donde ha habido un retroceso tecnológico en Sanidad, se hace necesaria una renovación importante del equipamiento para lograr el máximo de equidad con nuestros pacientes. Los recursos siempre son limitados, y más en un sistema sanitario universal como el nuestro, pero debería apostarse por métodos de inversión deferentes que impulsen una renovación tecnológica, para que los procedimientos que ofertamos a nuestros pacientes estén acordes a los avances médicos. De igual modo, las autoridades sanitarias deben adecuar el número de especialistas en Radiofísica en los hospitales, de modo que se puedan realizar todas las funciones encomendadas por la nueva Directiva EURATOM 59/2013 y así contribuir a mejorar la calidad en todos los procesos médicos con radiaciones y garantizar la seguridad de los pacientes.

 

¿Cuáles cree que son los retos de futuro a considerar desde la SEFM?

Entre los muchos retos que debemos afrontar, destacaría la labor de divulgar de forma amplia y comprensible, a la par que rigurosa, la profesión y la física médica; promover la formación de los futuros especialistas, acorde a la exigencia de las nuevas tecnologías y procedimientos médicos con radiaciones; continuar ofertando un plan de formación continuada para afrontar la innovación tecnológica; potenciar la investigación en el campo de la Física Médica; y colaborar estrechamente con otras sociedades científicas afines para mejorar la asistencia sanitaria de nuestros pacientes.

Radiaciones y salud

Cómo pacientes, nos sometemos a las pruebas médicas necesarias sin cuestionarnos los posibles efectos perjudiciales que la radiación que recibimos pueda causarnos, ya que los beneficios derivados de la aplicación médica de las radiaciones ionizantes (RI) son indiscutibles. Sin embargo, esta radiación puede ser también perjudicial si no se utiliza adecuadamente y, por ello, su aplicación debe ser prudente, evitando la exposición innecesaria de pacientes y personal sanitario.

Para garantizar el uso correcto de las RI y  la calidad y seguridad de los pacientes en el diagnóstico y tratamiento médico con ellas existen unos especialistas sanitarios, los Especialistas en Radiofísica Hospitalaria, que participan y colaboran activamente para que la aplicación de la física en los hospitales y en el ámbito de la salud sea efectiva y segura para los pacientes. Son de los profesionales menos conocidos para el público general y, sin embargo, tienen una función fundamental en la asistencia sanitaria y en la seguridad de pacientes y trabajadores en el uso médico de las radiaciones. Nos lo explica la presidenta de la SEFM.

Compartir