“Edificios más altos, trenes más rápidos… son retos del campo de los materiales”

 

Dr. Diego Ferreño y Dr. José Antonio Casado

Profesores titulares de la Universidad de Cantabria

e investigadores del LADICIM

 

El Laboratorio de la División de Ciencia e Ingeniería del Terreno y de los Materiales de la Universidad de Cantabria, más conocido por sus siglas LADICIM, ha mantenido una actividad investigadora muy prolífica durante los últimos cinco años: 15 tesis doctorales, 200 artículos científicos y 20 proyectos de investigación nacionales y europeos son algunas de sus cifras más representativas.

 

 

¿En qué principales líneas de investigación están volcando sus esfuerzos como grupo de I+D+i?

Trabajamos en cuatro ámbitos: integridad estructural; ingeniería de la vía ferroviaria de alta velocidad; estudio de biomateriales y de hormigones. Nuestra investigación se centra en garantizar la capacidad de las estructuras para resistir las acciones a las que se verán sometidas en servicio. La integridad estructural se basa en una adecuada selección de materiales y en un cuidado diseño de los componentes. El enfoque es multi-escala: la realidad microestructural del material dicta su capacidad resistente. Por ello, nuestro equipo de trabajo es multidisciplinar (ingenieros, físicos, matemáticos, etc.).

 

¿Cuáles son sus contribuciones más destacables en el campo del deterioro de materiales?

Me gustaría destacar nuestra experiencia en el ámbito de la energía nuclear. Desde los años noventa, hemos asesorado a la central nuclear de Santa María de Garoña en su programa de gestión de materiales. Los aceros que conforman las vasijas nucleares están sometidos a unas condiciones de trabajo muy severas: grandes esfuerzos mecánicos, elevada temperatura y fortísimas dosis de radiación de neutrones.

Este cóctel de solicitaciones provoca el deterioro de las propiedades resistentes del acero. Empleando procedimientos avanzados hemos demostrado que la vasija de esta planta podría haber trabajado en condiciones de seguridad por un periodo de tiempo superior a los 60 años. Actualmente, la empresa Inesco Ingenieros, spin-off del LADICIM, asesora a diversas centrales españolas a partir del conocimiento generado en nuestro grupo.

 

Tenemos una gran actividad en la ingeniería de la superestructura ferroviaria”

 

¿En qué novedades están trabajando en las líneas restantes?

Actualmente tenemos un gran volumen de actividad en el campo de la ingeniería de la superestructura ferroviaria. Somos uno de los tres laboratorios acreditados en el mundo para la cualificación del comportamiento estructural de las traviesas y sistemas de sujeción de las líneas de alta velocidad. Tenemos proyectos en funcionamiento en Estados Unidos, Canadá, Arabia Saudí (trazados Medina-La Meca y Norte-Sur) y Turquía.

 

¿Qué aplicaciones pueden tener estos avances en la industria y en la sociedad en su conjunto?

Moisés Naim suele decir que nos encontramos inmersos en lo que él denomina la “revolución del más”. En nuestro campo esto se traduce en que cada vez le exigimos más a nuestras estructuras: edificios más altos, trenes más rápidos, industrias más productivas y eficientes, etc. Estos retos solo se pueden afrontar desde los desarrollos en el campo de los materiales. Sin ellos, ni la industria ni la sociedad en su conjunto podrían seguir progresando. Esta es una de las conclusiones que extraemos tras 35 años de investigación en este campo.

Galería

Videos

Compartir