Instituto Universitario de Restauración del Patrimonio de la Universitat Politecnica de Valencia

21 May, 2018 | Educación, I+D+i, Investigación y desarrollo mayo 2018

“Queremos crecer en Iberoamérica, donde compartimos muchos lazos culturales”

 

Francisco Juan Vidal

Director del Instituto Universitario de Restauración del Patrimonio de la Universitat Politècnica de València

 

El Instituto de Restauración del Patrimonio reúne a 120 investigadores de áreas tan diversas como bellas artes, arquitectura, urbanismo, ingeniería, historia, arqueología, química, geología y biología. Estructurado en dos áreas: patrimonio arquitectónico y patrimonio histórico documental, su principal objetivo es fomentar el conocimiento y el aprecio del patrimonio cultural por parte de los ciudadanos.

 

 

¿Cómo nació el Instituto de Restauración del Patrimonio?

El IRP es una estructura dedicada a la investigación y el desarrollo vinculada con la Universitat Politècnica de València (UPV). Nació en 1999 como una estructura no convencional de investigación, avalado por la reconocida trayectoria de varios investigadores de la universidad, y en 2006 fue reconocido como instituto universitario de investigación. Su objetivo general es potenciar la investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación en el ámbito de la conservación y restauración del patrimonio cultural, promover su difusión y puesta en valor y formar especialistas en la materia. Pero su verdadera razón de ser, es contribuir al aprecio, la defensa, la difusión y el disfrute del patrimonio cultural por parte de los ciudadanos. Su misión fundamental es impulsar y canalizar la investigación de la UPV en el ámbito del conocimiento, la conservación y la restauración de los bienes culturales.

 

¿En qué líneas de investigación trabajan?

El instituto se estructura en dos grandes áreas: patrimonio arquitectónico y patrimonio histórico y documental. Se divide así porque las otras estructuras de la universidad que forman titulados y tienen posgrados en la materia están vinculadas a ellas: la escuela de Arquitectura y la facultad de Bellas Artes. Las líneas de investigación están segmentadas en unidades especializadas que derivan de esas dos áreas. En patrimonio artístico documental hay unidades de pintura mural, pintura de caballete y retablos, material escultórico y ornamental, dorados y policromías, arqueología y etnología, artes decorativas y suntuarias, obra gráfica y documental, obra textil y materiales artísticos no convencionales o contemporáneos. En patrimonio arquitectónico tenemos arquitectura monumental, conjuntos históricos, patrimonio rural y paisajístico, patrimonio urbano, patrimonio industrial, arquitectura defensiva, sistemas constructivos tradicionales, arquitecturas vernáculas e incluso turismo cultural…

 

¿Cuáles son, en la actualidad, los proyectos más destacados?

En los últimos cuatro años los investigadores del IRP han participado en diez proyectos competitivos de I+D de ámbito europeo y en cerca de 30 proyectos de I+D de ámbito nacional, con financiación en las convocatorias públicas. Entre los europeos, trabajan en áreas como arquitecturas clásicas para espectáculos (proyecto ATHENA), arquitectura excavada de la cuenca del Mediterráneo (proyecto CRHIMA), arquitectura vernácula (proyecto VERSUS) y bienes inmateriales vinculados con las fiestas y tradiciones europeas (proyecto Carnval). En el ámbito nacional tenemos más proyectos y los podemos clasificar en dos bloques: los que adoptan un enfoque más tecnológico (nano-electroquímica para el estudio de metales, microondas para la desinsectación en madera, robótica para el diagnóstico, biotecnología microbiana, modelado e impresión 3D…) y los de corte más humanista, que tratan del conocimiento de una categoría concreta de bienes patrimoniales (torres vigía de costa, teatros romanos, arquitectura de tierra…). También tenemos, de forma más transversal, proyectos con un enfoque hacia la cooperación internacional y el desarrollo financiados con ayudas nacionales, en Burkina Faso, Marruecos, México, Ecuador y Guatemala. Entre ellos destaca un grupo de gran relevancia internacional, especializado en arquitectura maya.

 

¿Cuáles han sido sus principales éxitos?

Los resultados más visibles se derivan de la transferencia de conocimiento y tecnología. Los mismos orígenes del instituto tienen relación con uno de estos trabajos: la recuperación integral de la Basílica de la Virgen de los Desamparados de Valencia, ejemplo singular de investigación e innovación multidisciplinar. A partir de ahí hemos tenido otros trabajos, como la restauración de las pinturas de la galería dorada del palacio ducal de los Borja, en Gandía, la restauración de los puentes históricos de la ciudad de Valencia y la consolidación y restauración de cubiertas de la iglesia de San Pietro in Montorio, en Roma (Italia). Y acabamos de terminar una intervención, con excelentes resultados, en las pinturas murales de la bóveda de la iglesia parroquial de San Nicolás Obispo, financiada por la fundación privada Hortensia Herrero. Un ejemplo exitoso de colaboración público-privada. La calidad de los resultados del IRP está acreditada por la amplitud y la relevancia de los premios y distinciones nacionales e internacionales que hemos obtenido. Entre ellos mencionar, por ejemplo, el premio Eurpoa Nostra en las ediciones de 2003, 2006, 2008, 2011 y 2012.

En la actualidad el IRP ostenta una cátedra UNESCO, con el lema “Universidad y Patrimonio”.

 

¿Cómo divulgan su trabajo?

En nuestro caso, al tener un carácter multidisciplinar, los canales de difusión son muy variados y abarcan muchos medios. En 2016 los investigadores del IRP publicaron 82 artículos en revistas especializadas, 303 contribuciones a congresos, 88 capítulos de libros y 7 monografías. Además, tenemos nuestras propias revistas: Arché, donde publicamos los resultados de nuestras investigaciones, y R&R (Rehabilitación y Restauración), con actualidad del mundo de la restauración nacional. Y damos cobertura a otras dos publicaciones: Loggia (Arquitectura & Restauración) y EGA (Expresión Gráfica Arquitectónica). Por otro lado, organizamos el congreso Emerge (Jornadas de Investigación Emergente en Conservación y Restauración del Patrimonio), orientado a la promoción de investigación novel, y contribuimos a la organización de otros congresos. En formación, tenemos vinculación con los títulos de grado, máster y doctorado que se imparten en la UPV, donde imparten docencia casi todos nuestros investigadores.

 

¿Cuáles son sus planes de cara al futuro?

En junio de 2017 aprobamos el plan estratégico para el periodo 2017-2020 con cinco líneas: conseguir mayor visibilidad; apostar por la excelencia; crecer en Iberoamérica, donde compartimos muchos lazos culturales; optimizar los recursos propios y procurar que la labor del instituto sea aprovechada por la sociedad.

 

Galería

Video

Compartir