Grupo de Investigación de Ciencias del Suelo y Geofarmacia de la UGR

21 May, 2018 | Editoriales, I+D+i, Investigación y desarrollo mayo 2018

FOTOGRAFÍA DEL GRUPO DE GEOFARMACIA, 2018. Laboratorios del Grupo en la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada.
Sentados: al centro, Rafael Delgado, Catedrático-Investigador Responsable; izquierda, Gabriel Delgado, Catedrático; derecha, Mª Soledad Gil, Técnico de Administración.
De pie, de izquierda a derecha: Ana Cervera, Doctoranda; Alberto Molinero, Doctorando; Mª Virginia Fernández, Profesora; Julio Calero, Profesor; Juan Manuel Martín, Profesor Titular; Manuel Sánchez, Profesor Titular; Rocío Márquez, Técnico Superior; Irene P. García-Rojas, Técnico de laboratorio; Raúl Rojano, Doctorando.
Miembros del Grupo no presentes: Jesús Párraga, Catedrático; Víctor Aranda, Profesor Titular.

“El cuarzo se consideraba inalterable hasta que demostramos que en Sierra Nevada se disuelve como un azucarillo”

 

 Rafael Delgado Calvo-Flores

Investigador Responsable del Grupo de Investigación de Ciencias del Suelo y Geofarmacia de la universidad de Granada

 

Académico numerario de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Andalucía Oriental, además de miembro de otras relevantes academias y sociedades científicas, Rafael Delgado explica cómo la íntima unión de las Ciencias del Suelo y la Geofarmacia han dado interesantísimos resultados en materias tan diversas como farmacia, agricultura, alimentos, nutrición, mediombiente o forénsica. Sin olvidar el azar que le llevó a descubrir la alteración del cuarzo en el ambiente mediterráneo.

 

 

¿Cuál es la trayectoria de este grupo de investigación?

El origen está en la propia fundación de la Facultad de Farmacia de Granada, en 1850, porque el decano fundador, Mariano del Amo, fue el primer profesor de Geofarmacia, que es la ciencia interdisciplinar entre la Farmacia y la Geología. Nuestra historia es Geofarmacia, pero en un momento dado el Ministerio nos colocó en ciencias del suelo y reunimos los dos campos. El grupo de investigación como tal nació al comienzo de los años noventa, cuando la Junta de Andalucía abrió la posibilidad de fundar grupos oficialmente. Decidimos que se llamara Ciencias del Suelo y Geofarmacia porque tiene un componente importante de los dos. El objeto de estudio de la Geofarmacia son los recursos naturales geológicos, inorgánicos, de empleo en farmacia. Estudiamos su naturaleza, sus propiedades y, fundamentalmente, las aplicaciones sanitarias y las acciones terapéuticas y tóxicas, y hacemos un especial énfasis en aquellos aspectos de vanguardia que estos recursos naturales ofrecen actualmente a los campos sanitarios.

En mi discurso de ingreso en la Academia de Medicina realicé una exhaustiva revisión (http://www.ramao.es/images/archivo/discursos/rafaeldelgado.pdf)

 

¿Se transfiere el resultado de sus investigaciones a la empresa y la sociedad?

Somos un grupo a medias entre aplicación, ciencia básica y ciencia aplicada, y hemos trabajado también para la industria. Por ejemplo, llevamos diez años trabajando con Ferro Performance Pigments Spain (Barcelona), una empresa estadounidense que es el primer fabricante del mundo de azul ultramar, el pigmento azul por antonomasia. Hacemos control de calidad, analizamos la calidad de los pigmentos e investigamos sobre el caolín, la materia prima farmacéutica que utilizan para fabricarlos. Además, nuestros trabajos sobre los minerales de aplicación farmacéutica como componentes de medicamentos y cosméticos  han encontrado campos directos para las normativas internacionales de farmacopea y para la industria. Hemos sido los impulsores de las nuevas normas de calidad del mineral talco para uso farmacéutico. Acudí a Estrasburgo como ponente experto internacional en la Comisión de Farmacopea del Consejo de Europa, y las normas que hoy regulan todo el talco que se utiliza en farmacia han salido de Granada.

 

¿Qué otros éxitos han tenido en estos años?

En la actualidad tenemos un proyecto de investigación sobre el mineral cuarzo, que se consideraba casi inalterable en ambientes mediterráneos hasta que hace quince años descubrimos que se disuelve como un azucarillo en algunos ambientes de Sierra Nevada que no son típicamente de alteración. Ocurrió casualmente, cuando preparábamos un trabajo para un congreso y utilizamos el cuarzo como un índice cero para medir la alteración, pero descubrimos que estaba muy alterado.

Las consecuencias ambientales para la salud y para la fabricación de nuevas fórmulas en farmacia, por ejemplo nanocompuestos, se verán en un futuro no muy lejano.

 

¿Han trabajado mucho en Sierra Nevada?

Fuimos pioneros en establecer la secuencia de suelos en el macizo, que sirvió para la consideración de Sierra Nevada como parque nacional en 1999, y de hecho formé parte de su primer patronato. Nuestro trabajo demostró cómo los suelos iban cambiando con la altitud, con unas formas únicas en el mundo. Esa especie de escalera de color que forman es un hallazgo único en el mundo, porque la Penibética es una cordillera muy alta pero muy al sur. Ahora estamos estudiando, con fines geofarmacéuticos, el cambio climático, porque en esos suelos hay un registro de los últimos 40 años.

 

¿En qué otros proyectos destacados trabajan?

Estamos trabajando en un campo puntero sobre la aplicación en balnearios de los barros medicinales, que es Geofarmacia pura. La definición y desarrollo del concepto original de ultramicrofábrica es una técnica que hemos desarrollado para la observación de la microestructura de los peloides, fundamental para determinar su aptitud en el uso en balnearios. Eso abre opciones de turismo termal muy importantes. Más en el campo de la ciencia básica, hemos demostrado cómo las bacterias en el suelo son biomineralizadoras y resultan fundamentales para el secuestro de carbono. Otro hallazgo importante son los iberulitos, una partícula atmosférica que descubrió el Dr. Párraga y forma parte de las lluvias rojas de polvo del Sáhara. Muchas de ellas contienen virus y bacterias, son lanzaderas de material biológico origen de enfermedades procedentes de África. También estamos investigando con el equipo del catedrático José A. Rufián, el uso de los posos de café, que son muy contaminantes, porque tienen sustancias tóxicas, y la gente no lo sabe y se los echa a las macetas. Los estamos transformando en portadores de metales para usarlos como abonos que ayuden a biofortificar los cultivos, para fabricar alimentos funcionales.

 

Son muchas líneas de investigación.

Somos un equipo grande que incluye gente muy valiosa y las llevamos todas en simultáneo, y hay más, como la demostración de que los restos de Cristóbal Colón que existen en Sevilla proceden, efectivamente, de los restos que se exhumaron en Santo Domingo a final del siglo XVIII. Colaboramos con el catedrático forense de la universidad de Granada José Antonio Lorente, que ha sido consultor del FBI, y tenemos contactos con la universidad de Oxford y otros centros británicos y europeos. Ahora estamos preparando un informe para una revista de primer nivel que va a ser un estudio de referencia sobre cómo tratar restos minerales acompañantes de cadáveres de personajes históricos.

 

¿Colaboran mucho con otras instituciones?

Soy muy partidario de los trabajos multidisciplinares, y en la mayoría de nuestras líneas hemos trabajado con otros departamentos de nuestra facultad, y de otras facultades y universidades. Gracias a eso, hemos tenido muchísimos logros científicos y tenemos más de cien publicaciones en revistas internacionales del primer cuartil. Una de ellas incluso ofrece uno de nuestros artículos como muestra a seguir para quienes van a publicar.

 

¿Tienen cantera detrás?

La docencia es muy importante para nosotros como primera función de la universidad, porque damos a los alumnos una base científica muy necesaria para su proyección futura. Nuestras asignaturas son muy demandadas por los alumnos.

Peloide. Barro medicinal de uso balneario. Arquitectura a nivel micrométrico de las partículas de arcilla. La singular disposición de las laminitas facilita las propiedades terapéuticas de uso. (Fotografía con microscopio electrónico de barrido realizada con una técnica especial desarrollada por el Grupo de Geofarmacia. Realizada en el de Centro de Instrumentación Científica. Universidad de Granada). 
Grano de cuarzo con rasgos de alteración superficial, procedente de los horizontes profundos de un suelo de 7000 años de edad. Depresión del Guadalquivir. Córdoba (Fotografía con microscopio electrónico de barrido. Realizada en el de Centro de Instrumentación Científica. Universidad de Granada). 
Iberulito. Partícula aérea de procedencia africana descubierta y nombrada por primera vez como tal por el Grupo de Geofarmacia. Recogida en la ciudad de Granada en el verano de 2010. (Fotografía con microscopio electrónico de barrido. Realizada en el de Centro de Instrumentación Científica. Universidad de Granada). 

Compartir