Fundación General de la Universidad de Valladolid

21 May, 2018 | Educación, I+D+i, Investigación y desarrollo mayo 2018

Fundación General de la Universidad de Valladolid

 

El gerente de la Funge destaca la importancia de “captar fondos para fomentar la investigación y la transferencia o favorecer la “empleabilidad de los titulados”

 

 

Frente al Palacio de Santa Cruz, sede del Rectorado de la Universidad de Valladolid (UVa), tiene su domicilio social la Fundación General (Funge), que forma parte de REDFUE (red de fundaciones universidad-empresa) cuyo fin es favorecer las relaciones entre la Universidad y la empresa.

Carlos Cabezas, gerente de la Funge, recuerda que la UVa constituyó en 1996 esta Fundación para “promocionar y desarrollar actividades que, como administración pública, se verían ralentizadas por la mecánica administrativa. Hablo, entre otras, de captar fondos para fomentar la investigación y la transferencia de conocimiento y tecnología, o favorecer la empleabilidad de los titulados”. Se organiza en cinco departamentos: Innovación, Instituto Universitario de Oftalmobiología Aplicada (IOBA), Empleo y Formación, Centro de Idiomas, e Infraestructuras. La Funge gestiona proyectos con empresas e instituciones, tramita patentes, se constituye en oficina de transferencia de resultados e investigación (OTRI) de la UVa, facilita prácticas nacionales e internacionales, forma en idiomas, orienta sobre el mercado laboral y gestiona diversas infraestructuras. La facilidad administrativa le sirve para agilizar la toma de decisiones, actuando siempre en el respeto de una doble normativa, de carácter público y privado, y pensando en los intereses de la UVa.

Pero la Funge también se ocupa de que los alumnos “consigan la mejor formación posible para incorporarse al mercado laboral”, añade Cabezas, por medio de actuaciones que “faciliten y promuevan la inserción, acceso a prácticas y otros proyectos relacionados con el empleo. Todo ello, sin olvidar la labor de intermediación entre la oferta de trabajo empresarial y la demanda de los recién titulados”.

 

Innovación

Este departamento opera como Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de la UVa, y se organiza en tres áreas de gestión: Proyectos Nacionales de I+D+i, Proyectos europeos y Transferencia de Conocimiento.

Los proyectos nacionales obtienen financiación de contratos art. 83 LOU y de subvenciones y proyectos colaborativos en general. El área colabora con la Junta de Castilla y León en el Plan TCUE (Transferencia de Conocimiento Universidad-Empresa), estrechando relaciones entre la universidad y la empresa. Por su parte, los proyectos europeos se gestionan a través de la Oficina de Proyectos Europeos. En 2017 había más de 400 proyectos abiertos, tanto nacionales como internacionales.

La promoción de la transferencia de conocimiento sirve para apoyar a los grupos de investigación de la UVa y comercializar los resultados. Es destacable la gestión de la propiedad industrial e intelectual a través de la Unidad de Patentes; el Programa Prometeo de protección de resultados y prototipos de alumnos de la UVa; y la presencia en clústeres y plataformas tecnológicas.

Desde el pasado marzo, toda esta actividad se está reorganizando a través de la plataforma UVaInnova para aunar esfuerzos y sinergias con la otra fundación de la UVa, el Parque Científico.

 

Instituto de oftalmobiología aplicada (IOBA)

Una de las estructuras netamente universitarias que gestiona la Funge es el IOBA, el prestigioso Instituto de Oftalmobiología Aplicada, que pronto cumplirá tres décadas y por el que han pasado más de sesenta mil pacientes. Su actividad está formada por tres grandes áreas: Investigación, Formación especializada de postgrado, y Asistencia clínica y quirúrgica.

 Además de trabajar en la aplicación de células madre, ha descubierto el producto utilizado para la cirugía del desprendimiento de retina que ha afectado la visión de numerosos pacientes. Este trabajo ha merecido la atención de la Agencia Española del Medicamento, que ha hecho suyas las prevenciones y recomendaciones del Instituto en el uso de determinados productos de uso ocular.

En 2017 se atendieron 8.293 pacientes.

 

Departamento de formación y empleo

Su actividad se divide en tres áreas: Inserción y Gestión de Empleo, Orientación y Formación para el Empleo y el área específica de Formación.

La primera gestiona prácticas en empresas nacionales e internacionales, y lleva a cabo labores de intermediación entre éstas y los recién titulados. En 2017 se gestionaron 1.004 becas: 702 nacionales y 322 internacionales.

El área de Orientación y Formación para el Empleo pretende que el estudiante/titulado alcance y utilice estrategias, habilidades y conocimientos para implementar su desarrollo profesional y personal. En ella se han atendido a 1.699 usuarios.

El área de Formación ofrece tanto formación continua como de postgrado no oficial (máster y especialista), fundamentalmente profesionalizante. El pasado año contó con 3.221 alumnos.

Desde 2018, el departamento se hace cargo también de los programas Alumni y Magistri para mantener el vínculo entre la Universidad con antiguos alumnos y profesores jubilados.

 

Centro de idiomas

Está organizado en dos áreas: idiomas extranjeros, y español.

En la primera se imparten con regularidad cursos de inglés, francés, alemán, italiano, portugués, árabe, japonés, chino e hindi. Según demanda también se enseñan otras lenguas como griego, turco o catalán. La preparación y realización de exámenes oficiales de inglés de Cambridge, TOEFL, TOEIC y ACLES completan la misión de un centro por el que en el último año pasaron más de 3.200 estudiantes.

Por el área de Cursos de Español pasan anualmente más de 1.000 estudiantes de hasta veinte nacionalidades para perfeccionar el castellano; Estados Unidos, China, Japón, Taiwán e Italia destacan por su volumen de alumnos. Dicho área y la Funge se configuran para la UVa en instrumento clave para establecer relaciones con nuevos países y universidades mediante la firma de convenios y acuerdos de colaboración.

 

Gestión de infraestructuras

La Funge se encarga también de la gestión de dos residencias estudiantiles (Apartamentos Cardenal Mendoza y Residencia Universitaria Duques de Soria) y del Palacio de Congresos Conde Ansúrez, sede de múltiples eventos.

Promocionar y desarrollar actividades que, como administración pública, se verían ralentizadas por la mecánica administrativa. Hablo, entre otras, de captar fondos para fomentar la investigación y la transferencia de conocimiento y tecnología, o favorecer la empleabilidad de los titulados.

Carlos Cabezas

gerente de la Funge