Unidad de la Mujer del Hospital Ruber

11 Feb, 2019 | Investigación & Desarrollo enero 2019 ABC, Obstetricia, Salud

“El ginecólogo es el médico de cabecera de la mujer”

 

Prof. Juan José Vidal Peláez y Dr. Angel Lorenzo Álvarez

Director de la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional y Jefe de Obstetricia Unidad de la Mujer, respectivamente

 

Ofrecer el mejor servicio médico que las mujeres, a lo largo de todas y cada una de sus etapas vitales, puedan necesitar. Con esta motivación nacía en 1991 la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional, creada por el Profesor de Obstetricia y Ginecología Juan José Vidal Peláez, una institución en su especialidad, reconocido por la revista Forbes como uno de los ginecólogos más relevantes del momento. Le entrevistamos junto a un destacado miembro de su equipo, el Dr. Angel Lorenzo Álvarez.

¿En qué se diferencia su Unidad de la Mujer de una Unidad de Ginecología y Obstetricia convencional?

Claramente en que nuestra Unidad no es una Unidad de Ginecología y Obstetricia. Va más allá, porque no todo es embarazo. Hace 27 años creamos una Unidad de atención integral de la mujer, con el objetivo de cubrir todas sus facetas ginecológicas en todas las etapas de su vida, desde la más tierna infancia hasta la más avanzada senectud, porque todas las enfermedades que afectan al aparato genital y a las mamas pueden surgir en cualquier etapa de la vida.

Después de casi tres décadas de trayectoria, podemos decir con convencimiento que la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional genera una enorme satisfacción tanto en el propio hospital, como en las pacientes y en todos cuantos formamos su equipo médico-quirúrgico.

 

¿El enfoque de la obstetricia también ha cambiado con los años?

Sí. Ya no se trata solamente de hacer el seguimiento del embarazo y la asistencia al parto sino que todo el proceso se enfoca entendiendo que es la pareja la que está embarazada, aunque la gestante sea la mujer. Por otra parte, en esta última década la obstetricia está tomando un enfoque muy fetal, entendiendo que no se trata solo de una mujer embarazada sino de dos pacientes: la madre y el feto. Sobre esta base, trabajamos para predecir factores de riesgo que puedan complicar la gestación y para detectar marcadores que predisponen a patologías del tercer trimestre, pudiendo hacer tratamientos efectivos que antes no existían.  Hace años, cuando algo iba mal, en muchos casos había que finalizar el embarazo, mientras que ahora podemos actuar desde múltiples frentes para evitar el aborto y reducir la prematuridad.

 

¿Cada vez se afina más en el diagnóstico prenatal?

Efectivamente, con test prenatales no invasivos. Tratamos al feto como un paciente y ciertas patologías tienen tratamiento intrauterino. A destacar, por ejemplo, los tratamientos de intervencionismo fetal, campo en el que los avances han sido importantes: cirugía fetal en casos de cardiopatías severas, entre otras. 

Hoy en día el embarazo está mucho más supervisado. Gracias a los ecógrafos de última generación y a los estudios genéticos es difícil que a un equipo experto se le escape alguna anomalía en el feto o algún problema que plantee continuar o no la gestación.  Lo único que no podemos tratar son los factores socioeconómicos que hacen que la mujer tenga los hijos muy tarde. Ese es un problema que lamentablemente no podemos manejar.

¿El diagnóstico precoz del cáncer es un campo de trabajo clave en ginecología?

Totalmente, en coordinación con otras especialidades. Lo que intentamos es que nuestras pacientes puedan tener todos los recursos posibles a su alcance para la prevención y el diagnóstico precoz del cáncer. El ginecólogo juega un papel primordial en la detección del cáncer: pensemos que una mujer que se encuentre bien, puede ser que al único médico que acuda al año sea a su ginecólogo para hacer su revisión. El ginecólogo es el  médico de cabecera de la mujer. Esta es la filosofía que nos diferencia respecto a otros servicios médicos.

 

¿Cómo enfocan la prevención?

En la prevención del cáncer es importante la consulta genética. Teniendo en cuenta la historia clínica y los antecedentes familiares de la mujer, se realizan pruebas analíticas y test genético que permite detectar los riesgos de que una mujer pueda padecer un determinado tipo de cáncer, de manera que se pueden poner en marcha tratamientos preventivos. Por ejemplo, si una mujer tiene riesgo de cáncer de ovario y ya tiene cumplidos sus deseos de maternidad, se puede someter a una cirugía, cada vez menos invasiva, para retirar los ovarios. Incluso previamente se puede hacer una criopreservación de ovocitos en el caso de mujeres que en adelante deseen ser madres. También se pueden hacer mastectomías profilácticas que, aunque no eliminan la posibilidad de padecer un cáncer de mama, sí la reducen muchísimo. Para cuando la enfermedad está en sus inicios, los programas de cribado de cáncer son fundamentales. En el cáncer de mama es muy importante el uso de la mamografía, lo cual hace que el diagnóstico sea cada vez más precoz, y su manejo debe realizarse en unidades especializadas, en nuestro caso dirigida por la Dra. Esther Suárez. En cuanto al cáncer de cérvix, la filosofía debe ser similar, realizando cribado mediante la citología vaginal, colposcopia y el test del VPH, cuya unidad dirige el Dr. Alfonso Duque.

 

¿Qué áreas innovadoras han ido incorporando a su Unidad de la Mujer?

Nuestro equipo está siempre al día de todas las líneas de investigación en ginecología, pensando en poder aplicar los mejores avances a nuestras pacientes. En este sentido, contamos con una Unidad de Suelo Pélvico en la que, a través de fisioterapia, se realizan tratamientos, preventivos y curativos en mujeres que después de varios partos o en la menopausia presentan una pérdida de tono muscular del suelo pélvico, lo que les provoca molestias y pérdidas de orina. A través de determinados ejercicios, de la aplicación de radiofrecuencia y técnica láser se puede conseguir una recuperación de suelo pélvico, evitando el paso por quirófano. También hoy contamos con tratamientos hormonales efectivos que mejoran la sintomatología del climaterio. Otro campo que las pacientes nos demandan es la ginecoestética.

 

¿En qué consiste?

Es la cirugía íntima o cirugía estética del aparato genital. Como decíamos, con los embarazos y la menopausia se produce una atrofia vulvo-vaginal, puede aparecer prurito, disconfor y dolores durante el coito. Todo esto mejora con el rejuvenecimiento del aparato genital a través de inyecciones de ácido hialurónico, laserterapia o incluso cirugía.

También tratamos la labilidad emocional y los síntomas depresivos en la mujer tras el cese de la función ovárica. La mujer nota cómo su cuerpo y su vida cambian y, en ese sentido, necesita un acompañamiento, y nadie mejor que su Ginecólogo.

 

¿Cómo ha cambiado la reproducción?

Debido a los cambios socioeconómicos que hemos sufrido, las parejas retrasan sus deseos genésicos. Esto a veces conlleva a unas tasas de esterilidad o de abortos de repetición muy frustrantes. En nuestra Unidad, realizamos todas las técnicas disponibles en este campo, como inseminaciones, fertilizaciones in vitro, criopreservación de ovocitos, donación de ovocitos y semen y diagnósticos preimplantacionales, contando el Hospital con Biólogas, Genetistas en el laboratorio que nos garantiza unas altas tasas de embarazos.

 

¿Cuáles son los retos de futuro?

Obviamente, seguir avanzando en el cáncer ginecológico, mejorando el diagnóstico precoz y las tasas de curación. En el terreno de la obstetricia, la prematuridad es un pilar importante. Sabemos que en torno al 10% de los partos serán prematuros, aumentando en el caso de embarazos múltiples, la gran mayoría debido a técnicas de reproducción asistida, aunque cada vez más controladas. El retraso de la edad del embarazo aumenta la patología de la placenta, implicando a veces abortos de repetición, y en otras ocasiones recién nacidos con menor peso, o incluso alteraciones en la propia madre. A través de inmunología y hematología intentamos que la paciente no tenga ese tipo de problemas pero hay que seguir investigando y avanzando.

Compartir