“Los proyectos de energías renovables deben contemplar políticas de responsabilidad social”

 

Santiago Rodríguez

CEO de Ingenostrum

 

Ingenostrum es un grupo internacional de ingeniería y servicios de desarrollo y construcción de grandes proyectos de generación de energía renovable. Para conocer con más detalle cuál es su labor, hablamos con Santiago Rodríguez, CEO de la empresa.

¿Cuáles fueron los orígenes de Ingenostrum?

Ingenostrum nació en 2009 y hoy, casi diez años después, dispone de oficinas en Sevilla, Madrid, Natal (Brasil) y Bogotá (Colombia), es una compañía sólida que se ha posicionado en punta en el mundo del desarrollo de proyectos de ingeniería de energías renovables. Damos servicio global, hay países en los que no tenemos oficinas pero realizamos ingenierías de grandes proyectos.

 

¿A qué perfil de cliente se dirigen?

Trabajamos fundamentalmente para los que se conocen como utilities de energía, fondos de inversión de gran capital y constructoras muy especializadas: grandes compañías como ENEL Green Power, Empresas Públicas de Medellín, EDF, Endesa, Red Eléctrica de España, Iberdrola, Terna, Infrared, Elecnor, Aldesa, ACS.

 

¿Cómo definiría la filosofía de trabajo del grupo?

Creo que lo que mejor nos define es la apuesta por la experiencia, la innovación y el compromiso en todos los proyectos que abordamos. En este sentido, somos una empresa especializada en el desarrollo integral de proyectos de generación de energía renovable a gran escala, lo que hace que podamos ofrecer un servicio integral al cliente y convertirnos en el único interlocutor durante todo el proceso de los diferentes departamentos de estas empresas grandes.

 

¿A qué se refiere?

A que podemos ocuparnos de todas las fases de un proyecto. Comenzamos nuestra aportación con el conocimiento pormenorizado de la parte regulatoria y comercial de los mercados eléctricos en los países donde operamos. A partir de ahí,  y de los estudios previos, podemos ocuparnos de ofrecer un asesoramiento integral y de realizar todos los proyectos de ingeniería de diverso ámbito que permiten al cliente disponer de un proyecto muy optimizado, rentable y con un precio de generación del MWh plenamente competitivo: estudios de prefactibilidad, ingenierías básicas, especificación de equipos,  ingenierías constructivas, modelos financieros, análisis de riesgos de contratos, asesoramiento en contratos de venta de energía, operativa comercial… Siempre tratamos de ofrecer un servicio integral.

 

Eso requiere perfiles profesionales muy diversos…

Diversos y complementarios. Actualmente, la plantilla de Ingenostrum cuenta con un 80% de ingenieros altamente cualificados: ingenieros ambientales, civiles, electromecánicos… Un grupo muy preparado y dirigido por un equipo directivo y de gestión con más de 24 años de experiencia probada en proyectos de ingeniería y co-desarrollo de este nivel.

 

¿Cuánto dura por término medio un gran proyecto como los que realizan?

No hay dos proyectos iguales, ni siquiera cuando están geográficamente próximos. Pero por darle una respuesta a su pregunta, la media desde que comenzamos a trabajar hasta que el proyecto es una realidad es de unos tres años. Parece mucho, pero teniendo en cuenta la envergadura de la que hablamos no lo es.

¿Se traduce ese servicio integral en una clientela fiel?

Sin duda. La fidelidad llega cuando demostramos que somos capaces de ofrecer un modelo exitoso y un proyecto rentable. Y eso es posible precisamente porque al controlar todas las fases podemos ocuparnos de presentar variantes y alternativas que pueden ser modificadas e implementadas desde el principio, testadas con nuestros clientes y sin depender de terceros.

 

¿Se puede innovar en un mercado como el de los proyectos de generación de energías renovables?

No solo se puede, sino que cada proyecto acaba siendo una innovación en sí mismo. Hoy en día se tienen en cuenta muchas variables a la hora de enfocar un trabajo concreto. Una de las más importantes es el respeto a la biodiversidad para lograr un proyecto eficiente que lo sea sin dañar el entorno. Las compañías utilities con las que trabajamos se consideran siempre como huéspedes de la zona en la que van a desarrollar el proyecto, y eso tiene diferentes vertientes. La primera de ellas es lograr llevar adelante cada plan con el máximo respeto al entorno y con un valor social compartido que tiene en cuenta el impacto socio-económico que el proyecto va a tener sobre la zona. Por eso a la hora de realizar los estudios previos no nos ceñimos solo a aspectos técnicos, sino que realizamos también estudios sociales, ambientales y económicos que valoran temas como el tipo y uso del suelo, la población activa de la zona, la edad de escolarización, la existencia de centros de formación profesional, la renta per cápita… Hoy en día no se concibe un proyecto de renovables que no tenga en cuenta las políticas de responsabilidad social corporativa.

 

¿En qué proyectos están trabajando actualmente?

Tenemos un portafolio en varios países de 6.500 MW. En España, concretamente, de 4.200 MW que se encuentran en distintas fases de desarrollo. Uno de esos proyectos se encuentra en Extremadura, donde tenemos iniciando la construcción una planta de 150 MW y otro en Colombia programado para 2019 de 520 MW. Me preguntaba antes por la innovación. Este proyecto es una buena muestra de ello, ya que utiliza nuevas tecnologías como la generación mediante módulos bifaciales, es decir, los que recogen la energía por la parte superior pero también por la inferior.. Del mismo modo, también estamos estudiando la integración de las baterías en los sistemas de generación renovables para servicios complementarios, estabilización de la red y aprovechamiento de la máxima generación solar.

 

¿Cuáles son los retos de futuro de Ingenostrum?

Tenemos ya una cartera de proyectos para los próximos diez años en el mundo de las renovables, pero la inquietud de la empresa nos ha llevado a diversificar también a otros ámbitos. Un ejemplo de ello son los recursos que destinamos a I+D+I en el campo de la movilidad sostenible, donde trabajamos en sistemas de recarga eléctrica solar avanzadas. También tenemos en mente otras iniciativas como el aprovechamiento del espacio entre módulos solares, el uso de microalgas como alternativa al biodiésel, la creación de estructuras solares flotantes para embalses –que permitirían generar energía para alimentar sus procesos y evitar la evotranspiración– o los estudios de reciclaje de los módulos solares tras su vida útil. En este sentido, estamos estableciendo convenios de colaboración con alguna universidad como la de Extremadura para avanzar en algunos de estos temas.

Compartir