“Somos una constructora de cliente, que ha crecido en plena crisis”

 

Carlos Fernández

Director General de EPC Ingeniería y Construcción

 

Creada hace seis años como una empresa de consultoría e ingeniería, EPC ha venido conjugando cada vez más esa actividad con la construcción, que hoy en día es su core business. Hablamos con su director para conocer la tipología de proyectos que desarrolla y en qué mercados.

 

EPC nace y crece en el contexto de unos años muy difíciles para la construcción en España… ¿Cómo ha sido su evolución?

Efectivamente, EPC inicia su trayectoria en el año 2012, de la mano de un conjunto de directivos procedentes de un grupo industrial con implantación internacional. Inicialmente nos perfilamos como una empresa de consultoría e ingeniería, trabajando en España, Perú y Polonia. A partir de 2014, y ya con mis dos socios actuales (Roberto Perez, Director de Construcción y Miguel Ángel Navarrete, Director Técnico), centramos nuestra operativa en España y, más concretamente en Madrid y Castilla-La Mancha, contando hoy con oficinas centrales en Villaviciosa de Odón (Madrid) y delegación en Torrijos (Toledo), además de las implantaciones de obra.

 

Curiosamente, el máximo

desarrollo de EPC se produjo entre 2014 y 2017, en plena época de crisis en España, lo que nos hace ser optimistas con nuestro futuro. Entre los años 2014 y 2016 empezamos a conjugar la consultoría y la ingeniería con la construcción, que a día de hoy es nuestra principal línea de negocio; y en 2017 conseguimos nuestra primera clasificación de Contratista del Estado, de manera que comenzamos a realizar Obra Pública.

En 2018 hemos iniciado el proceso para certificar todos nuestros procesos según las normas ISO 9001 y ISO 14001, de gestión de calidad y medioambiente.

 

Por tanto, ¿cuál es hoy su perfil de cliente?

No tenemos un solo tipo de cliente. De hecho, cualquier persona que esté leyendo esta entrevista podría serlo porque trabajamos tanto para grupos industriales en desarrollo y Administraciones Públicas como para particulares. También para inversores que quieran promover un proyecto y necesiten soporte técnico para darle forma.

¿Los proyectos industriales tienen un peso importante en la actividad de EPC?

Sin duda, área en la que acumulamos un importante know how. No en vano, como profesionales del sector, llevamos más de 20 años participando en proyectos industriales a lo largo de todo el mundo; y desde EPC llevamos desde 2012 realizando y colaborando en proyectos industriales de toda índole.

Como hito más destacado en este campo de trabajo, nombraría la realización de la consultoría previa, la ingeniería y la construcción de todas las actuaciones en la implantación de la Normativa IFS en un laboratorio industrial con más de 40 años de antigüedad. Este proyecto duró 15 meses, se realizó con una inversión de más de 2 millones de euros y en él estuvo implicado un equipo de EPC formado por 4 ingenieros y 2 delineantes.

 

Y desde 2017, comentaba, trabajan en Obra Pública…

Sí, en 2017 conseguimos nuestro primer expediente de clasificación de Contratistas del Estado y en este último año y medio hemos trabajado para dos ayuntamientos y para la Consejería de Educación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. La  previsión es que aumentemos nuestra clasificación antes de terminar 2018.

También ofrecemos servicios de consultoría, ingeniería y tramitaciones técnico-administrativas sobre todo para industriales. Desde 2012, hemos realizado proyectos tan dispares como infraestructuras viales, infraestructuras eléctricas o almacenes de productos químicos.

 

¿La diversificación ha sido su estrategia? Ha mencionado que también trabajan para particulares…

Sí, hemos diversificado trabajando en construcción residencial, industrial, Obra Pública, y siendo a la vez una empresa de consultoría de ingeniería y de construcción.

En construcción residencial para particulares, destacaría que cuando EPC contrata una construcción de la vivienda de un particular se convierte en su socio durante un año. No nos conformamos con ejecutar lo establecido inicialmente, sino que acompañamos al cliente en todo el proceso de la obra y en todas las decisiones intermedias que tiene que tomar, poniendo a su disposición todos nuestros servicios.

¿Qué diría que les diferencia como empresa? ¿Cuáles son sus valores?

Lo que nos desmarca de nuestra competencia es el equipo técnico y humano que forma EPC, hoy en día 24 profesionales, de los cuales la mayoría tenemos un perfil técnico, contando con ingenieros de caminos, ingenieros de obras públicas, aparejadores, ingenieros industriales, licenciados en ciencias medioambientales y delineantes, además por supuesto de servicios generales.

También el uso de la última tecnología BIM (Building Information Modeling) y su puesta en servicio al cliente, que nos distingue de la constructora tradicional, participando en la cadena de valor desde la concepción y el desarrollo de los proyectos.

La filosofía de EPC es la de ser una empresa de cliente: hacemos nuestros sus proyectos en todos los sentidos, dando un servicio personalizado y buscando la optimización entre coste y resultado, desarrollando la mejor opción técnico-económica para nuestro cliente.

Creemos que nuestros clientes deben estar tranquilos trabajando en su core business mientras nosotros nos ocupamos de sus proyectos.

 

¿Actualmente centran todos sus proyectos en España?

Durante la primera etapa de EPC, de 2012 a 2015, participamos en dos proyectos internacionales: el desarrollo y construcción de una planta hidráulica en Perú, de 1 MW, en la comarca de Chiclayo; y el

desarrollo de 5 plantas fotovoltaicas en la zona centro-sur de Polonia. En 2015 vendimos nuestras participaciones en ambos proyectos y nos centramos en desarrollar nuestro negocio en España en plena época de crisis.

Actualmente, en nuestro país tenemos en curso un  40% de nuestra cartera en obras residenciales, un 30% con Administraciones Públicas y un 30% en proyectos industriales, entre los que destacaría la recién adjudicada rehabilitación del Hospital de la Santísima Trinidad de Torrijos, construido en el siglo XVI.

Galería

Compartir